Navalcarnero, una villa real

Las cepas de esta localidad madrileña tienen origen medieval y aún siguen ofreciendo excelentes uvas. 

Lo más popular

En pocos años, esta localidad del suroeste madrileño ha pasado de ser un enclave industrial a convertirse en uno de los cinco polos turísticos más potentes de la Comunidad de Madrid. 
Reposada y asimétrica, la plaza de Segovia es el punto obligado desde el que comenzar a explorar este enclave. Si vienes en fin de semana, toma nota: cada segundo domingo de mes se celebra aquí un mercadillo de artesanía. Si no, basta con que te empapes de la vida que rezuma este espacio, cuyo nombre, Segovia, se debe a que Navalcarnero perteneció a esta provincia.

Publicidad

Tras visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Bien de Interés Cultural, con sus características dos torres, adéntrate en la historia de la localidad, un pasado que se remonta cinco siglos atrás. Una forma divertida de hacerlo es recorriendo alguna de sus 139 cuevas, grutas multiuso que sirvieron para conservar alimentos, como refugio en la Guerra Civil y hasta para los encuentros amorosos entre Felipe IV y Mariana de Austria.

Lo más popular

Con mucho arte

Una de ellas alberga hoy el Museo del Vino de Navalcarnero (Tél. 91 810 11 42. Entrada: 2 euros), visita muy recomendable que puedes completar con la del Centro de Interpretación Turística (San José, 4), en una casa de labranza, y la de la Casa de la Lonja. 

La oferta artística de la localidad sale también a la calle y sorprende: desde una improvisada ruta de trampantojos hasta las esculturas de Martín Chirino o el Jardín de Cristal, de Opennheim.

¡Hum, qué rico!

Aunque los vinos de Navalcarnero pertenecen a la D.O.  Vinos de Madrid desde 1990, las cepas de esta localidad producen caldos desde 1340, cuando pidieron a Segovia permiso para plantar viñedos. Los tintos combinan con las calderetas y los platos con liebre, mientras que los blancos maridan con el arrope, un dulce de la zona elaborado con mosto, calabaza, higos y melón.

Nuestra guía

CÓMO LLEGAR

Navalcarnero está a 36,5 km de Madrid, por la A-5.

DÓNDE DORMIR

La Nueva Mansión (Jacinto González, 20. Tél. 91 810 12 50), en el centro de la localidad, ofrece 13 habitaciones bien equipadas, dos de ellas suites –con jacuzzi– y tres cabañas suites. Todas están decoradas con muebles artesanales y toques rústicos y con vistas a la sierra madrileña. El hotel cuenta con wifi gratuito y un jardín. Desde 55 euros.

Hotel Ciudad de Navalcarnero (Ctra. de Extremadura, Km 28,200. Tél. 91 811 47 67). Es un 3* con 67 habitaciones, algunas de ellas junior suite. Funcional y elegante, cuenta con wifi y parking gratuito. Doble: 40 euros.

La Posada del Tío Juanón (Italia, 22. Tél. 91 813 47 81) es un establecimiento con encanto de reciente construcción, con ambiente rústico y un precioso patio interior. Doble: desde 40 euros.

DÓNDE COMER

Asador La Terraza (Plaza de Segovia, 11. Tél. 91 811 13 59) es el restaurante más antiguo de la localidad, con una carta tradicional en la que no faltan el cordero asado en horno de leña y los postres caseros. Desde 30 euros.

Las Cuevas del Carnero (San Roque, 3. Tél. 91 811 04 61). Está ubicado en un laberinto de cuevas y ofrece platos típicos como cordero, cochinillo y croquetas. Desde: 36 euros.

MÁS INFORMACIÓN

Oficina de Turismo de Navalcarnero. Plaza de Segovia, 1. Tél. 91 810 11 42.