Wanderlust, el gen viajero

Guías de viaje, hashtags en Instagram o incluso tatuajes usan la palabra 'Wanderlust', hasta incluso Karlie Kloss se muestra encantada saltando debajo de ella pero, ¿qué significa? ¿tenemos todos un poco de wanderlust en las venas?

Lo más popular

Hay ciertas palabras de un idioma que no encuentran correspondencia exacta en otras lenguas. El alemán tiene muchas de ellas (será por eso que es tan difícil). 'Schlimmbesserung' viene a decir que hay cosas que más o menos funcionan pero alguien intenta hacer una mejora y todo se va al traste, 'Zwischenraum' es el espacio que se queda entre dos cosas,'Torschlusspanik' designa al miedo a que las posibilidades se desvanezcan con el tiempo, a que se nos "pase el tren", y 'Shadenfreude' es la término usado para los que les gusta regodearse de las desgracias ajenas.

Publicidad

El alemán no es el idioma más sexy, pero ha colado uno de estos palabros imposibles entre las tendencias más actuales. 'Wanderlust' nos obliga a desempolvar el diccionario para comprobar que viene de la unión de 'wandern', que significa vagar, y 'lust', que es pasión. Diríamos entonces que es la pasión por viajar por el mundo, aunque el significado más correcto, lo que un alemán nos viene a decir con ello, es que siente añoranza por un lugar en el que no ha estado antes.

Lo más popular

Acogida por los ingleses en 1902, Wanderlust vive momentos de auténtico esplendor hoy en día, siendo uno de los hashtags más usados en las redes sociales por aquellos que se van de vacaciones y no quieren volver a casa ni en broma. De hecho, se usa hasta para denominar a un festival que recorre Estados Unidos donde se practica yoga, se va de caminata, se escucha música ambiental y se degustan productos muy eco. Una auténtica experiencia para todos los sentidos que no se ha querido perder Karlie Kloss, pura flexibilidad al servicio de la causa.

VIAJEROS POR GENÉTICA

Hacer el pino puente se entrena pero la ciencia ha demostrado que con el espíritu viajero se nace. De acuerdo con un estudio publicado en Psychology Blog Aimee, el deseo inherente de viajar puede encontrarse en nuestros genes, concretamente en la derivación DRD4-7r, el denominado 'gen Wanderlust'.

El gen DRD4-7r se asocia directamente con los niveles de dopamina, un neurotransmisor del placer que hace que se sienta mayor curiosidad por lo desconocido. Para David Dobbs, investigador de National Geographics, hace que las personas que lo tienen "acepten mejor el movimiento, los cambios y la aventura, y también se siente mayor afinidad para tomar riesgos en cuanto a nuevas ideas, comidas, relaciones, drogas o en el terreno sexual".

Antes de que vayas al médico, te diremos que el gen Wanderlust tan sólo lo posee un 20% de la población y que tiene mucha mayor incidencia en las regiones del mundo donde se ha fomentado el viaje en el pasado. Para el sociólogo Chaunsheng Chen, "es más probable que el gen esté presente en las sociedades modernas que están constituidas por las personas que emigraron desde África hace miles de años atrás".

Visto así, el gen Wanderlust te puede servir de excusa para pedirte otros quince días de vacaciones, y quién sabe, quizás hasta funcione.