Las cinco mejores ciudades para comer por la calle

Por ahorrar dinero y tiempo, por probar lo más típico o simplemente porque nos gusta. Comer por la calle cuando viajas es tan fundamental como visitar museos o hacerse fotos con los monumentos. Estas son las cinco mejores ciudades del mundo para hacerlo. 

Lo más popular

Cuando sales de viaje muchas veces no tienes tiempo ni para comer y terminas cogiendo cualquier cosa para matar el hambre mientras haces turismo. Para que también puedas disfrutar de la gastronomía típica aunque sea en la calle, te contamos cuales son las mejores ciudades para comer en la calle.

Nueva York
Es la ciudad de la comida callejera por excelencia. Desde los perritos calientes de sus típicos puestos, a sus famosos pretzels: una galleta en forma de lazo dulce o salado de origen alemán. Tampoco pueden faltar las porciones de pizza tamaño XL de locales como Sbarro o las míticas hamburguesas.

Publicidad

Los Delis son establecimientos que venden desde sencillos sándwich a comida al peso en la que podrás elegir entre platos calientes, fríos y postres. Son una opción realmente económica y están repartidos por toda la ciudad.

Bruselas
En la capital de Bélgica la oferta de alimentos para degustar por la calle es bastante amplia. La base son las patatas fritas y sus conos con diferentes salsas. También puedes probar sus bocadillos conocidos como ‘metralletas’ que también llevan patatas fritas en su interior.

Lo más popular

Y si buscas algo dulce, estás en el lugar indicado. Los gofres con siropes, con nata o con frutas están por todas partes además de las brochetas de fresas cubiertas de su especialidad, el chocolate.

Bangkok (en la imagen)
Igual que en España vamos de tapas, en Bangkok lo que se lleva es ir de puesto en puesto. Y no se trata de algo sólo para turistas, entre los propios tailandeses es habitual ir por la calle buscando su plato favorito para comerlo sentados en una silla de plástico.

A pesar de lo que mucha gente pueda pensar, son muy higiénicos y además baratos (en torno a 1 euro por plato). Sopas, pato marinado, mango con arroz, tortillas de ostras, pinchos de carne o ensalada de papaya verde son sólo una pequeña muestra de lo que podrás degustar.

Ámsterdam
Los arenques son la comida rápida de los holandeses. Son muchos los quioscos que venden este plato típico y fresco por las calles. Se sirven crudos, acompañados por cebolla picada, pepinillo o pan y adornados con una banderita. Su precio es muy económico, suelen rondar los 3 euros.

Londres
Si hablamos de comida callejera, no podemos olvidar la más conocida en Reino Unido: fish and chips. Como su propio nombre indica, se trata de pescado (puede ser de varios tipos como merluza, lenguado, bacalao o incluso dorada) rebozado y acompañado de patatas fritas. Se puede servir con aceite y vinagre pero también con salsas como ketchup o mayonesa.