"Mamá, quiero ser Instagramer"

Y los blogs de moda, ¿qué?

Instagramers

Un simple toque en el corazoncito de la izquierda basta para ser una instagramer de éxito. Bueno, aclaramos: unos cuantos miles de toques en dicho corazoncito es lo que marca esta gran diferencia. Algo así como aquellos cientos de comentarios que se escribían allá en 2007 en esos elaborados post que ahora se resumen en fotos casi millonarias dependiendo de la cuenta de la que se trate. 

Y es que, sabiendo lo que Danielle Bernstein (del blog We wore what) contó acerca de lo que puede llegar a cobrar una instagramer, no hace falta pararse a pensar más acerca de las razones de esta evolución. 

De las prendas de regalo, los post a 10 € o los sorteos con productos gratuitos a ganar entre 4.000 y 13.000 € por la subida de una foto a través de un smartphone. Aquello de comentar esos post que llegaban en los avisos de los feeds diarios ha pasado a mejor vida. Un comentario con tu móvil y ya está todo servido. La rapidez con la que Instagram alimenta el ansia visual suple con creces la necesidad de entrar a través de tu ordenador a cualquier site para ver el estilismo del día de esa persona que tanto te inspira. Aunque, si bien es cierto, hay quien merece una parada obligatoria cada día para poder disfrutar a la antigua usanza. 

¿Pereza o rentabilidad? ¿Hasta qué punto han dado de si su propia imagen? ¿Qué demandan las usuarias? Hemos hablando con Cynthia Bagué, bloguera española al frente de Somewhear con unos cuantos años en la blogosfera, para darnos su opinión acerca de esta evolución y cómo lo ha vivido ella desde su página web. 

Publicidad

Cynthia Bagué

Estilista, diseñadora gráfica y responsable de Somewhear, lleva blogueando desde 2008 y es a través de su visión desde donde analizamos esta evolución. 

¿Blog o Instagram?

Preguntamos a Cynthia sobre el movimiento desde dentro. Nos cuenta que, desde que transformó su blog a una página web con más contenidos a parte de los looks diarios, notó un aumento de visitas y usuarias. Algo que nos hace sospechar sobre el cambio en los gustos o, quizás, que toda moda siempre tiene un final. Sobre Instagram, nos cuenta algo interesante y es que la red social es la catapulta perfecta para lograr el tráfico de estos blogs, el complemento perfecto para determinados temas o post.

Cynthia nos lo confirma: "Instagram me ha ayudado a crear comunidad, he encontrado a gente afín y para la que disfruto escribiendo." Y nos aclara algo más: "Cuando publico sobre belleza o lifestyle, el público de Instagram va al blog a leer el post completo pero, por ejemplo, con los posts de outfits hay menos movimiento en el blog una vez que ya han visto el look en Instagram. ¡Es normal!"

 

  

 

 

Publicidad

Rentabilidad

 

Es un hecho que ser blogger es actualmente una profesión, para algunas, más que rentable. Sobre esta rentabilidad preguntamos a Cynthia. ¿Cómo actúan las marcas con ellas? ¿Cuál es su apuesta fuerte? Cynthia nos cuenta que siguen apostando por el formato post, mucho más elaborados. Sin embargo, la acción se complementa con la ayuda de Instagram para aportar mayor visibilidad. "Es una especie de alianza entre lo escrito y lo que puede transmitir una sola imagen". Otras blogueras, sin embargo, han encontrado en la red social una gran fuente de ingresos.

Vía rápida

 

Sin embargo, la forma de contactar con ellas sí ha variado y es que encuentran en la red social la vía perfecta para interactuar de forma rápida. "A muchas las contactan ahora vía Instagram, está en auge. Ahora las marcas buscan algo más rápido, más gráfico y con más influencia directa."

Publicidad

Más que una imagen

 

Preguntamos sobre hasta qué punto cree que puede explotarse la imagen de una bloguera. ¿Es necesaria la sobreexposición? ¿Hasta dónde se es capaz de llegar en la red social? Cynthia nos cuenta algo interesante: "Si las cosas se hacen con calidad y mimo, se puede llegar alto en Instagram. Yo sigo a muchas bloggers nórdicas y estadounidenses que tienen unas galerías de Instagram maravillosas y como ahora hay apps que ya te permiten comprar desde Instagram las cosas que sacas en las fotos (con comisión para la blogger), el beneficio para quien lo haga bien es doblemente alto."

Imágenes frente a contenidos

 

Esta evolución ha aportado calidad a los blogs. Según Cynthia, "Instagram es puro bonitismo: imágenes perfectas y bonitas, pero que a la vez expresen algo real y te inspiren." Los sites han pasado a ser contenidos más elaborados donde la gente busca algo más que una imagen. Contenidos que se puedan compartir en otras redes sociales mientras que en Instagram se busca la inspiración rápida visual. Inspiración que no deja de ser el filón perfecto para una nueva vía comercial.

Publicidad

Los nuevos nichos

 

Por supuesto, toda evolución conlleva una especialización y creación de nuevos nichos. Las blogueras lo saben. Saben que la demanda varía y ya no se busca sentirse identificada con esa persona respecto a la forma de vestir, sino que se busca la belleza en el propio contenido: fotografías bien hechas, realismo, tutoriales… El post del "look of today", busca su renovación al mismo tiempo que en Instagram se explota con mayor inmediatez.

¿Hacia dónde...?

 

La pregunta del millón: ¿hacia dónde va el rumbo? Ni siquiera ellas pueden saberlo. El informe de Google Fashion Trends es una primera ayuda para el próximo año. Pero lo cierto es que todo evoluciona a la velocidad de la luz. Cynthia reconoce que sólo unos pocos sabrán adaptar sus contenidos a los nuevos tiempos. Sólo unos pocos serán los "supervivientes". Y los que no, tal y como ella misma nos dice, "siempre tendrán Instagram para subir su look del día".