Sobre cómo el athleissure mató a los stiletto

Con las ventas de los tacones cayendo en picado, parece que las sneakers, bailarinas y plataformas han llegado (felizmente) para quedarse. 

Lo más popular

Pensar en alguna escena de Sexo en Nueva York es pensar en Sarah Jessica Parker como Carrie Bradshaw haciendo cualquier cosa (corriendo, por norma general, sobre los adoquines de la ciudad, bajo la lluvia o huyendo de Big) sobre tacones de 12 centímetros.

Publicidad

Bradshaw solía decir cosas como: "Sin un hombre a la vista, decidí rescatar mis tobillos de una vida de aburrimiento comprando pares y pares de zapatos de Jimmy Choo". La serie elevó de forma vertiginosa el estatus de este artículo, elevando también el prestigio de firmas como Manolo Blahnik o Jimmy Choo e inspirando a muchas mujeres a seguir sus "arqueados" pasos.

Hoy, sin embargo, los stilettos de Bradshaw se han quedado tan anticuados como algunos de los diálogos de Sexo en Nueva York -a recordar: "Ni siquiera estoy segura de que exista la bisexualidad. Creo que sólo una parada en el camino a Gay Town"-.

Lo más popular

En 2016, Carrie Bradshaw usaría sneakers. De acuerdo con datos proporcionados por la empresa de investigación NPD Group, las ventas de tacones han caído más de un 12% en los últimos dos años, mientras que las ventas de zapatillas y plataformas han crecido. 

"Yo casi he dejado de usar stilettos", afirma la redactora jefe de moda de ELLE.com, Nikki Ogunnaike. "Son incómodos y no permiten que me mueva de la forma en que me gusta. Son poco prácticos". Ogunnaike ahora está a favor de las plataformas o las sneakers para sus maratonianos días entre showrooms. "Si pudiera usar zapatillas de deporte todos los días, lo haría", dijo. 

Lo que Ogunnaike dice concuerda con lo que afirma Beth Goldstein, analista de calzado y accesorios de moda de NDP, "las sneakers son prácticamente el nuevo zapato de vestir y se puede usar con casi cualquier cosa". De hecho, no es una mera coincidencia que la popularidad del stiletto haya disminuido mientras que la tendencia athleissure incrementó. "La tendencia activa es un factor clave en este cambio", dijo Goldstein. "Mientras que algunas mujeres nunca renunciarán a sus tacones de aguja, muchas otras están felices de poder abrazar esta nueva visión que no es una tendencia más, sino que es comodidad".

Los pantalones de chandal y los tacones, simplemente, no funcionan (a menos que seas Rihanna y tus pantalones sean de Gucci). Pero esa no es la única razón de la muerte de los stilettos. La tendencia athleissure ha dado a las mujeres el permiso para llevar calzado cómodo en todo tipo de ocasiones y ahora que se han acostumbrado a que no haya dolor, no es nada probable que se vaya a renunciar a ello a corto plazo. 

"Estamos en un momento muy informal y casual, guiado por la popularidad del look deportivo y atlético", dijo Goldstein. "Esto se ha traducido en diferentes estilos dentro de la moda con una función muy importante. Las mujeres se pasan corriendo de aquí para allá todo el día así que es más que aceptable utilizar un calzado que sea realmente confortable". 

Publicidad

A pesar de que la popularidad de la ropa deportiva comienza a disminuir, la importancia que se la atribuido a la comodidad y a la funcionalidad sigue en alza y ha marcado una nueva era en cuanto a opciones de calzado. "Han surgido muchas alternativas espectaculares al stiletto que hacen que estar cómodo sea bastante sencillo", dice Ogunnaike.

Una de esas alternativas han sido los tacones bajos. Según NPD, las ventas de este calzado crecieron un 13% sólo en el año 2015. 

"Creo que las mujeres los buscan porque les hacen sentirse actuales y modernas sin llegar a vestirse con ellas demasiado formales y porque son un calzado lo suficientemente cómodo para correr de un lado a otro", dice el diseñador Maryam Nassir Zadeh, creador de algunos de los zapatos de tacón bajo y plataformas más codiciados por it girls e insiders de la moda.

Lo más popular

A pesar de que considera que sus sandalias tienen aún una asignatura pendiente, uno de los modelos más populares de Nassir Zadeh es la plataforma Roberta, un zapato con un cómodo tacón cuadrado de poca altura que lanzó en el otoño de 2013. 

"Me sorprendió que se hicieran populares tan rápidamente", dice. "Al principio hicimos muy pocos pares pero que cada vez que aparecían en prensa se vendían de inmediato". Y es fácil ver el atractivo de Roberta. 

Ayuda, también, que este tipo de tacón se complementa perfectamente con las nuevas formas de pantalones. Después de años de vaqueros ajustados, el año pasado se vio un renovado interés por el vaquero ancho y de corte acampanado - ambos, dice Goldstein, por el estallido del tacón más grueso o calzado "chunky". Un par de stilettos y unos pantalones de pernera exageradamente ancha, por ejemplo, está desfasado. 

"El otoño pasado, los botines de caña baja fueron el único tipo de bota que creció, debido en parte a la renovación de los pantalones de campana y los vaqueros boyfriend", dice Goldstein. 

Dejando las tendencias a un lado, la caída de los stilettos es también un indicativo de un aumento de la confianza entre las consumidoras, una de las cosas que cada vez tiene más importancia en la generación de la individualidad. La generación Millenial es menos leal a las marcas y está menos dispuesta a sacrificar su comodidad personal.

"Escuché una vez decir a un diseñador de zapatos de lujo que él nunca querría que nadie viera sus zapatos como algo cómodo", dice Kit Yarrow, psicólogo de consumidores. "Recuerdo que pensé: las mujeres jóvenes de hoy no irán con ellos a su puesto de trabajo. No se trata de ti y de tu obra de arte, sino de mi y mis pasos". 

Laurel Pantin, directora de El Coveteur, dijo que renunció a los tacones, en parte, porque: "Me siento más cómoda conmigo misma, por lo que no creo que tenga que hacer un esfuerzo tan duro llevándolos. Ahora visto lo que quiero vestir y me siento bien con ello en comparación con lo que creo que debería estar vistiendo". 

Gracias a la proliferación de las redes sociales y los blogs de moda, los consumidores de hoy no tienen que esperar a que se les diga qué comprar. Pueden decidir por sí mismos. Y cada vez más, están optando por dejar fuera a los stilettos.

Vía ELLE.com

De: Elle