Despedida por no llevar tacones

Nicola Thorp, de 27 años, fue despedida en su primer día de trabajo como recepcionista en 'PwC' en Londres porque, según la empresa, "su manera de vestir no se ajustaba a los códigos de vestimenta establecidos". ¿Cuál sería su grave error al elegir look esa mañana? Viendo la inmediatez de este despido, cabe pensar que iba totalmente inapropiada. Pero no. El motivo es sorprendente.

La despidieron por llevar zapatos planos en vez de "tacones de entre 5 y 10 centímetros" que según la empresa "exige su código". Nicola pensó que que para sobrellevar mejor las 8 horas de su jornada laboral sería mejor llevar calzado plano.

De acuerdo a la ley británica el motivo de este despido es totalmente legal así que tras consultar con un abogado, Thorp decidió iniciar un movimiento social para intentar anular la ley que permite a las empresas despedir si los empleados no se adhieren a un código de vestimenta 'razonable'.

Publicidad

'PwC' se apresuró a defenderse afirmando a la BBC que "el código de vestimenta al que se hace referencia en el artículo no es una política de nuestra empresa, sino de otra llamada 'Pórtico' encargada de gestionar nuestros servicios de recepción". 'Pórtico' también emitió un comunicado asegurando que "van revisar el código de vestimenta después de este incidente".

Thorp, en declaraciones a la radio BBC de Londres subraya que cuando contó a la empresa 'Pórtico' lo sucedido no la tomaron en serio, "si me hubieran dado una razón de peso por la que es malo llevar zapatos planos a trabajar, lo habría considerado justo'. Pero no pudieron. "Ellos esperaban que estuviese 8 horas acompañando a clientes a sus salas de reuniones y les dije que era imposible hacerlo con esos tacones que según ellos debería haber llevado".

More From Actualidad
20 articles
El mejor vídeo de Victoria's Secret Fashion Show,...
¿Corre peligro Chanel Nº 5?
Kim Kardashian y Kanye West están viviendo...
Justin Bieber: "Instagram es para el diablo"
Irina Shayk recrea la mítica escena de 'Ghost' en...

Después de hablar con sus amigos y publicar el incidente en su cuenta de Facebook, Nicola se dio cuenta de que otras mujeres habían estado en situaciones similares. Desde entonces, ha lanzado una petición en favor de la ley para que las empresas ya no puedan obligar a las mujeres a llevar zapatos de tacón alto para el trabajo. Lleva recogidas más de 11.000 firmas.  "Tenía un poco de miedo de hablar en torno a esto por si desencadenara una reacción negativa", dijo, "pero me di cuenta de que necesitaba acabar con este problema y hacer algo para erradicarlo. Yo no tengo nada en contra de la empresa, ya que están actuando dentro de sus derechos, pero creo que los códigos de vestimenta debe reflejar la sociedad de hoy en día y las mujeres pueden ser inteligentes y usar zapatos planos".