Amor a la italiana

Inspiración ibicenca, mujeres envueltas en blanco impoluto, brillante, plagadas de crochet y joyas doradas que le harán ser el centro de todas las miradas... los italianos suben a la mujer en un sensual altar esta temporada.

Prepárate para pasar uno de los veranos más románticos enfundada en vestidos midi de tejidos suaves, haciendo uso del lamé blanco para brillar bajo la luna y complementando tus looks con grandes joyas doradas, cual mujer italiana de mitad del siglo pasado.

Una espectacular y acertada mezcla entre la pureza del campo, la sensualidad y feminidad de la mujer y las tardes ibicencas que crearon ese estilo adlib que tanto está hoy en boca de todos han dado como resultado a una de las colecciones más admiradas de la temporada. Los italianos Domenico Dolce y Stefano Gabbana presentaban a finales del año pasado una propuesta que más tarde se convertiría en una de las tendencias fundamentales de la primavera-verano 2011.

Publicidad

¿La clave? Los vestidos románticos con brocados, bordados de crochet, hechos con algodón fino, lino o seda y en blanco como color principal. Las cuñas de esparto o rafia o el tacón ancho e infinito de madera se convertirán, por ende, en los mejores aliados para las tardes estivales y como complementos, las grandes joyas de oro tales como aros trenzados, pendientes florales o collares babero.

Lo más popular

Los diseñadores se arriesgaron un poco más y apostaron por incluir elementos más salvajes para dar un toque más exótico y sensual (si cabe), al look: el estampado de leopardo. Mezclado con el romántico crochet blanco y los complementos en el mismo color, el felino se dejó ver tanto en vestidos largos de vuelo como en minivestidos. No dejaron indiferente a nadie y hubo quién ya se enamoró por aquel entonces de la primera muestra de amor a la italiana que los creativos expusieron en Milán.

Te lo advertimos, eclipsarás todo a tu alrededor.