Experimento: ¿cuál es mi verdadera talla de sujetador?

Una redactora de ELLE se prueba sujetadores en 8 tiendas y, como imaginas, la variación es enorme: de la 75A a la 95B en función de la marca.

Lo más popular

Si te pregunto ahora mismo qué talla de sujetador utilizas es muy probable que no puedas responder sin tirar de chuleta, y aún así ¿acertarías? Son pocas las mujeres que conocen perfectamente la medida exacta de esta parte de su cuerpo y no nos extraña, nosotras hemos salido a pie de calle para encontrar el sujetador ideal y ha sido todo un reto.

Los tallajes cambian en cada tienda, existen copas distintas que pueden variar según el diseño, pero lo peor de todo es que no hay correspondencia entre las tallas en las distintas tiendas que venden lencería, es decir, encontrar la solución en una tienda no significa que vaya a ser la misma en las demás.

GIF
Publicidad

Todo comenzó cuando tuve un flechazo con un sujetador negro de encaje durante las rebajas. Aunque me pareció muy pequeño a primera vista, me puse contentísima al leer la etiqueta, era la talla 85B, mi talla, o al menos eso creía yo. Me lo puse, mejor dicho, lo intenté, pero muy a mi pesar no me lo pude llevar. No podía dejar de darle vueltas a lo que acababa de pasar y decidí ir a mi casa a mirar las etiquetas de todos los sujetadores para cerciorarme de mi talla, estaba tan segura de que era la 85B que me molestó no poder comprar aquel sostén. Para mi sorpresa, encontré contornos y copas tan variados que mi teoría se vino abajo. Es verdad que la 85B es la que más abunda en mi mesilla de noche, pero también tengo alguno que otro de la 75C, 90B e incluso de la 95A.

Lo más popular

Después de esto decidí preguntarle a mis compañeras de piso ¿soy la única a quien le pasa? Pues no, para nada, ellas se encuentran con el mismo problema e imagino que en general le pasará a bastantes mujeres en el mundo. No me lo pensé dos veces y me fui volando a todas y cada una de las tiendas en las que suelo comprar sujetadores (bastante comunes) para comprobar si la 85B me quedaba bien y si no era el caso, encontrar mi talla ideal en cada una de ellas.

GIF

1. La primera parada fue Etam:

Cuando llegué había suficientes dependientas para atender a cada una de las clientas, así que le pregunté a una de ellas si podía asesorarme. Fue muy amable, sacó una cinta métrica y por encima de la camiseta me midió el contorno. Me dijo que mi talla era la 85 B o C, dependiendo del modelo. Bien, de momento era la que yo pensaba. En la imagen llevo puesto un modelo de la talla 85B con el que me sentía bastante bien y ligera.

Publicidad

No me apretaba ni me quedaba gigante. Me realzaba el escote. Apenas notaba el aro ya que me recogía bien la mama desde la parte más lateral evitando las molestias que a veces producen los aros en las axilas. Sin duda, en Etam mi talla es la 85B y gracias a las dependientas la encontré en pocos minutos. Precio: 9,89 €. Talla final: 85B.

2. A continuación entré en Oysho, tengo que confesar que aquí fue donde me enamoré de aquel sujetador de encaje negro de rebajas. Es un hecho, esta firma tiene conjuntos súper bonitos a precios irresistibles pero al parecer su tallaje es más pequeño. Así que si tienes más de una copa C no te recomendamos que te obsesiones demasiado con sus sostenes ya que no disponen de talla más allá de la 100 y las copas son a 'A B o C'.

Publicidad

En la fotografía llevo una 85B y como podéis ver parece que vaya a explotar. El aro no me llegaba al final de la mama y me apretaba. Pedí asesoramiento a la chica que estaba en los probadores y me trajo una 90C, que todavía me venía justa así que pasé a la 95C que es la que me quedaba bien. Subí de contorno y de copa ¿cómo es posible? Precio: 9'99 €. Talla final: 95C.

3. Mi siguiente opción fue Women'secret, un paraíso de la lencería para todas las amantes de los conjuntos cómodos y sexys. Intenté coger un modelo que fuera similar a los que ya me había probado (y me tuve que resistir para no comprar algunos de los modelos lenceros rebajados). En este caso pedí asesoramiento pero las dependientas estaban desbordadas de trabajo (época de rebajas), así que decidí coger la 85B y probar suerte.

Como podéis ver, me quedaba perfecta, esta es mi talla en Women'secret ¡qué suerte! Me evité tener que salir del probador para cambiar la talla y esperar de nuevo cola. Me encantó la luz de este probador y era tan espacioso que estuve muy cómoda. Precio: 10'99 €. Talla final: 85B.

