Las calles más curiosas del mundo

Repletas de chicles, con una pendiente que da vértigo o de lo más enmarañada. Descubre las calles más curiosas del mundo y atrévete a conocerlas, merecen la pena.

La más estrecha
Lo más claustrofóbicos es mejor que eviten entrar en la calle Spreuerhofstraße de la ciudad de Reutlingen, Baden-Württemberg, Alemania. En su parte más estrella mide tan sólo 31 centímetros de ancho, pero es que la más ancha apenas llega a los 50 centímetros.

La más ancha (en la imagen)
En el extremo contrario, en la ciudad argentina de Buenos Aires podemos caminar sin problemas por los 140 metros de ancho de la Avenida 9 de Julio, la más amplia del mundo y la principal artería de la capital.

Publicidad

La más retorcida
La Lombard Street de San Francisco es una de las calles más turísticas de Estados Unidos. ¿El motivo? Sus ocho giros en un tramo de 400 metros situado en el tramo entre Russian Hill y Hyde Street. Se construyó de esta manera para salvar la pendiente y ahora es todo un reclamo para los visitantes de la ciudad que no dudan en recorrerla en coche o minibús.

La más sucia
O la más artística, según se mire. La calle Higuera de San Luis Obispo en California tiene la peculiar característica de estar decorada con miles de chicles pegados en las paredes. Es toda una tradición que cada turista que la visite añada su particular contribución en forma de goma de mascar.

Lo más popular

La más inclinada
Mide 350 metros, pero tiene una inclinación de más de metro y medio. Baldwin Street, situada en la ciudad de Dunedin (Nueva Zelanda), es todo un reto a la hora de aparcar el coche y está construida con hormigón para garantizar la adherencia de los coches.

La más corta
En sus escasos 2,06 metros de extensión, la calle Ebenezer sólo tiene un número que está ocupado por el Hotel Mackays. Está situada en el condado escocés de Caithness y la entrada principal de este hotel es lo único que podremos apreciar si la recorremos danto un diminuto paseo.

La más larga
Por el contrario, ya podemos armarnos de paciencia y de un buen calzado si queremos recorrer los casi dos kilómetros de largo de la Yonge Street de Toronto. La primera línea de metro de Canadá circula debajo de ella y en su recorrido es posible encontrar todo tipo de atracciones turísticas como teatros o el Salón de la Fama del Hockey.