Los selfies están sobrevalorados

Un estudio de la Universidad de Toronto ha revelado que la gente que se hace selfies con regularidad tienden a sobrevalorar lo atractivos que son. 

More From Actualidad
20 articles
Solidaridad a domicilio
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades del desfile de Chanel
El videoclip más machista de Maluma

De nuevo, la tendencia narcisista de los selfies es objeto de estudio. Esta vez ha sido la Universidad de Toronto la que se ha encargado de analizarlo en un interesante estudio que desmontará todo aquello que creías hasta el momento.

En el estudio han participado 198 estudiantes de los cuales 100 afirmaron hacerse selfies con regularidad (a los que llamaron 'selfie-takers'). Los 98 restantes, no se consideraron fanáticos de las autofotos pero sí afirmaron hacerse alguna de vez en cuando. 

Publicidad

Los investigadores pidieron a los participantes que valorasen sus fotos para determinar cómo de atractivos se sentían y cómo creían que podrían gustar en las redes sociales a través del medidor 2.0 por antonomasia: los 'likes'. 

Las mismas fotos fueron valoradas después por 178 miembros que actuaron como evaluadores externos de medición.

Los resultados concluyeron que ambos grupos (tanto los 'selfie-takers' como los no 'selfie-takers') creían que iban a verse más atractivos en sus fotos de lo que en realidad les vio el grupo de evaluadores independientes. Además, de aquellos que se hacían selfies con más frecuencia se obtuvieron unos valores significativamente más altos en cuanto al valor que daban a sus selfies respecto a las fotos tomadas por otras personas.

More From Actualidad
20 articles
Solidaridad a domicilio
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades...
El videoclip más machista de Maluma
El vídeo del 'pre-show' de Victoria's Secret
La alfombra roja de los Fashion Awards

"Los 'selfie-takers' tienden a sobrevalorar todos sus atributos y cualidades positivas en sus selfies", dijeron los investigadores. 

Ya es una realidad empírica: la era 2.0 es la era del narcisimo y, ¡oh! ¿sorpresa? Nuestros selfies molan menos de lo que creemos. (Cuidado, Kim.)