Cinco razones para viajar a Umbría

Cinco razones para descubrir Umbría.

asis

En los arcenes de las carreteras florecen las amapolas y un viejo paisano, sentado a la sombra de un cerezo, levanta la mano al vernos pasar. En el cielo recortado por la naturaleza prodigiosa de los Apeninos y la arquitectura milenaria de decenas de burgos medievales, los pájaros hacen figuras caleidoscópicas. Esto es Umbría, una región tan extremadamente bella como desconocida que late en la frontera con la Toscana.

Bajo el apodo de Corazón verde de Italia, este destino custodia el mismo espíritu de culto al lujo esencial que su famosa vecina, pero a mejores precios y con una guía renovada de hoteles. ¿Quién ha dicho que disfrutar de lo exquisito no es compatible con lo asequible? Te ofrecemos cinco buenas razones al alcance de tu mano para darte un capricho de dioses y poner sol a tu otoño.     

Publicidad

1. Placeres gourmet

Aquí el paisaje, dominado por el contraste entre los altos cerros, los extensos valles y la quietud del lago Trasimeno –el cuarto más grande de Italia–, es el gran protagonista. Las veredas que lo recorren han sido elegidas debido a su encanto especial por la mítica casa de coches Jaguar para probar su nuevo deportivo descapotable F-Type. Y bajo la superficie de esta tierra fértil crecen las trufas más preciadas del mundo. El mejor sitio para degustarlas es un restaurante infalible de Norcia, la Trattoria Dal Francese (tel. +39 0743 816290). Atrévete a maridarlas con una buena carne, huevos fritos o mascarpone. Si también quieres conocer su misteriosa historia, visita el Museo del Tartufo Urbani (urbanitartufi.it), en Sant’Anatolia di Narco, y descubre la vida sin tiempo de Scheggino, un romántico pueblo de 500 habitantes que se ha hecho famoso gracias al diamante negro. Además, estos suelos arcillosos producen algunos de los mejores vinos de Europa. Está de moda el Sagrantino, una uva noble que crece en Montefalco, una pintoresca comuna, perfecta para visitar en ruta de degustación al más puro estilo de la película Entre copas.

2. Shopping de autor

Más allá del festín de naturaleza, Perugia, capital de esta región, es un paraíso para comprar los mejores chocolates y hacerte con cosas únicas en tiendecitas con encanto. Te gustará Ozona Occhiali Sartoriali (en la imagen, Via Morone, 18), una mítica casa de gafas que combina sabiamente artesanía y tecnología para crear originales diseños. En Anna Fornari (Via Deliziosa, 9) encontrarás esa clase de joyas artísticas atemporales que levantan cualquier estilismo. Acércate hasta Tiberio Berardi, 5/6 y entra a Giuditta Brozzetti, un museo atelier donde podrás comprar para tu casa maravillas en lino, algodón, seda... confeccionadas en telares del siglo XIX. En cambio, para lo último en ropa y accesorios no te pierdas Niba 1976 (Maestà Delle Volte, 2-6), una tienda multimarca donde impera el diseño. Cerca de la capital, en Mugnano (Via Rapallo, 32), visita Ruco Line, un store alojado en una vieja fábrica de tabaco y la primera firma que incorporó a las zapatillas deportivas el glamour y la cuña.

Publicidad

3. Ruta de arte

En Umbría la historia, un placer tan económico como impagable, se manifiesta a través de decenas de pintorescos pueblos medievales. Compagina las milenarias catedrales de Spoleto y Orvieto con una visita a Tenuta Castelbuono (en la imagen), en Bevagna, una bodega de vanguardia que imita el caparazón de una tortuga gigante en un espectacular malabarismo de arquitectura y escultura diseñado por Arnaldo Pomodoro (tenutacastelbuono.it). Otra artista, Christina Oiticica, mujer del escritor Paulo Coelho, también ha elegido estas tierras para plantar su nueva colección de cuadros. La original creadora entierra su obra en caminos sagrados y con el paso de las estaciones la naturaleza es coautora de sus luminosos lienzos. Descúbrelos en su tienda on line: christinaoiticica.com.br.

4. La ciudad de Asís

Umbría tiene ese no se qué místico que se materializa como en ningún otro lugar en Asís, reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Sus características piedras rosas y blancas dan forma a numerosas iglesias románicas y góticas, además de a la emblemática Basílica de San Francisco (en la imagen). El actual papa, que eligió su nombre en honor a este santo, la visitará en octubre. Imprescindible un paseo por Rocca Maggiore, la ciudadela medieval desde cuyo torreón se divisa toda la ciudad.

Publicidad

5. Refugios con alma

Aunque hay muchísimos, los más especiales son un convento y una torre medieval. El primero está en Asís, se llama Nun (www.nunassisi.com) y es ideal para relajarse gracias a sus masajes con olor a la lavanda en su impactante spa, donde podrás nadar rodeada de ruinas romanas. Nuestra segunda recomendación tiene sólo nueve habitaciones, está en Montone y se llama Torre di Moravola (en la imagen, www.moravola.com). Su historia comienza con Christopher Chong, un prestigioso arquitecto, ex socio de Norman Foster, y su mujer Seonaid Mackenzie, una famosa diseñadora. Lo que consiguieron juntos va más allá de una remodelación: un sueño de amor y life style situado en la ladera de una idílica montaña que sólo espera que tú lo hagas realidad. ¡Feliz Umbría!

Un inglés en Italia

¿Quién no ha soñado con un coche, una carretera y un destino? Umbría es el lugar perfecto para disfrutar al volante. Nos gusta el nuevo biplaza de Jaguar, el F-Type, porque se puede descapotar, es de aluminio y ha incorporado el motor de un caza al mejor diseño de 
la mítica marca británica. Sin duda el coche con más marcha del año.