Chanel reconoce que plagió a una diseñadora venezolana y se disculpa

Un nuevo episodio de plagio tiene lugar en el mundo del retail. Los protagonistas en este caso no han sido Inditex, ni Primark, ni ningún gigante del mundo del ‘low cost’. Se trata de Chanel y la diseñadora venezolana Mati Ventrillon, residente en Fair Isle (isla escocesa mundialmente reconocida por sus tejidos tradicionales de lana).

La noticia saltaba a la luz tras el último desfile de la Maison francesa en Roma, su sonado (y paradójico) homenaje a los artesanos en el estudio 5 de Fellini en Cinecittà. Uno de los modelos masculinos desfilaba con el chaleco de la disputa, de lana en jacquard blanco y negro.

Dos días más tarde, Mati Ventrillon publicaba en su cuenta de Facebook un mensaje que dejaba entrever la inspiración de la maison, en este caso, con sus diseños como punto de partida.

Publicidad

La diseñadora afirmaba que a comienzos del pasado verano, dos trabajadores de la firma visitaron Fair Isle, comprando algunas de sus prendas. Acotó que no esperaba que le copiaran literalmente sus diseños meses después.

El pasado 10 de diciembre, Chanel indicó en un comunicado a la AFP que todo se había tratado de un mal funcionamiento dentro de su equipo, pidiendo disculpas a Ventrillon por los daños ocasionados y recordando su apego y respeto por el trabajo artesanal, ya sea “dentro de su propia casa o en la de otros”.

More From Actualidad
20 articles
Justin Bieber: "Instagram es para el diablo"
Irina Shayk recrea la mítica escena de 'Ghost' en...
Ikea comprará sus muebles usados y los pondrá a...
Jennifer Lawrence tiene el look perfecto
Beatrice Borromeo, comparte sus fotos privadas

Además, la casa francesa incluirá una etiqueta especial en los diseños en cuestión haciendo una mención a la diseñadora: “Design Mati Ventrillon”, reconocimiento así su inspiración y error.
Por su parte, la venezolana ha aceptado las disculpas de Chanel responiendo en las redes sociales con otro mensaje en el que reconoce la elegancia y el respeto que la firma ha demostrado a los artesanos tras el error cometido, marcando el diseño con su nombre.

Una situación salvada con elegancia de la que el mundo de la moda debe tomar nota.