Costumbres a la hora de comer en China

Si estás preparando un viaje con destino a China, además de las clásicas listas con las cosas que tienes que ver, lo que necesitas llevar en la maleta o algunas palabras básicas en el idioma autóctono, te conviene apuntar algunas recomendaciones sobre cómo debes comportarte a la hora de comer para evitar malentendidos.

Las diferencias culturales entre España y China son muchas y muy diversas. Incluso cuando nos sentamos a la mesa, somos bastante diferentes. Muchas de las costumbres chinas en el momento de comer tienen su origen en antiguas tradiciones, aunque otras atienden más bien a cuestiones prácticas.

Tener en cuenta alguna de estas costumbres o normas puede evitarte más de un problema en un restaurante o si visitas la casa de algún conocido en este país. O por lo menos no quedarás como un turista desconsiderado.

Publicidad

Para empezar, en China no es habitual servir una ración individual como plato único, sino que todos los platos se disponen en la mesa en grandes fuentes y cada comensal se sirve lo que considere apropiado.

El arroz es la base de la comida y el acompañamiento de los platos calientes. Normalmente no se sirven las mismas bebidas que en España, es más común beber té o una sopa.

Además, los postres no son la manera típica de terminar la comida como en nuestro país, porque algunos alimentos dulces, como la fruta, ya se incorporan dentro de los platos principales.

Lo más popular

En cuanto a los palillos, son su cubierto básico así que hazte a la idea de que tendrás que cogerles el truquillo. Pero además, no hagas nunca cosas como jugar con ellos, señalar a otra persona, hacer ruido haciéndolos chocar entre ellos o contra el plato, no los claves en la comida o tampoco los dejes reposar sobre la mesa. Todo esto se considera de mala educación en China.

Si te pasan una bandeja con comida, sírvete siempre algo de comida porque no hacerlo es un gesto bastante feo. Si es algo que no te gusta y que no quieres comer, termínate antes el resto de la comida y déjate eso en el plato. Que queden algunos restos en tu plato indica normalmente que estás lleno, una acción que se agradece en ese país.

Tampoco está bien visto remover el arroz, llenar mucho los platos o escoger antes los trozos de comida que te quieres comer.

Pero quizá la costumbre más difícil de asimilar para los españoles es la cantidad de ruidos que hacen comiendo, sobre todo con la sopa, y el hecho de que eructen en público sin ningún tipo de vergüenza. Intenta asumirlo como algo normal y, lo más importante, disfruta de la variedad y riqueza de la comida asiática.