Guárdame el secreto

Ya tienes el traje de tus sueños para esa fiesta maravillosa, para esa boda de noche, para ese esperado cóctel de jardín o para esa entrega de premios en la que brillarás con luz propia. Pero… ¿qué pasa con la lencería? ¿Cómo elegir la ropa interior que más favorezca a tu 'look'? Ten en cuenta todos estos consejos para lucir como una estrella.

Cada vez que ves una alfombra roja, quizás te mueras de envidia al ver el tipazo de las actrices, cantantes, modelos e 'it girls' luciendo vestidos increíbles. Pues no es oro todo lo que reluce: aunque estén en su peso y tonificadas, en muchos casos la clave de ese 'look' perfecto es una buena lencería que saque el mejor partido a su figura.

Sujetadores con cortes especiales, braguitas 'push up', medias reductoras, fajas compresoras… La lencería de fiesta es todo un mundo en el que, para adentrarse, lo primero que tienes que tener en cuenta es qué tipo de vestido  o traje vas a lucir y cómo quieres llevarlo.

Publicidad

Por ejemplo, si tu traje tiene los hombros y/o parte de la espalda descubierta, lo más recomendable es elegir sujetadores con tirantes multiposición o sin tirantes. En este segundo caso, pruébatelo con calma para comprobar que no se te clava, que puedes realizar movimientos con comodidad y que el pecho queda bien recogido (al margen de si la prenda tiene efecto push-up o no).

Con un vestido de escote generoso, una de las mejores soluciones es el sujetador tipo balconet o lencería con aros, incluso con efecto push-up, pero sin que quede demasiado llamativo y sin que salga mucho 'canalillo'. Recuerda: menos es más. 

Lo más popular

El traje con escote en V requiere de un tipo especial de sostén más abierto, con pico entre las copas, que se cerrarán más en el pecho. Si es halter, además de lo anterior, el cierre de los tirantes deberá hacerse en el cuello, de forma delicada y discreta.

Para un traje tipo sirena, puedes apostar por vestidos de compresión, pantalones que recojan la cadera y afinen la cintura, bodyfajas o solamente fajas (pantalón o falda). Están hechas por bandas elásticas que modelan la tripa o el trasero. Algunas fajas llevan un gancho para unirse al sujetador y convertirse en una 'sola pieza', para que no se desplacen.

Y si no te atreves con nada de esto y prefieres algo sencillo y cómodo siempre te queda la opción clásica de las medias moldeadores, que recogen tripa y cintura, estilizan las piernas y, en algunos casos, elevan y redondean el trasero.