14 destinos ideales para disfrutar de San Valentín con amigas

Superados los atracones de Navidad y la cuesta de enero, febrero se presenta como la ocasión ideal para hacer una escapada y disfrutar de un poco de sol y mar, relevantes spas, planes de noche, buena gastronomía y, como no, amplias sesiones de shopping. Con frecuencia, las parejas utilizan el día de San Valentín como excusa para preparar su primer viaje del año pero, ¿San Valentín es sólo para las parejas? ¿No es para celebrar el amor? Junto a HomeToGo, el buscador de alojamiento vacacionales, hemos preparado 14 destinos únicos para ir con las personas que más quieres: ¡tus amigas!

Publicidad

Budapest (Hungría)

Bienvenidas a Budapest, una ciudad con un alma ecléctica de arquitectura único, con unas vistas increíbles y una de las mejores vidas nocturnas de Europa. Por ejemplo, podéis hacer un plan de chicas por sus ruinpubs, bares rehabilitados y convertidos en espacios muy singulares. Para recuperarse de los bailes, nada como vosotras uno de sus numerosos balnearios.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Chanclas y bikini para disfrutar de tu #Sparty (spa+party).

¿Qué traer de vuelta? Un juego divertido de folqas, el souvenir más típico de Hungría.

Publicidad

Florencia (Italia)

El irreverente Andy Warhol aseguró que "lo más hermoso de Florencia es el restaurante McDonald's". Os lo podéis creer o id a visitar la ciudad más magnética de Italia, un auténtico festival para los ojos y el corazón que os cautivará a cada paso que deis. Mucho que ver y también que disfrutar, buscad vuestra terraza con vistas y tomad un refrescante Negroni mientras os ponéis al día de las últimas confidencias.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? La tarjeta Firenze Card para moverte por toda la ciudad y obtener descuentos en lugares asociados.

¿Qué traer de vuelta? Un poco de suerte y una moneda menos: la tradición dice que los visitantes deben introducir una moneda en la boca del jabalí de la Loggia del Porcellino para encontrar la buena fortuna y para asegurar su vuelta a Florencia.

Publicidad

Barcelona (España)

¿Hace cuanto no visitáis Barcelona? San Valentín es un buen momento para reenamorarte la capital catalana y sus más de 4 km de playas a 15 minutos del centro. Si buscáis un plan diferente, podéis perderos un poco por los caminos del Laberinto de Horta: no solo es el parque más antiguo de Barcelona, además es un lugar precioso para compartir con las amigas.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Las gafas de sol.

¿Qué traer de vuelta? Un tradicional lagarto del Parque Gaudí.

Publicidad

Ámsterdam (Holanda)

Entre tulipanes, timbres de bicicleta, canales, puentes, arte en las calles, cafeterías únicas y quizás algo de lluvia, tus amigas y tú podéis pasar un San Valentín de lo más divertido en la capital holandesa. Especialmente recomendables son el barrio de De 9 Straatjes (las 9 calles) y el mercado de las flores de Bloemenmarkt . No os olvidéis de hacer honor a la fuerza y el valor de las mujeres visitando la Casa Museo de Ana Frank.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Un paraguas y unas botas de agua.

¿Qué traer de vuelta? Stroopwafels (obleas de caramelo) para toda tu oficina.

Publicidad

La Habana (Cuba)

Al son de La Habana, uno de los viajes más que especiales para hacer con amigas de vuestra vida. Los coches antiguos de colores brillantes, la fachadas desgastadas, la música, la sonrisa de los lugareños… La Habana es alegría y los mojitos de La Bodeguera del Medio los mejores que vas a probar, buena cuenta de ello daba Ernest Hemingway.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Protección solar y unos buenos zapatos para bailar salsa.

¿Qué traer de vuelta? El típico sombrero Panamá y unos CDs de música cubana.

Publicidad

Marrakech (Marruecos)

La Medina de Marrakech espera a tu grupo de íntimas para descubriros nuevas sensaciones, olores, colores, sonidos, gentes… Un gran caos que sin embargo tiene sentido y te atrapa, convirtiéndose en una de las mejores experiencia de tu vida. No dejes de visitar los Souks (mercados tradicionales de Marruecos) y píntate una Mano de Fátima de Henna.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? El pasaporte y un fular para entrar en las mezquitas.

¿Qué traer de vuelta? Un buen puñado de especias para que tus recetas alcancen otro nivel.

Publicidad

Niza (Francia)

Nos vamos al Carnaval de Niza, uno de los eventos con más solera de la capital de la Costa Azul, que este año tiene lugar del 11 al 25 de febrero. Niza tiene todo el glamour francés con pinceladas del encanto italiano, unas puestas de sol alucinantes y cientos de mercados callejeros donde comprar arte o ropa de segunda mano. No os vayáis sin probar la socca.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Maquillaje de carnaval.

¿Qué traer de vuelta? Jabón hecho a mano con aroma de lavanda.

Publicidad

Nueva Orleans (Estados Unidos)

Con permiso de Trump, visitar Nueva Orleans es viajar a la capital de jazz y de la gastronomía criolla. Sus casas en tonos pastel y balcones de hierro forjado os recordarán a la época colonial. Para ir de tiendas, vuestro sitio es la calle Bourbon. No os perdáis uno de los desfiles del Mardi Gras, el carnaval más loco y extravagante de Luisiana.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Vuestro disfraz reivindicativo de Hillary Clinton.

¿Qué traer de vuelta? ¡Una muñeca de vudú!

Publicidad

Oporto (Portugal)

Compitiendo con Lisboa por ser la ciudad con más encanto de Portugal, Oporto tiene grandes credenciales para un viaje con amigas. Por ejemplo, podéis hacer un crucero por la desembocadura del río Duero, patrimonio de la UNESCO, y acabar con una cata en una de las bodegas de vino Porto… ¡y así brindáis por la amistad!

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? El libro 'Viaje a Portugal' de José Saramago.

¿Qué traer de vuelta? La camiseta de Íker Casillas, que juega de portero en el equipo local.

Publicidad

Granada (España)

"Si no has estao en Graná, no has visto ná". Así de claro te lo decimos, Granada es una de las ciudades más increíbles de España: La Alhambra, el Albaicín, el Sacromonte, el Realejo… cualquier rincón tiene encanto. Sobre todo después de irte de tapas y acabar tocando unas palmas improvisadas.

¿Qué no os podéis olvidar en la maleta? Un buen abrigo, que Sierra Nevada está cerca.

¿Qué traer de vuelta? Una bolsita de té de la Calle de las Tetarías

More from Elle: