Hoteles que son un destino en sí mismos

Para dormir y hacer muchísimo más.

Hay viajes en los que lo de menos es la ciudad escogida y lo que buscas es desconectar del mundo sin salir del hotel. Pero ir a desconectar no significa necesariamente pasar toda la estancia escondido bajo las sábanas, porque hay algunas maravillas hoteleras en las que no dejarás de hacer cosas sin la necesidad de poner un pie fuera. Hemos seleccionado auténticos paraísos dentro y fuera de nuestras fronteras para que vivas experiencias únicas.

Publicidad

Barceló Bávaro

Para vivir una experiencia deluxe en primera línea de una de las 10 mejores playas del mundo cruzamos el charco y aterrizamos en Barceló Bávaro Palace. Este hotel de lujo se encuentra en la mejor playa de Punta Cana y darse un baño por el arrecife de coral es tan sólo una de las increíbles cosas que se puede hacer allí. Durante el día los huéspedes tienen una enorme oferta de actividades que abarcan desde sesiones en su exclusivo U-Spa Bávaro, hasta windsurf o wave, pasando por excursiones a los parajes que lo rodean. Otro de sus grandes reclamos es su enorme campo de golf, rodeado de una naturaleza incomparable y con un Hoyo 19 muy sabroso, su cafetería. Al caer la noche no tendrás que salir del hotel para encontrar la gastronomía que desees, porque cuentan con 11 restaurantes de alta gama con toda clase de comida nacional e internacional, y tras el postre sal a divertirte con sus shows, en su disco o atrévete a apostar unas fichas en su casino. Un hotel perfecto para disfrutar del Caribe sin tener que moverte... te costará salir de allí.

A Quinta da Auga

A tan sólo 3 kilómetros del casco histórico de Santiago de Compostela nos encontramos con un Relais & Châteaux del que no querrás volver, A Quinta da Auga. Salir de sus camas de lujo no será tarea fácil, pero te convencerá su bosque de robles centenarios por el que cruza el río Sar. Cuando termines de pasear por sus 10.000 m² te estarán esperando en su famoso spa, con piscina caliente de hidromasaje, hammam, sauna finlandesa, jacuzzi, flotarium… Para los más activos cuentan con actividades realmente únicas como una ruta en velero por las rías gallegas, visitas a bodegas, yoga y meditación, senderismo o equitación. Los que buscan unos días de tranquilidad se enamorarán de su sala de lectura y descansar en su chester junto a la chimenea será una delicia.

Publicidad

La Torre del Visco

La Torre del Visco, es un hotel con encanto histórico perteneciente a la prestigiosa guía de Relais & Châteaux. Su espectacular ubicación en el valle del río Tastavins (Teruel), la tranquilidad y su gastronomía basada en la cocina de kilómetro cero, con productos de la propia finca, hacen de esta masía del XV una experiencia única. Nada más levantarse te esperan en la cocina con una mesa llena de los mejores embutidos, el tomate más fresco y la bollería más tierna. Durante el día te puedes apuntar a excursiones en bicicleta o cursos de cocina, o perderte paseando por la finca, leyendo en su increíble biblioteca o admirar la puesta de sol desde la piscina. Además, está considerado uno de los mejores sitios para ver las estrellas y por las noches organizan Sky Watching, junto al brasero instalan un telescopio a través del que poder disfrutar de los cielos estrellados y nítidos de la comarca del Matarraña.

Bardessono

Esta joya en el Valle de Napa está considerado el hotel de lujo más ecológico de Estados Unidos. Bardessono es el destino perfecto para una escapada romántica rodeados de naturaleza, gastronomía y las bodegas más famosas de California. Nada más llegar te dan la bienvenida con una copa de vino, para empezar la experiencia con lo mejor de sus uvas. Los que se animan a recorrer el pueblo y los viñedos en bicicleta dicen que es una experiencia realmente mágica, que se completa con una tarde en pareja recorriendo su maravilloso spa o con un taller de cata. Sus jardines acogen las comidas desde el desayuno hasta la cena y en su carta cada plato está elaborado con hortalizas recogidas de su propia huerta. Es el lugar perfecto para entrar en conexión con la naturaleza.

Publicidad

Marqués de Riscal

Paredes inclinadas, ventanas en zigzag, altísimos techos y una multitud de detalles especialmente diseñados para esta obra, sólo el hecho de admirar la majestuosa arquitectura de Frank Gehry hará que merezca la pena el viaje al Hotel Marqués de Riscal. Ubicado en el idílico pueblo de Elciego, es una combinación entre diseño, arte, gastronomía, naturaleza y, por supuesto, vino. Cada día se organizan visitas a las bodegas y actividades vinícolas, además de paseos en bici y picnics entre viñedo. Tras un día intenso de vendimia lo mejor es relajarse con un baño en una barrica en el Spa Vinothérapie Caudalie, y disfrutar después de una cena en cualquiera de sus restaurantes.

La Mamounia

Disfruta del lujo de los sultanes con una visita a La Mamounia, un hotel en el centro de Marrakech que desde los locos años 20 ha seducido a todas las celebrities con su magia árabe. Este exquisito palacio ha sido reformado recientemente para devolverle su esplendor original con paredes de azulejos y una increíble decoración. Es el destino soñado para aquellos que buscan un fin de semana de descanso. El hall es sin duda el mejor lugar en el que empezar el día, acompañado de un desayuno con las vistas que ofrece al jardín de árboles frutales, olivos y buganvillas es la mejor forma de empezar el día. Para continuar con la experiencia te tientan con su lujoso spa de inspiración oriental, en el que viajar al país del bienestar con un masaje. Caminar entre las estancias descubriendo rincones llenos de historias te ocuparán el resto del día, y el broche de oro lo ponen sus restaurantes y su exclusivo bar Churchill.

Publicidad

Asia Gardens

En este paraíso el lujo se respira en cada rincón y es perfecto para los que necesitan unos días de relax. Pocos se imaginarían que un hotel como este se encuentra en Benidorm, el Nueva York español debido a la gran cantidad de rascacielos, por lo que Asia Gardens está considerado un oasis de paz en medio del bullicio. Piérdete en sus espectaculares jardines, con más de 3.000 especies traídas desde Asia, y nada durante horas en sus piscinas, creerás que estás en Tailandia. En su exclusivo spa alcanzarás el estado zen y su gastronomía thai conquistará tu paladar.

Rayavedee

El Rayavedee es uno de los destinos preferidos por los recién casados para disfrutar de la luna de miel. Situado en la maravillosa península de Railey, junto al parque nacional de Krabi, es un hotel del que resulta imposible no enamorarse. Imponentes jardines tropicales, playas paradisiacas de arena fina, el agua del mar cristalino, la atención constante del personal, sus cabañas rodeadas de árboles, excursiones en kayak, deportes de mar, cócteles al estilo thai, un spa en el que perder la noción del tiempo y un restaurante en una gruta de ensueño. Son sólo algunas de las cosas que este fabuloso hotel ofrece para que descubras el famoso lujo oriental. Una vez que llegues al hotel en su lancha privada ya no querrás salir de él. 

Publicidad

Belmond La Residencia

Está considerado como uno de los hoteles más bonitos de Europa y es que el hotel Belmond La Residencia se encuentra al abrigo de las verdes montañas de la sierra Tramuntana, en la costa noroeste de Mallorca. Se ha levantado a partir de varias casas del siglo XVI y cada habitación está decorada con el estilo tradicional balear. Caminar entre sus exuberantes jardines y huertos de cítricos es un sueño mediterráneo, pero además tienen un programa de actividades para no parar en todo el día. Unas de las más populares son los talleres de pintura y cerámica, debido a la tradición artística, pero además tienen otras realmente espectaculares como viajes en globo, paseos en helicóptero, clases de cocina, excursiones en burro o en Vespa por la sierra de Tramuntana.

Serengeti Sopa Lodge

Si quieres descubrir la sabana africana no hay un destino como Tanzania, y uno de los hoteles ideales para disfrutar de estos exóticos paisajes es el Serengeti Sopa Lodge. Donde puedes disfrutar de un delicioso desayuno en la habitación mientras presencias el trote de una manada de cebras, el baño de los elefantes en la charca o ves a los monos jugar con las lianas de los árboles. Durante el día, organizan safaris por los alrededores o visitas a las pinturas roca de la tribu masái, y al caer la noche te deleitan con danzas tradicionales durante la cena. Pocas experiencias en la vida te harán estar en contacto con la naturaleza de una forma tan salvaje.