Consejos para un viaje mochilero

Hacer un viaje mochilero es una experiencia vital única en la vida. Pero el éxito o el fracaso de esta opción para viajar pueden depender de unos simples detalles. No te olvides de meter nuestras recomendaciones en la mochila y disfruta. 

Lo más popular

La mochila
Es lo más importante del viaje. Va a ser tu acompañante y la que se encargue de llevar todo lo que necesitas. Pero por todo lo que necesitas no entendemos llevar la casa a cuestas. Caminar durante horas con la mochila cargada hasta los topes en la espalda puede ocasionarte lesiones o simplemente un cansancio extremo que estropee el viaje. Así que elige sólo lo realmente necesario y olvídate de los ‘por si acaso’.

Publicidad

También es importante que elijas un modelo de tu talla, distribuye bien el peso y no olvides abrocharte el cinturón para que el peso de la mochila se centre sobre todo en la cintura y las piernas.

Otra opción para no sufrir con la mochila es, en caso de que vayas a alojarte en un hotel o albergue, dirígete hacia allí nada más llegar a tu destino, deja la mochila y llévate otra más pequeña con lo imprescindible para pasar el día.

Lo más popular

Planificación
A la hora de preparar tu viaje es importante que tengas en cuenta dos aspectos. En primer lugar, cuanto antes reserves tus billetes, alojamiento, alquiler de vehículos, etc. es más probable que ahorres bastante dinero.

En segundo lugar, viajar de mochilero no quiere decir que dejes todo al azar. Infórmate sobre las ciudades que vas a visitar, lugares para dormir, comer, moneda que tienes que usar, costumbres del lugar. No hace falta que lleves un calendario predefinido de tu viaje y que lo sigas estrictamente, puedes improvisar pero te conviene adquirir la información básica con antelación.

Reunir información previa puede ayudarte también a adquirir descuentos, horarios de visitas o encontrar algún tipo de evento especial en alguna fecha concreta dentro de las ciudades que vayas a visitar.

Alojamiento
Si quieres un viaje ‘low cost’, tu mejor opción serán los hoteles o albergues. Tienen un precio muy económico y en algunos puedes elegir entre habitaciones compartidas o individuales, con baño dentro o de uso colectivo.

En este tipo de alojamiento podrás conocer a muchos viajeros que están realizando un viaje similar al tuyo y podrás conocer opiniones y experiencias nuevas, además de practicar diferentes idiomas.

Si es posible, busca un lugar donde tengas algún supermercado cerca para poder comprar la comida y no tener que cargar con ella durante largas distancias. También busca alojamientos con paradas de metro o autobús cercanas para evitar desplazamientos a pie innecesarios.

Transporte
Lo más fácil para estos viajes es moverse en tren o autobús. Además, en este tipo de transportes puedes aprovechar para dormir o descansar unas cuantas horas, sobre todo si viajas por la noche.

Otra opción algo alternativa es alquilar un coche entre varios viajeros para recorrer las distancias más largas. Si viajas en grupo o si haces amistad con otros viajeros que tengan la misma ruta que tu, podéis optar por compartir un vehículo y repartir los gastos.

Presupuesto
En este tipo de viajes, lo normal es contar con un presupuesto ajustado. Aún así, tienes que asumir que tendrás que hacer una inversión por pequeña que sea. Intenta concretar con antelación cuanto vas a gastarte en alojamiento, transporte, comida, etc. e intenta no salirte de un presupuesto establecido para evitar gastos innecesarios.

Si viajas en grupo, siempre podrás repartir gastos e incluso beneficiarte de algunos descuentos a la hora de entrar en determinados puntos turísticos. No olvides guardar todos los carnés que puedas utilizar para realizarte descuentos.

Procura no viajar con grandes cantidades de efectivo encima, podrías perderlo o ser víctima de los amigos de lo ajeno. Es mejor que lleves tarjetas de crédito o débito y vayas retirando las cantidades necesarias de efectivo, o si puedes paga con ella en los establecimientos que te lo permitan.

No te agobies
Asúmelo, algo tiene que salir mal. Eso pasa en todos los viajes, y no merece la pena darle más importancia de la necesaria. Si te surge algún problema intenta buscar la mejor solución, y si no la encuentras, deja de darle vueltas a la cabeza.

Este tipo de viajes son experiencias que te ayudan a conocerte a ti mismo y a personas nuevas, así que céntrate en disfrutar y dale el grado justo a las preocupaciones y trabas que puedan surgir.