Into the woods

Destinos ideales para una escapada de otoño.

¿Quién dijo que la mejor época para organizar escapadas es el verano? Hay rincones que alcanzan su momento de mayor esplendor durante el otoño y en España podemos disfrutar de algunos de los paisajes más increíbles. A lo largo de un fin de semana en cualquiera de ellos conseguirás terminar tu carrete, o mejor dicho, la memoria de tu móvil.

Publicidad

El Tiemblo

En la provincia de Ávila podemos encontrar uno de los bosques caducifolios más grandes que cubren el Sistema Central, el impresionante Castañar de El Tiemblo. En otoño los tonos cobrizos, ocres y verdes cubren el suelo con un manto de hojas que son un regalo para el ojo humano, y los frondosos castaños te invitan a querer perderte entre ellos. Uno de los grandes encantos de esta joya natural es el viejo refugio de Majalavilla, que antiguamente acogía a pastores y que hoy en día está abierto a los turistas en los días de lluvia.

Buitrago de Lozoya

En plena Sierra de Guadarrama podemos disfrutar de uno de los paisajes más bonitos para disfrutar en otoño, el Valle Medio de Lozoya. Entre todos los pueblos con encanto que se encuentran a los pies del puerto destaca Buitrago de Lozoya. Pasear por su muralla y caminar junto a los meandros del río en esta época del año es un lujo al alcance de todos, y adentrarse en el campo para recoger setas es uno de los placeres que nos brinda este rincón madrileño.

Publicidad

Ezcaray

Es el destino otoñal perfecto para los amantes de la gastronomía. La Villa de Ezcaray se encuentra ubicada en la parte alta del Valle del Oja, por el que transcurre el río Oja y que da nombre a la comunidad riojana. Visitar sus bosques en el mes de octubre es una experiencia realmente única, pero si puedes ir en noviembre disfrutarás del mismo paisaje y podrás participar en sus jornadas micológicas. Además, en el pueblo te sorprenderán con la increíble cocina riojana y sus productos de temporada.

Concejo de Ibias

Cuando te adentras en el magnífico Bosque de Muniellos el silencio es el protagonista de sus caminos, sólo se atreve a interrumpirle su fauna caminando entre los árboles. Limitando con las fronteras de esta reserva natural está el Concejo de Ibias, tierra de mineros en Asturias durante el imperio romano por el oro de sus entrañas. Si te decides a visitarlo tendrás que tener en cuenta que está protegido, por lo que debes pedir permiso para pasear por sus caminos y esperar ser uno de los 20 elegidos que lo visitan al día.

Publicidad

Faedo de Ciñeda

El Faedo de Ciñeda es un precioso rincón dentro de La Reserva de Biosfera del Alto Bernesga. Este hayedo de la provincia de León enamora a todos los excursionistas que se adentran en él, por eso no es de extrañar que ostente el título de "El bosque mejor cuidado de España". Aprovecha estos meses para perderte y encontrar su famosa haya de 500 años o para recoger boletos edulis y níscalos, si lo haces en familia os quedará este recuerdo para toda la vida.

Parque Natural de Montseny

Cuando llega el otoño las hojas de las encinas, alcornoques, robles y hayas cubren el suelo del Parque Natural de Montseny, dejando los troncos de los árboles desnudos. Los senderistas que se animan a pasear sobre este manto rojizo junto al Pantano de Santa Fe disfrutan de un momento de conexión con la naturaleza escuchando el correr del agua de sus riachuelos. A tan sólo una hora de Barcelona es ideal para recoger setas y olvidarse de los problemas de la ciudad.

Publicidad

Hayedo de la Pedrosa

En el Puerto de la Quesera, frontera natural entre las provincias de Guadalajara y Segovia, podemos disfrutar de una de las estampas otoñales más singulares de nuestro país, el Hayedo de la Pedrosa. En su interior se encuentran árboles centenarios, llenos de musgo y líquenes que recuerdan a los bosques de los cuentos de hadas. Los colores que nos ofrece en otoño y las espectaculares vistas de los pueblos alrededor del Valle de Riaza crean una de las panorámicas más de mayor belleza de la temporada.

Vielha

Cuando uno pisa Vielha puede pensar que ha entrado en un mundo de cuento. Las calles de este encantador pueblo, las idílicas casas y el precioso río que lo atraviesa son perfectos para disfrutar de una entrañable escapada otoñal rodeados de la naturaleza del Valle de Arán. De entre todos los pueblos del Pirineo catalán es sin duda el que tiene más admiradores, y es que organizan rutas de senderismo por el valle y una gran cantidad de actividades para disfrutar de un otoño idílico.

Publicidad

Valle de Ultzama

El Valle de Ultzama está situado en el norte de la Comunidad Foral de Navarra y está considerado uno de los más verdes y hermosos de Navarra. En otoño nos muestra su lado más seductor con el contraste de sus campos verdes sobre suaves colinas con los tonos cobrizos de los robles y hayas. Pasear por el majestuoso Bosque de Orgi buscando setas y recorrer sus 14 pueblos llenos de grandes caserones será la experiencia que te enamore esta temporada.

Zeanuri

Situado en las faldas del Monte Gorbeia, tradicional punto de referencia del montañismo vasco y corazón del Parque Natural de Gorbeia, Zeanuri es una de las joyas del norte de España. La estación otoñal es la mejor época para descubrir sus encantos, porque además de la belleza de sus árboles podemos disfrutar de actividades micológicas por sus montes. Si te decides a visitarlo te recomendamos que te alojes en su campamento de cabañas en los árboles, el contacto con la naturaleza será íntegro.