4. Imposible no pasar por Primark, tienen una gran cantidad de tallas y colores pero lo que realmente le ha dado fama a sus sujetadores ha sido el precio al que los venden, el conjunto que me probé estaba formado por una braguita y un sujetador. ¿El precio? Solamente 5 €. Obviamente yo no tengo una talla complicada, así que en realidad no me costó mucho encontrarla entre los montones y montones que había.

Igual que en los anteriores 'fittings' cogí uno que fuera similar al primero. Me llevé al probador la talla 85B, como podéis ver en la imagen no me sentaba nada mal ¡bingo! Mi talla volvía a ser la misma que al principio. Precio: 5 €. Talla final: 85B.

5. H&M de la Gran Vía madrileña fue mi siguiente parada. Bajé las escaleras para ir a la sección de lencería, cogí la 85B y de repente vi la tremenda cola que había para pasar a los probadores. Volví la vista atrás y decidí coger algunas tallas más, por lo que pudiera pasar.

Entré por fin a la espaciosa habitación de prueba, me pareció la más fabulosa hasta el momento, tenía un taburete, era luminosa, en las paredes había un montón perchas para colgar la ropa…

Lo más popular

Me probé la talla 85B y como podéis ver en la foto no me quedaban nada mal, de hecho me realza el pecho bastante. El problema era que lo llevaba abrochado en el último nivel y aún así me apretaba muchísimo. El efecto es obvio: mucho pecho, pero preferí ir cómoda y me probé la 90C. Al ser la copa más ancha me recogía mejor la mama desde los laterales y me quedaba incluso mejor que la 85B además de aportarme mucha más comodidad. Precio: 17,99 €. Talla final: 90C.

6. Tezennis es la tienda ideal para tallas grandes. Fui directa a por la 85B para pasar al probador, ya estaba bastante cansada así que no me molesté en preguntar a las dependientas y fue un gran error. No era mi talla para nada, me venía tan grande que me lo podía poner sin desabrocharlo. Salí del probador y empecé a recopilar sujetadores de tallas pequeñas.

¿La talla más pequeña? La 70A me quedaba pequeña de copa, no me recogía las mamas y a la vez me venía grande de contorno. Así que cogí la 70B, que es el sujetador que podéis ver en la fotografía. Aun así, la 70B me queda bastante grande, no me sujetaba y era la talla más pequeña de la tienda. Está claro que van a un público con más pecho que yo. Precio: 14,90 €. Talla final: Ninguna.

Publicidad

7. Ya con ganas de terminar mi ruta entré en Intimissimi. Todas las dependientas estaban ocupadas (dichosas rebajas) así que cogí un sujetador que me parecía estándar y me probé la talla 85B. Me apretaba mucho. A estas alturas del día ya me había reunido con una amiga que me acompañó a terminar mi investigación y me trajo tallas al probador. La talla 90B era la que me quedaba bien como podéis ver en la foto.

Una vez más se rompieron mis esquemas, de 7 tiendas en las que entré sólo usaba la 85B en 3 ¿cuál era mi talla entonces? Precio: 25,90 €. Talla final: 90B.

8. La última parada: Dama de Copas, en plena calle Goya. Esta tienda es un referente en sujetadores aptos para todas las mujeres, así que pensé que tal vez ellas tenían la solución a todas las dudas que me había surgido durante el día.

Nada más entrar me atendió una chica que me explicó el funcionamiento: te miden y te enseñan los distintos modelos de tu talla. Mi asesora se llamaba Eva, una chica de mi edad que me tomó medidas y me ofreció un café para recuperar energías. Le dije que antes de nada quería probarme una 85B para comprobar si me quedaba bien. Total, que me apretaba el contorno y se me salían los pechos por arriba. Eva me dijo que no era posible que yo tuviera una copa B, que esa era demasiado pequeña, que mi copa era la D o la doble DD.

Mi asesora comprobó que mi talla no era una 85, sino la 90. Probamos los sujetadores que ella eligió, en teoría los que iban a ser buenos para mí y fue la primera vez en toda mi vida que no he necesitado abrocharme el sostén en el último eslabón para que me quedara bien sujeto.

Como se ve en la fotografía, la 90D que es la que llevo puesta, es mi talla ideal en esta tienda. Me probaron sujetadores lenceros sin push-up pero que sí que llevaban aro (normalmente no hay de mi talla) y me quedaba fabuloso, sentía que estaba hecho a medida para mí. Precio: 44 €. Talla final: 90D.

Conclusión:Después de un día entero de pruebas puedo decir que mi talla de sujetador por lo general es la 85B pero con la variación que hay entre las tiendas, creo que jamás me voy a atrever a comprar estas prendas por internet.

More from Elle: