Los hoteles más raros del mundo

Lugares donde alucinarás pasando la noche.

Si estás aburrido de los establecimientos habituales, ficha estos hoteles fuera de lo común: dormir en aviones, trenes, praderas para ti solo en lo alto de una montaña, cápsulas entre los árboles o incluso en una prisión está al alcance de tu mano.

Publicidad

Inntel Zaandam (Holanda)

Como un homenaje a la arquitectura tradicional holandesa de la región de Zaam, así está planteado este mastodóntico hotel situado a 12 minutos de Ámsterdam. En la fachada del hotel se encuentran cinco tipos de casas de la zona, desde cobertizos de agricultores hasta casas más urbanas. Una de las casas, la casa azul, alude a una pintura del francés Claude Monnet.

Faralda Crane Hotel (Holanda)

Si lo tuyo son las propuestas industriales, y además no tienes vértigo, ficha este hotel-grúa, situada en el puerto de Amsterdam, construida en los años 50 y en desuso desde 1984. A más de 50 metros de alto, podrás disfrutar de tres suites de diseño (de entre 38 y 58 metros cuadrados, una superficie sorprendente), y arriba del todo, de un jacuzzi. Una pasada.

Publicidad

Null Stern (Suiza)

Este debe de ser el hotel más minimalista del mundo. Solo tiene lo que ves, una cama, unas mesillas y unos paisajes impresionantes, en medio de los Alpes suizos y a 2.000 metros de alto.. Lo que empezó siendo una instalación artística se ha convertido en un hotel; pero solo para viajeros con presupuesto: cuesta 300 euros por noche. A una prudente (y discreta) distancia se halla la caseta donde vive el camarero, encargado de traer el desayuno y la cena para los huéspedes.

Zacatecas (México)

¿Qué hacer con una plaza de toros cuando ya no se va a volver a usar? El debate podría terminar echando un vistazo a la Quinta Real Zacatecas, en México, donde reciclaron un antiguo coso del siglo XIX que había dejado de utilizarse en 1975 en un magnífico hotel de cinco estrellas. Las habitaciones se construyeron en torno al antiguo ruedo.

Publicidad

Taj Lake Palace

En Rajhastan, India, emerge (y nunca mejor dicho) este hotel de superlujo en las aguas del lago Pichola. Es un palacio de 16.000 metros cuadrados construido a mediados del siglo XVIII por el entonces maharana Jagat Singh II y el exterior está recubierto en mármol blanco. En sus lujosas habitaciones se han alojado Vivien Leigh y Jacqueline Kennedy, entre otras personalidades.

Sheraton Huzhou Hot Spring Resort (China)

Pagodas del siglo VII, ancestrales tradiciones del tejido de la seda, un humedal lleno de lagos y bambú silvestre... Muchos son los encantos que rodean a este ya de por sí espectacular hotel, situado en Huzhou (China).

Publicidad

La Balade des Gnomes (Bélgica)

Este hotel belga te va a sorprender no solo porque por fuera emula al famoso caballo de Troya, sino por la decoración interior de sus habitaciones. La temática recuerda a los cuentos de hadas, con maderas talladas, telas en colores neutros, estrellas, formas barrocas, alfombras de ensueño... y hasta una roulotte muy especial.

Kokos Cave (Estados Unidos)

Vivir en una cueva no suena apetecible, pero si vas a Kokos Cave, en el valle del río de La Plata, a medio camino entre los estados de Arizona, Nuevo México, Utah y Colorado, cambiarás de opinión. Iba a ser la oficina de un geólogo, pero finalmente pasó a ser un bed and breakfast de unos 150 metros cuadrados, con varias habitaciones. La temperatura oscila entre 20-22 grados todo el año.

Publicidad

Karostas Cietums (Letonia)

No será la mejor noche de tu vida, pero seguro que la recordarás siempre. Esta prisión, que estuvo en funcionamiento desde la época de los zares hasta 1997, te ofrece la posibilidad de alojarte en ella por 15 euros la noche, en un calabozo, sobre una cama de hierro y tomar la comida de un prisionero. Si quieres más emociones, hay una opción 'extrema' en el que convertirte en preso por 12 horas en una triste y lúgubre noche.

Jested Hotel (República checa)

Esta torre de TV y hotel en forma de nave espacial fue construido en 1973 y el proyecto, obra de Karel Hubáček, se llevó el premio Perret de la Unión de Arquitectos. Hoy se ha convertido en el símbolo de la vecina ciudad de Liberec, a la que 'da sombra' desde su privilegiada posición, 1.012 metros sobre el nivel del mar. Podrás alojarte en él desde 100 euros por habitación y noche.