Por qué vestimos como vestimos

¿Qué tienen en común Olivia Palermo, una trabajadora de Bangladesh, una mujer que acaba de ser madre, un travesti, Lena Dunham o una mujer que viste todos los días en chandal? A priori, nada. Pero nada más lejos de la realidad... Todas ellas están englobadas en Women in Clothes, una lectura enriquecedora acerca del simple proceso del vestir. 

More From Actualidad
20 articles
Solidaridad a domicilio
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades del desfile de Chanel
El videoclip más machista de Maluma

Todas ellas, perfectamente representadas por las más de 600 mujeres que Sheila Heti, Heidi Julavits y Leanne Shapton han reunido y expuesto en esta perfecta tesis analizada al detalle sobre todo lo que incide en un hecho tan banal a primera vista.

Si paramos a pensar durante un segundo no en el hecho de lo que nos vamos a poner mañana, sino en el por qué de ese hecho, se nos ocurren mil teorías y ninguna al mismo tiempo.

Publicidad

La influencia social que ejercen los medios, las bloggers de todo el mundo, redes sociales, publicaciones con dictados que son casi mandamientos acerca de nuestras elecciones diarias... Todo ello, si bien es un pilar fundamental para responder a esa pregunta (o al menos eso pensábamos antes de esta lectura), se queda en una milésima parte de lo que puede ser un estudio fascinante sobre la mente humana tras indagar un poco más tras el telón. 

More From Actualidad
20 articles
Solidaridad a domicilio
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades...
El videoclip más machista de Maluma
El vídeo del 'pre-show' de Victoria's Secret
La alfombra roja de los Fashion Awards

Y es que estas tres mujeres han resuelto de forma brillante y única esta cuestión tan simple y tan compleja a la vez.

A punto de comenzar las primeras semanas de la moda de 2015 y a punto de que el show de el pistoletazo de salida con miles de fotos de 'street style' alrededor del mundo con todo tipo de propuestas sobre el vestir, pocos o casi nadie se plantean cuestiones más profundas como la elección de una prenda por el estado de ánimo, el día que se nos presenta por delante... cualquier elemento que pasa desapercibido influye de manera mucho más fuerte y sin embargo, totalmente inconsciente, en ello. 

Es ahí donde estas tres mujeres quisieron incidir con un cruce de emails y preguntas iniciales como “¿con quién hablas sobre ropa?”. Pronto estarían respondiendo a preguntas del tipo de qué manera inciden las cuestiones políticas en las elecciones diarias a la hora de vestir o cuándo se siente una más atractiva. 

Pronto estarían también viendo que el hecho de vestirnos por la mañana y hacer una u otra elección en nuestro armario no es solamente una cuestión social y todo eso que pensamos que influye más que cualquier otra cosa en esas decisiones no son más que cuestiones que quedan relegadas a un segundo plano si de verdad profundizamos en nuestro interior buscando la respuesta al por qué nos vestimos como vestimos

Un libro de lectura obligatoria para entender que vestirnos tiene más que ver con cómo sentimos nuestro cuerpo y nuestra identidad que con imitar el estilo a la hora de elegir un vestuario de alguien que nos inspira.

No es más que una cuestión personal sobre cómo nos sentimos con nosotras mismas. No elegimos una falda un lunes por la mañana al azar. No es una cuestión casual.

Todo tiene un por qué relacionado con nuestra forma de sentirnos y pensar en ese momento y todo ello, por supuesto, incide en nuestros comportamientos de manera inconsciente en el resto de decisiones en nuestra vida diaria.

El libro no va de ropa. No habla de moda. Va mucho más allá. Indaga sobre temas más profundos como esa relación tan desigual que pueden tener una chica que luce lentejuelas en Times Square y una chica de la misma edad que las cose en una fábrica en Bangladesh en ese mismo momento pero en la otra punta del mundo.

Cuestiones sobre cómo la maternidad incide en este proceso, coartándonos de cierta libertad a la hora de vestir cuando nuestro cuerpo se ve modificado, al mismo tiempo que “re-moldea” a su vez nuestra manera de sentirnos. 

Un teorema social increíble y expuesto desde el punto de vista humorístico justo que hacen de su lectura un dulce, divertido e interesante momento, haciendo que quieras releerlo tantas veces como desees, en el momento que sea, por la página que surja. 

Ahora que 2015 acaba de abrirnos las puertas, puede ser el momento perfecto para esta lectura y para reflexionar sobre nosotros mismos en procesos tan simples como abrir el armario cada mañana y elegir una blusa en vez de una camiseta. Tras esta lectura, algo sucede en la mente para sentirte más liberada, cómoda y segura de ti misma. Servidora lo ha testado en persona.