Viena, el año del kaiser

El káiser de Viena falleció en 1916 y para conmemorar este centenario se han elegido cuatro ubicaciones para visualizar su dilatado reinado.

Desde el 16 de marzo hasta el 27 de noviembre, se pueden ver cuatro muestras, por 25 euros. El bello Palacio de Schönbrunn ha sido el elegido para albergar la exposición Hombre y soberano, que narra a través de 280 objetos su infancia y matrimonio con Isabel de Baviera.

La siguiente etapa, Majestad y Modestia, se da a conocer en el Museo del Carruaje. Se observa cuán importante fue la pompa imperial, sobre todo en las grandes ocasiones de su larga vida: boda (1854), coronación en Hungría (1867) y funeral (1916).La austeridad del monarca y una vida unida a las tragedias personales chocan con la opulencia y boato de su imperio; y así queda de manifiesto en Fiesta y cotidianidad, instalada en el Museo del Mueble. Por último, se recuerda la pasión de Francisco José por los caballos y las monterías en la campiña de Engelhartstetten.

Publicidad

El Palacio Niederweiden reúne en Caza y Recreo más de un centenar de útiles y recuerdos cinegéticos de la corte austríaca.

Ilustrado

La Biblioteca Nacional de Austria sella el amplio legado cultural dejado por Francisco José con la muestra El káiser eterno, que exhibe 10.000 documentos sobre su trayectoria vital. Hasta el 30 de septiembre. 

Gran regencia

Fue emperador de Austria y monarca de Hungría en uno de los reinados más extensos habidos en Europa, que abarcó desde 1848 hasta 1916. 

Fin del sueño

Las nupcias con su prima Sisí le dieron cuatro hijos, aunque el único heredero se suicidó y terminó con la dinastía Habsburgo.