Qué hacer dos días en Londres

Aunque sus infinitas posibilidades de ocio y cultura podrían saciar nuestra curiosidad durante semanas, 48 horas son suficientes para descubrir todo su potencial. ¡Apunta los lugares que no pueden faltar en tu escapada exprés!

Más de 48 horas en...
14 articles
48 horas en Turín
48 horas en Marrakech
48 horas en Tenerife para 'instagramers'

Ya sea porque el mal tiempo británico parece estar justificado en esta época del año o porque una escapada fugaz aligerará la espera hasta las vacaciones de Navidad, Londres es una de esas ciudades que apetece (re)descubrir en otoño. Por ello, te proponemos un reto: exprimir la capital británica en 48 horas sin renunciar a lo imprescindible (y dándonos algún capricho extra). Un fin de semana diferente para dar carpetazo a la rutina y sacar a relucir tu vena más 'british'. Ready, steady, go!

Publicidad

TARDE

Si tu agenda te lo permite y aterrizas a primera hora de la tarde, prohibido encerrarse en el hotel. En su lugar, mézclate con la noche londinense de Shoreditch, uno de los barrios más eclécticos y vibrantes de la ciudad donde las galerías de arte, las tiendas 'hipster' y los 'pubs' de moda borrarán de un plumazo tus 60 minutos de jet lag. ¿Por qué no darte un capricho en su Boxpark? Que no te engañe la estética industrial de este centro comercial: en su interior se esconden algunas de las marcas más deseadas por los gurús de la moda. Y si buscas una apuesta 'foodie' segura, prueba la cocina de The Blues Kitchen, donde sus costillas y sus cócteles (con suerte, acompañados de música en directo) te darán la mejor bienvenida posible a la ciudad.

More From 48 horas en...
14 articles
48 horas en Turín
48 horas en Marrakech
48 horas en Tenerife para 'instagramers'
Paris, je t'aime!: 48 horas en la ciudad del amor
48 horas en Bayona y Biarritz

MAÑANA

¿Imaginas despertar con el 'skyline' londinense a tus pies? Esa es la sensación que experimentarás cuando te tomes el primer café del día (acompañado por su puesto de un delicioso trozo de 'carrot cake') en Sky Garden, el espacio gastro que corona el edificio conocido como 'walkie talkie' por su singular forma. Recuerda reservar con tiempo, aquí (¡es gratis!)

Después de coger fuerzas, merecerá la pena acercarse hasta Tower Bridge y contemplar a su vez la Torre de Londres. Entrar a conocer las joyas de la Corona dependerá de ti, aunque no está entre nuestras prioridades: ¡el tiempo es oro! Una vez comprobado que desde el discreto London Bridge puedes hacerte uno de los mejores 'selfies' de la ciudad, adéntrate en la 'city', el histórico corazón financiero de Londres. Edificios tan majestuosos como Mansion House, Royal Exchange o el Banco de Inglaterra te guiarán hasta la Catedral de San Pablo, punto de referencia londinense por, entre otras cosas, sostener la cúpula más famosa de la ciudad. Con la vista puesta en el Tamésis, te recomendamos cruzarlo de nuevo (esta vez por el Millennium Bridge de Norman Foster) hasta llegar al museo de arte moderno y contemporáneo Tate Modern y al famoso teatro The Globe de Shakespeare.

Publicidad

TARDE

Una columna dedicada al almirante Nelson, cuatro leones y la National Gallery presiden la histórica Trafalgar Square, parada obligatoria en esta escapada exprés. No tendrás que andar mucho para cambiar de aires: un paseo de apenas 10 minutos te situará en Picadilly Circus, epicentro de Londres donde el ajetreo de turistas y locales combinado con los destellos de sus carteles luminosos te harán sentir el ritmo frenético de la grandes ciudades.

¿Alguien ha dicho 'shopping'? Precisamente aquí nace Regent Street, una de las calles más exclusivas de la capital. En este culto al lujo podrás liberar al niño que llevas dentro en la juguetería Hamleys, darte un capricho en Anthropologie o Burberry así como comprar 'breakfast tea' en Fortnum & Mason o renovar tu lencería en Victoria's Secret (tendrás que desviarte ligeramente para estas dos últimas). No olvides acercarte a Carnaby Street para descubrir las tendencias que vienen y, ya de paso, callejear por el Soho más bohemio hasta llegar al pintoresco barrio de Chinatown (créenos, sus entradas recargadas harán que lo reconozcas en seguida). Para acabar la noche, te proponemos visitar la zona de Covent Garden. Aunque este barrio es conocido principalmente por su mercado, sus calles albergan propuestas 'gastro' igual de interesantes como Sticks n' sushi, donde degustarás el mejor sashimi (y las mejores brochetas) de la ciudad.

Publicidad

MAÑANA

Aunque probablemente sigas abrumada por todos los lugares especiales que descubriste el día anterior, esta última mañana en Londres arranca con fuerza en Westminster, barrio que concentra gran parte de las siluetas más emblemáticas de la ciudad. A dos calles encontrarás el 10 de Downey Street, la famosa residencia del Primer Ministro que siempre atrae a curiosos, aunque ni sueñes con hacerte una foto, apenas se ve la entrada dadas las fuertes medidas de seguridad. También en Westminster se erige uno de los mayores símbolos de Inglaterra, el Parlamento británico que, descansando impasible a orillas del Támesis, sostiene uno de los relojes más famosos del mundo, el Big Ben. Por cierto, no olvides acercarte a la Abadía de Westminster antes de adentrarte en St. James Park y rendirle una visita de cortesía a la Reina. Y recuerda que si realmente te interesa presenciar el cambio de Guardia en el Palacio de Buckingham, infórmate previamente de las horas para evitar largas esperas.

Llegados a este punto, te proponemos dos alternativas para completar tu mañana. Si estás cansada de tanto pasear y sientes debilidad por la historia (o simplemente quieres refugiarte del mal tiempo) prohibido despedirse de Londres sin visitar antes el Museo Británico. Si en cambio prefieres un recorrido al aire libre, acércate hasta Hyde Park (mejor en bicicleta) y recorre sus puntos más curiosos como el Palacio de Kensington (residencia de los Duques de Cambridge), el monumento Albert Memorial o el maravilloso Royal Albert Hall. Además, estarás a 15 minutos de los grandes almacenes Harrods donde con toda seguridad te espera una deliciosa merienda y un capricho de moda, belleza, deco... En definitiva, todo lo que puedas imaginar.

Lo más popular

TARDE

Si tu vuelo no sale hasta tarde y ya tienes el centro de la ciudad dominado, la singularidad con aires 'punk' de Camden te espera. Eso sí, deberás llegar antes de las 19:00 h si quieres perderte entre las laberínticas callejuelas de su mercado. ¿Lo mejor? Evitarás las masificaciones de la mañana.

Y para quienes prefieran una despedida más relajada, nada como culminar esta escapada desde las alturas, disfrutando de un cóctel en el rascacielos Shard. Estarás ante una oportunidad única de memorizar las vistas londinense (con suerte, iluminadas) en alguno de sus espacios más 'chic' como el Atrium Bar. ¿No pensabas que 48 horas fueran a cundir tanto, verdad? Entonces no deshagas la maleta del todo... ¡La próxima escapada podría estar a a la vuelta de la esquina!

More from Elle: