Consejos para un viaje seguro

El destino, lo que vas a meter en la maleta, los planes que harás… Todo es importante a la hora de hacer un viaje, nuestra seguridad también. Conocer una serie de consejos básicos te asegurará unas vacaciones sin sobresaltos. Toma nota.

Lo más popular

Los imprevistos en los viajes pueden estropearnos del todo las vacaciones. Para evitar problemas, lo mejor es seguir una serie de recomendaciones antes de partir y también una vez que lleguemos a nuestro destino.

Antes del viaje
Cuando estés preparando la maleta, además de la ropa adecuada no puedes olvidarte de toda la documentación que vayas a necesitar: DNI o Pasaporte, tarjeta sanitaria, billetes de avión, carné de conducir, tarjetas de crédito, etc.

Publicidad

Conviene que lleves contigo una fotocopia de estos documentos y que te mandes otra a tu dirección de correo de electrónico por si los perdieras durante el viaje.

Deja a algún familiar o amigo que no viaje contigo los datos de tu avión y la dirección donde vayas a alojarte por si necesitan localizarte y hay algún problema con los teléfonos.

Si a la hora de coger un avión vas en grupo, con amigos o familia, procura llevar una copia de los billetes de todos. Siempre hay alguien que lo olvida. En el aeropuerto no le quites ojo al equipaje en ningún momento.

Lo más popular

Lleva siempre en tu maleta un mini botiquín con productos esenciales como tiritas o algún medicamento para el dolor de cabeza, y si usas gafas mete unas de repuesto. Si se rompen las tuyas es bastante molesto tener que acudir a una óptica durante el viaje.

Consulta los teléfonos y direcciones de la embajada y consulado más cercano en el país de destino. Si necesitas acudir ante cualquier problema, te será de gran ayuda y, sobre todo, ahorrarás tiempo.

En este caso la aplicación TravelSafe es un gran seguro, porque incluye números de emergencia y datos de contacto de las embajadas de todo el mundo y está disponible sin conexión.

En destino
Apunta en un papel o hazte con un tarjeta del hotel para llevar siempre contigo el nombre y la dirección. Te será muy útil si te pierdes y tienes que coger un taxi. También conviene portar en el bolso una tarjeta con tu nombre y datos de contacto (teléfono, dirección, etc.) por si lo pierdes, que puedan localizarte para devolvértelo.

En un poco aburrido y casi nunca lo hacemos, pero combine mirar el plano de nuestro hotel en el que indican donde están las salidas de emergencia para saber qué hacer en caso de incendio.

Los turistas son las grandes víctimas de los carteristas. Llevo el bolso siempre bien sujeto, cerrado y si puede ser cruzado y delante de ti, no se lo pongas más fácil a los amigos de lo ajeno. Procura no guardar la cartera o el móvil en los bolsillos traseros de tus pantalones y deja las joyas más ostentosas en casa.

Dinero
Intenta no viajar con demasiado dinero en efectivo y una vez que llegues al hotel guarda gran parte en la caja de seguridad y deja sólo lo necesario para un día. Tampoco lo guardes todo en el mismo sitio, si por ejemplo lo llevas en el bolso, lleva algo también en los bolsillos.

Pero si quieres tener realmente controlado tu dinero, no dudes utilizar una tarjeta pregapo como 'MoneyToPay'. Puedes elegir cuánto dinero quieres gastar y no tienes que llevarlo encima. Además tampoco deberás preocuparte diariamente por tus gastos, especialmente si tienes un presupuesto que no quieres sobrepasar. Sólo cargas la tarjeta con un saldo determinado y te olvidas. Podrás pagar con ella en cualquier establecimiento que acepte Visa y sacar efectivo de cajeros en todo el mundo. Si quieres saber exactamente todas las operaciones realizadas, puedes hacerlo a través una aplicación móvil y si te quedas sin saldo lo recargas también con el móvil, en la web o acercándote a un cajero.

Otra forma práctica de viajar con dinero por el mundo son los Travelers Checks. Son unos talones que se solicitan en el banco con unos importes prefijados, normalmente en moneda extranjera. Una vez en destino pueden ser cambiados por dinero, previo pago de una pequeña comisión bancaria. Su gran ventaja es que evitas llevar el dinero encima y si los pierdes o te los roban, carecen de valor. Eso sí, siempre que no lleven tu firma, así que no los firmes hasta que vayas a cambiarlos en el blanco. También puedes llamar para inhabilitarlos.