Julia Navarro: “En cada ciudad me gusta salir a pasear”

Afirma que su último trabajo, Dispara, yo ya estoy muerto, es una “novela de personajes y una reflexión sobre cómo las circunstancias marcan el destino de las personas”. La obra describe trece escenarios ambientados en Europa Central. Son lugares que la autora conoce muy bien, como es el caso de Viena, que le encanta, aunque admite que “Varsovia también tiene su aquel”.  Lo que tiene claro es que cuando llega a una ciudad “me gusta salir a pasear, a descubrir o reencontrarme con este destino”.

Lo más popular

Conoces Israel desde que tenías 21 años, ¿cuál es el lugar al que te gusta volver?

He ido en numerosas ocasiones a Tierra Santa. Es un sitio fascinante y dramático a la vez. Jerusalén marca, debería de ser la ciudad de la paz pero es todo lo contrario, hay conflicto y disputa permanentes, con una tensión que sientes en la piel.

Una de tus pasiones es viajar. ¿Qué zona del mundo aún te queda por explorar?

Oceanía, pero espero atajarlo en los próximos meses. De todas maneras, nunca se termina de conocer del todo un país, de manera que cuando regreso a lugares visitados siempre tengo la sensación que aún me quedan cosas por descubrir, y de hecho siempre hay algo nuevo. 

Publicidad

¿Nos revelas un rincón secreto en tu ciudad, Madrid?

Me encanta la zona de Los Austrias, porque esta parte de la capital está hecha a la medida de las personas. Aún tiene alma. En cuanto a mi lugar secreto, prefiero que lo siga siendo.

Pasas tu tiempo de ocio en Huelva, ¿acudes a algún lugar retirado para leer un libro al atardecer?

Las playas de la Antilla son fantásticas.

Eres una fiel defensora de los animales de compañía, ¿puedes facilitarnos una buena dirección donde tu perro Argos disfrute tanto como tú?

En España, es difícil encontrar hoteles donde permitan entrar con animales de compañía. Yo, a Argos siempre le llevo a la propiedad que tenemos en la playa o a casas de amigos. Es un pastor alemán totalmente educado, pero desgraciadamente es difícil que te dejen acceder con él ni siquiera en un bar.

Lo más popular

Atenas siempre te trae buenos recuerdos, ¿nos descubres un buen restaurante para comer en la capital griega?

No sé si tanto para almorzar, pero sí para disfrutar de la vista. Tendréis que subir hasta la azotea de el hotel Gran Bretaña. Cenaréis viendo la Acrópolis iluminada, que es un lujo impagable. También me encantan los restaurantes especializados en pescado del puerto de El Pireo, por ejemplo Canaris.

Polonia te impactó en tu visita anterior a la caída del Muro, ¿has vuelto a visitarla después?

Sí, he ido un par de ocasiones más, precisamente para presentar mis novelas, que han sido traducidas aquí. Es uno de los países donde más libros vendo.

Cuentas que tu pasión frustrada ha sido convertirte en bailarina, ¿dónde podemos ver un buen espectáculo de danza?

En Londres, donde los españoles tenemos nada menos que a una de las mejores solistas de ballet de todos los tiempos: Tamara Rojo.

Uno de tus lugares favoritos de El Cairo es el barrio copto, ¿por qué te atrae?

Toda la metrópoli me resulta fascinante. Es un destino al que siempre me gusta volver.

Como periodista viviste la Transición española, ¿qué es lo que más te gustó del cambio que vivió nuestro país? 

La recuperación de la libertad y de la democracia. La Transición fue un momento germinal en la historia de España y tuve la suerte de poder contarlo por mi profesión. La elaboración de la Constitución la seguí día a día, y recuerdo la jornada en que se aprobó como uno de los más emocionantes de mi vida.