El día que estuve en el aeropuerto de Madrid sólo para ir de compras

Confieso que me aterra volar, que no viajo muy habitualmente en avión y cada vez que tengo que hacerlo llego al aeropuerto angustiada pensando en lo que me espera. Intento pasar el control de seguridad deprisa y sentarme en la puerta de embarque en cuanto llego aunque falten 2 horas para que salga mi vuelo. Como terapia de choque (sin ellos saberlo) Aena me invitó a formar parte de un reducido grupo de periodistas para probar la experiencia de compra en el aeropuerto y ver de cerca el innovador proyecto 'Real life maniqui'.

Lo más popular

Conmigo no lo tenían nada fácil, me agobian los aeropuertos y a pesar de que me encanta comprar, ni siquiera había entrado en Zara en mis anteriores visitas al Adolfo Suárez Madrid-Barajas. El miedo me bloquea y como he dicho, mi objetivo es llegar cuanto antes a mi puerta de embarque. Como mucho un café y comprar la prensa. Y resulta que Aena tiene 444 tiendas en todos sus aeropuertos españoles de las que 108 están en el de Madrid. ¿Tantas? Sí, 64 tiendas de firma, 25 Duty Free y 19 de lujo (estas últimas están en la Satélite que es de donde salen los vuelos transoceánicos).

Publicidad

El día comenzó en el restaurante 'Gastro HUB' de Paco Roncero, del que yo desconocía su existencia hasta el momento y sin embargo lleva 2 años ubicado en la zona previa al control de seguridad. Sinceramente, merece la pena desayunar o tomarse un café antes de entrar. Nada de bandejas, ni 'self service' y con una estética 100% instagrameable.

Lo más popular

Ahí los responsables de Aena nos explicaron que más de la mitad de los pasajeros, un 56%, realizan alguna compra compulsiva al llegar al aeropuerto. El perfil medio tiene una edad de 38 años, viaja por negocios (suelen estar más familiarizados con los tiempos y protocolos y se dan más tiempo de ocio) y lo que más se compra son perfumes, gafas de sol, calcetines y pañuelos. Suena a que lo que se suele adquirir es para regalar. Y sí, los nuevos 'personal shopper' del aeropuerto nos confirman que la mayoría de los que solicitan su ayuda es para asesorarles con regalos de todo tipo. Normalmente hombres que tienen dudas con tallas, colores y tendencias.

El resto de compras suelen ser de uso personal o que necesiten porque se hayan olvidado. Pero los caprichos cada vez son más habituales sobre todo en los viajeros que tienen conexiones de vuelos, que tienen tiempo extra para gastar. De hecho en una de las tiendas, 'Weekend de Max Mara', también nos contaron que cada vez hay más casos de clientas que vienen a Madrid por trabajo, aprovechan para comprar, piden que se lo guarden y lo recogen al irse de vuelta. En otros casos, las aerolíneas incluso lo envían a domicilio para no cargar con todo en el vuelo.

Las tiendas del aeropuerto se dan por licitación pública, y siempre van llegando nuevas marcas para completar la oferta comercial. Hoy por hoy en la terminal 4 conviven firmas como Burberry, Hugo Boss, Loewe y Victoria's Secret con Zara, Trucco, Uterqüe o Massimo Dutti entre otras. En la satélite están las dos tiendas boutique (multimarca) donde se venden las firmas de lujo: Michael Kors, Salvatore Ferragamo, Bvlgari.

Publicidad

Tras darnos a conocer los datos, nos dieron la oportunidad de vivir la experiencia de compra por sus tiendas de la mano de uno de los 'personal shopper' del servicio que estrenó el aeropuerto a finales del pasado mes de enero. La que me acompañaba a mi me estuvo contando que en este tiempo ha descubierto que hay un mismo sentido de compra en casi todos los viajeros. Que tendemos a comprar el mismo modelo de maleta, bolso o accesorio que el resto. Y que la mayoría son hombres y quieren ayuda para comprar un regalo de perfumería y cosmética o de la tienda Victoria's secret. Además no sólo dan asistencia de ayuda en compras sino que ayudan a los clientes con los trámites aduaneros y de gestión de impuestos dentro del propio aeródromo.

Publicidad

En Uterqüe nos explicaron a que pesar de lo extraño que nos pueda parecer, tienen clientas habituales que suelen comprar algo cada vez que pasan por Barajas. Y tienen prendas que no hay en otras tiendas o se agotan enseguida, como esta chaqueta que yo fiché nada más entrar:

Lo más popular

También fiché estos botines de United Nude en la tienda Tascón:

El recorrido también pasó por el 'Duty Free' y resulta que además de que todo puede costar hasta un 20% menos que en una tienda normal, hay productos, formatos y lanzamientos que se venden exclusivamente en esta tienda. De hecho la colonia 'Legacy' de Cristiano Ronaldo se presentó aquí.

Por supuesto entré en Zara. Por primera vez. Y resulta que muchas de las prendas virales, agotadas en todas partes, de reventa en reconocidas tiendas online, cuelgan de sus perchas en cantidad. Todo está muy colocado, se ve perfecto, hay tallas de todo, no hay cola en los probadores.

Asi que sí, acabé la jornada de compras con algunos caprichos en mi poder, algunos sugeridos por la personal shopper, otros parte de mi pasión por la ropa y los pendientes. Y por si esto fuera poco, más dientes largos en forma de 'Real life maniquí', que no es otra cosa que dos modelos que recorren las terminales vestidos con diferentes prendas y complementos de las tiendas y etiquetas con las diferentes marcas adheridas a esta acción comercial.

Y así, varias horas después de cruzar el control de seguridad sin tener que preocuparme de líquidos, de puertas de embarque, asientos en el avión y el vuelo en si mismo (que es lo que realmente me da un miedo terrible) comprobé que hay gente que disfruta de los aeropuertos, de las tiendas, se compra caprichos, elige regalos, encuentra prendas agotadas, y come en restaurantes ideales.

Creo que en mi próximo viaje intentaré, aunque no prometo nada, no correr como loca hacia mi puerta de embarque y pasarme por alguna de las tiendas para gastar mi tiempo de espera en cosas más útiles que pensar en todas las formas posibles de evitar subirme al avión.

More from Elle: