Cómo Instagram cambió su vida

Pasó de ser desconocida a tener lista de espera. La firma española Mysulafish nació en 2012, y poco a poco se fue abriendo paso. Pero el lunes 3 de bril de 2016, Instagram dio un giro a su historia. Con una foto consiguió quedarse sin stock de su vestido 'Alia' en una sola noche. Y cada reposición, más éxito. Su historia es un ejemplo de lo que las redes sociales pueden hacer por una firma.

Más de Flechazos
20 articles
Tu no querías comprar, pero... Rebajas por menos de 10 euros
Algo pasa hoy en la tienda online de Zara
Nike lanza su colección 'Rosa Millennial'

Se llama 'Alia' y cuesta 79,90 €. Ni su propia diseñadora pudo soñar jamás con un éxito así, pero la magia ocurre, y en su caso no podemos alegrarnos más de que una firma española consiga agotar uno de sus vestidos. Éste.

Publicidad

Hoy mismo hemos conocido esta historia, la de Paloma de la Riva y su firma 'Mysulafish', y de cómo instagram logró un hito. Ella misma nos ha contado cómo fue, reconociendo que no ha "nacido , ni crecido, ni siquiera convivido con las redes sociales hasta bien entrada en la treintena, quizá sea por eso que lo que se desencadenó el 3 de Abril en Mysulafish no deja de sorprenderme y de parecerme noticiable".

More From Flechazos
20 articles
Tu no querías comprar, pero... Rebajas por menos...
Algo pasa hoy en la tienda online de Zara
Nike lanza su colección 'Rosa Millennial'
El nuevo objeto de deseo de Primark
Un signo del zodiaco, una sudadera

Su historia empieza en 2012, pero dio un giro el 3 de abril de 2016 cuando buceando en sus redes sociales, se encontró por sorpresa con una foto de la influencer Maria Rommeu llevando uno de sus vestidos, el modelo 'Alia'. Por supuesto la quiso compartir con sus seguidores y lo hizo "con un texto sencillo, si apenas hashtags , le doy a publicar y en cuestión de minutos empiezan a llegar pedidos a la web. A medianoche tengo que actualizar el stock de la -shop , no sólo del vestido sino de otras prendas y complementos", nos cuenta Paloma.

Y la cosa no quedó ahí, porque "al día siguiente de nuevo agotado, llamo a Tatiana ( la jefa del Taller que confecciona nuestras prendas ) le suplico una reposición rápida, se ríe, le suplico y como a trabajadora no le gana nadie , decide que podemos trabajar incluso el fin de semana para hacer frente a este aluvión de pedidos. Con la Semana Santa encima, Madrid vacío y una ilusión tremenda por que pasan los días y siguen entrando pedidos decidimos aplazar una escapada".

A día de hoy su firma, Mysulafish sigue creciendo y por supuesto dando la importancia que tienen las redes sociales para las pequeñas (y grandes) firmas.

Y nosotros no podemos alegrarnos más con esta historia.

More from Elle: