Benicasim, con un delicado aroma a azahar

Además de su célebre FIB –al que, por cierto, la localidad le debe tanto que hasta le ha dedicado una estatua de mochilera–, los chapuzones en la playa, las fiestas nocturnas al aire libre… ¿Queda algo que hacer en Benicasim?

Lo más popular

La respuesta es un sí rotundo y variado porque, si vienes aquí en pleno invierno, encontrarás una localidad pausada, marinera, de recoletas calles blancas y arropada por una naturaleza tan desbordante como desconocida.

Las rutas, a pie o en bici, ganan adeptos entre los planes invernales, en especial los nuevos tramos cicloturistas perfectamente acondicionados, con los que la localidad tiene ya unos 15 km de carril de uso ciclista. Pero hay otros muchos; por ejemplo, puedes acercarte hasta Oropesa por la Vía Verde que una esta localidad con Benicasim; se trata de un antiguo camino ferroviario de 5,5 km y totalmente llano, que combina túneles y acantilados. 

Publicidad

O caminar por la llamada Ruta de las Villas, un paseo que, a finales del siglo XIX, se conoció como el Biarritz valenciano ya que aglutinaba numerosas (y riquísimas) casonas de la burguesía. Hoy son 51 villas divididas en dos itinerarios –el de las que se hicieron famosas por sus escándalos y el de las que se distinguían por su tranquilidad– separadas por los jardines de Comín.  

Por el casco antiguo

Además de la arquitectura de la Belle Époque, en esta franja de la Costa de Azahar te esperan unas cuantas sorpresas, como el Cine-Teatro o la iglesia de Santo Tomás de Villanueva, de corte neoclásico.

También es momento de pasear sin prisas y saborear el ritmo lento de esta localidad fuera de la invasión turística del verano. Aunque, si echas de menos algo de adrenalina, apúntate a una de sus actividades de moda: el coastering, una especie de barranquismo sobre el mar.  

Lo más popular

Toma un licor

Pero no cualquiera, sino el Licor Carmelitano, elaborado por los monjes del Desierto de las Palmas. Las destilerías cuentan con un museo propio que también te entusiasmará, ya que se ubica en una especie de masía de 1912. La entrada, visita a la bodega y degustación, por 2,50 euros. 

Nuestra guía

CÓMO LLEGAR

Desde Madrid, toma la A-3 y la AP-7. Después, enlaza con la N-340, que te lleva a Benicasim.

DÓNDE DORMIR

Hotel Intur Bonaire (Avda. Gimeno Tomás, 3. Tél. 964 39 24 80) es un 4* con 83 habitaciones, junto a la playa Heliópolis. Por 51 euros, con desayuno.

Hotel Voramar (Pº Marítimo Pilar Coloma, 1. Tél. 964 30 01 50), un clásico que este año estrena su suite 503. Desde 66 euros. 

DÓNDE COMER

Royalty Restaurante (Avda. de Castellón, 46. Tél. 964 30 14 47). Excelente relación calidad-precio en este local de cocina típica y familiar, con buenos arroces. Menú: 10 euros.

MÁS INFORMACIÓN

Oficina de Turismo de Benicasim. Sant Tomás, 74-76. Tél. 964 30 01 02.