Los mejores lagos de Europa

Dime qué viaje quieres y te diré qué lago visitar: naturaleza salvaje, estampas de postal, pedazos de historia o hasta monstruos míticos. Los grandes lagos europeos tienen mucho que ofrecer.

Lo más popular

Lago di Como

Este lago italiano se encuentra en la región de Lombardía y tiene una extensión de 146 kilómetros cuadrados que se reparten entre le región de Como y la de Lecco. Hay muchas maneras de disfrutar de esta inmensa extensión de agua: realizando una excursión en barco, almorzando en uno de los muchos restaurantes con vistas a sus aguas... Por supuesto, no puedes dejar de visitar las poblaciones de Como y Lecco, dos ciudades italianas llenas de encanto. Si visitas Milán, no tienes excusa para no acercarte: se encuentra a tan solo 55 kilómetros de distancia de esta ciudad.

Publicidad

Loch Ness

En plenas Highlands escocesas se encuentra este lago, conocido sobre todo por el supuesto monstruo que lo habita: el famoso Nessie. Mas allá de leyendas, Loch Ness, como lo llaman los escoceses, es un bello lugar que visitar durante un viaje a las Tierras Altas. Se encuentra situado a unos 40 kilómetros de la ciudad de Inverness y tiene una extensión de 56 kilómetros cuadrados, pero lo más impresionante es su profundidad: hasta 226 metros en algunos puntos. ¿Quizá lo suficientemente profundo como para esconder un monstruo centenario y que pase desapercibido...?

Lo más popular

Lagos de Plitvice

En en interior de Croacia, a unos 130 kilómetros de Zagreb, la capital, se encuentra el espectacular Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, una maravilla natural compuesta por 16 lagos interconectados entre sí. Aquí, lo más espectacular es el color turquesa de sus aguas, fruto de la concentración de minerales, pero también las increíbles cascadas en las que disfrutar del relajante sonido del agua. No te pierdas tampoco sus alrededores: 30.000 hectáreas de bosques que parecen recién salidos de un cuento de hadas.

Lagos de Covadonga

Aunque no es necesario irse tan lejos para encontrar auténticos tesoros: el conjunto de los Lagos de Covadonga, en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa (Asturias), no deja indiferente. Se trata de un conjunto de tres lagos: Enol, Ercina y Bricial (este último solo aparece durante el deshielo) y para acceder hasta ellos es necesario atravesar 14 kilómetros de serpenteantes carreteras desde el Real Sitio de Covadonga. Una vez hayas llegado, no te limites a echar un vistazo: es una zona perfecta para hacer pequeñas rutas senderistas de gran interés.

Lago de Garda

Lago di Garda, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Verona, es el mayor lago de Italia, con una superficie total de 368 kilómetros cuadrados. De gran interés turístico, esta rodeado de localidades que merece la pena visitar, entre las que destaca Sirmione, un agradable pueblo de origen medieval con un espectacular castillo del siglo XIII. No dejes de visitar la Isla de Garda, en mitad del lago y con un espectacular edificio de estilo neo-gótico.

Glendalough

Glendalough, 'Valle de los Lagos' en gaélico, es una de las escapadas favoritas de los turistas que visitan Dublín, ya que se encuentra a escasos 60 kilómetros de la capital irlandesa. Compuesto por dos lagos, 'Upper Lake' y 'Lower Lake' , es el lugar perfecto para disfrutar de la frondosa naturaleza irlandesa y descubrir parte de su pasado celta. El Monasterio de St. Kevin, que data del siglo VII, es parada obligatoria y comprende varios edificios repartidos entre los dos lagos.