Flores DIY

Si no tienes demasiado dinero para gastar en obsequios para tus invitados, te proponemos una idea sencilla, divertida y muy primaveral para agradar a familia y amigos: una planta 'hecha' por vosotros mismos.

Está claro que, si el presupuesto es bajo, hay que aguzar la imaginación y sacar el máximo partido a la creatividad para que nuestra boda siga resultando un éxito y, claro está, el día más importante de tu vida.

Una de las partidas básicas de la factura de un enlace es el regalo para invitados, ese obsequio con el que se agradece su presencia y se pretende que sirva como recuerdo del día. Regalar cuadernos, espejitos, botellas de vino, cestitas con caramelos.... puede encarecer mucho el presupuesto, sobre todo si son pocos invitados (generalmente te hacen un precio especial si se encargan muchos regalos).

Publicidad

Te proponemos un regalo divertido y sencillo y, además, original, puesto que no será el típico obsequio que se guarda en un cajón. Tus invitados podrán verlo crecer e, incluso, serás testigo de su evolución. ¿Qué es? Una plantita DIY.

Solo necesitáis tarros de cristal, arena y pequeñas plantitas que signifiquen algo para vosotros; o, si lo preferís, semillas. Si es una o flor con un aroma especial (rosa, lavanda, lilas...) podéis hacer que el salón del convite esté adornado con la misma, para que sea algo así como 'la planta de vuestra boda'.

Lo más popular

Una vez elegida la flor o plantita, ¡manos a la obra! Los tarritos de cristal deben ser pequeños, para que sean más manejables. Rellenadlos hasta la mitad con arena o tierra y poned dentro las plantas o flores elegidas; si sobresalen un poquito, mejor.

Ahora solo queda decorarla un poco: escribid vuestros nombres en el tarro, firmadlos o atad un lazo (todos del mismo color o diferentes colores, como prefiráis) con una tarjeta en el que aparezcan los nombres, lugar y fecha del enlace. También podéis poner una frase que os guste.

Esta idea puedes modelarla como prefiráis. Si no os gustan los tarros de cristal, podéis usar macetas de barro, de colores, de metal, botellas... O forrarlos de rafia, de papel, con cordones de colores... Solo tenéis que hacer vuestra esta idea tan especial. ¡A por ello!