¿Por qué no podemos parar de hacernos 'selfies'?

Que Kim Kardashian sacara un libro con más de 1000 y que un mono se haya tomado el suyo propio nos hace sospechar... algo pasa con los 'selfies'.

Lo más popular

Fue la palabra del año en 2013, ya hay libros editados con cientos de ellos y se ha convertido en objeto de estudio por parte de expertos en todo el mundo... y con razón. Hacerse un 'selfie' ha pasado ya a la lista de cosas que hay que hacer sí o sí antes de morir porque, si no lo haces, eres un raro. Básicamente, la sociedad ha ido poco a poco dictaminando esa sentencia.

Que los propios presidentes de los gobiernos se los hagan, que haya animales con cuentas propias repletas de selfies diarios, que abra portadas de diarios de todo el mundo porque fue la anécdota de la noche de los Oscar's o que sea lo primero que hacen por la mañana millones de personas en todo el mundo...  ha llevado a este fenómeno al nivel más alto de su historia, a pesar de que hacerse una auto-foto no sea de hoy. De nuevo, las redes sociales vuelven a ser el motor de todo y, en este caso, el álbum más grande de la historia.

Publicidad

Pero ese acto de fotografiarse a uno mismo con ese afán de protagonismo y esa necesidad vital, como la que le ha llevado a Kim Kardashian a preparar su libro para el próximo año con más de 500 páginas llenas de auto-fotos, tiene que tener alguna explicación. Por supuesto, hemos investigado sus razones para entender por qué no podemos vivir sin hacernos un 'selfie' casi cada día. Como apunte, Kim Kardashian ha titulado a su libro “Selfish” (Egoísta) y no podía haberlo llamado mejor.
Para empezar, colocan al narcisismo humano como una de las principales causas por la que nos sacamos más auto-fotos que veces pestañeamos al día. Así lo confirman un grupo de expertos en un estudio publicado por la Universidad de Michigan.

Lo más popular

Según este estudio, las redes sociales actúan como espejo y megáfono de cada uno de nosotros. El estudio, realizado a más de 500 personas con edades entre los 19 y los 35 años, demuestra que da igual la edad que tengamos, todos somos unos narcisistas natos y sólo varía el medio en el que nos mostramos, afirmando que los jóvenes utilizan más la red social Twitter como su megáfono personal y los adultos son más partidarios de sumar “likes” en sus perfiles de Facebook entre los círculos más cercanos.

Y resulta curioso, pues una de las conclusiones más llamativas que sacaron los expertos es que esa necesidad de auto-fotografiarnos tiene como objetivo comparar nuestra auto-percepción con la que tienen los demás sobre nosotros. Una especie de búsqueda de reconocimiento a través de un espejo social.

Instagram es otro punto clave en esto de los 'selfies' y si no, que se lo digan a la ya mencionada Kim Kardashian, entre otras, que dio buena cuenta de ello en su viaje a Tailandia, en el que recibió como regalo una Polaroid y se hizo nada más y nada menos que más de 1000 'selfies', muchos de ellos, por supuesto, expuestos en su perfil.

Sobre esto también tiene algo que decir el autor del libro «Smarter Than You Think: How Technology Is Changing Our Minds for the Better», Clive Thompson, que también está de acuerdo en que buscamos el reconocimiento de los demás a través de los 'selfies': “Tomarse fotos es una forma de entender cómo te ven los demás”, afirma en este artículo para el New York Times.

Pero todo esto va incluso más allá. Párate a pensar un momento: ¿qué foto elegirías de ti mismo si te dieran a elegir entre una sin filtros y otra retocada con Photoshop en la que te han dejado una piel y un brillo dignos de imagen de Victoria Secret? Seguramente tu respuesta sea similar a la de la mayoría de las personas del estudio llevado a cabo por la University College London.

Tras experimentar con un grupo de control y ver que la mayoría se decantaba por la foto retocada, se demostró otra razón fundamental para explicar el por qué de tanto 'selfie':  buscamos nuestra mejor versión. Los cánones de belleza se sitúan actualmente en tales niveles que nos hallamos en una búsqueda exasperada de reconocimiento social dentro de ellos. Y no hay mucho que hacer al respecto porque, como afirma Clive Thomson en el artículo del New York Times, es algo intrínseco al ser humano el hecho de exponernos ante los demás y observarnos entre nosotros.  Nunca el estado del yo estuvo tan presente en las vidas de la gente. En definitiva, un 'selfie' no es más que la preservación de este estado.

Uno de los vídeos más compartidos este año tiene Kirsten Dunst como protagonista y la crítica a los selfies como objetivo. 'Aspirational', dirigido por Matthew Frost, critica esa obsesión por recoger 'likes' como si la vida de que uno enseña en las redes sociales fuera la de verdad, y como si esos comentarios a nuestras fotos también lo fueran.

ASPIRATIONAL from Matthew Frost on Vimeo.

Por supuesto, también están los partidarios que opinan que es una cuestión de memoria social para proteger de alguna manera el pasado, presente y futuro de forma 2.0, como así lo considera el experto en redes sociales Nicholas Carr (autor de «El gran interruptor. El mundo en red de Edison a Google»). Y desde luego es otra razón más pero una cosa está clara: ¡ay qué ver lo que nos queremos y nos gustamos a nosotros mismos!

¿Tienes la autoestima baja? No lo dudes, sonríe, 'selfie' y filtro Valencia.