Intercambio de parejas

Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología - 29-12-2008

"Mi novio me ha planteado hace poco ir a un local de intercambio de parejas. La verdad es que me tienta la idea pero me pregunto si puede afectar negativamente a nuestra relación..." M.A.F.

En materia de amor y sexualidad, lo que imponen las reglas de las sociedades occidentales es que es un asunto de dos. La vida en pareja parece que lleva implícito la exclusividad sexual... Mirando a otras culturas, en cambio, la sexualidad no es un asunto privado en el que sólo participan dos personas, sino que puede ser ampliado: se puede hacer el amor en presencia de otras personas, o hacerlo entre tres o más parejas.

En nuestra sociedad estas posibilidades se reducen, por regla general, al mundo de los sueños y las fantasías eróticas. Pero no nos engañemos, aún siendo así las normas sociales en materia sexual, el intercambio de parejas o swinging se está extendiendo cada vez más en los últimos años como una práctica pactada con la pareja. A muchas personas les permite la realización de sus fantasías y la introducción de novedades sexuales y creatividad en sus prácticas sexuales.

Ahora bien, tu pregunta es: ¿el intercambio de parejas es peligroso para la propia pareja? Como regla general, el intercambio será negativo en aquellas parejas en las que uno de los dos miembros se sienta víctima del comportamiento sexual del otro, que es el que reivindica desinhibición y libertad. Una pauta a seguir en este tipo de cuestiones es no embarcarse en esta clase de prácticas si no se está segura de querer hacerlo.

Por tanto, si tú no lo tienes claro, no te dejes utilizar para la realización de la fantasía de tu pareja. La experiencia de intercambio puede ser negativa si tus diferencias sexuales son incompatibles: él quiere realizar una fantasía y tú no estás segura de querer hacerlo pero cedes por amor. Por otra parte, habréis de ser precavidos y pensar hasta dónde queréis llegar con la otra persona del intercambio, (besos, tocamientos, coito….). Estas prácticas suelen afectar a la estabilidad de la pareja cuando ambos no lo tienen claro y no se concretan los pasos mutuos.

Celos e inseguridad

Uno de los problemas que podemos tener que afrontar en el intercambio, son los celos y la inseguridad. No es fácil ver cómo tu pareja hace el amor con otra persona. Es fundamental saber poner límites y confiar plenamente en la pareja con el fin de que luego no haya recriminaciones, puesto que una vez realizado no hay vuelta atrás….

Las motivaciones que pueden llevar a las parejas a proponer esta práctica en su relación, son variadas; unas veces puede ser el deseo de animar la vida sexual, o de introducir novedades; o a veces, el intercambio de pareja se decide como un experimento terapéutico. Algo que se decide para salvar la sexualidad aburrida y rutinaria de una pareja que ha tocado fondo sexualmente. Pero, sea cual sea vuestra intención al proponer el intercambio a la pareja, debéis de tener claro que el swinging no significa crear una intriga, ni un juego para salvar vuestra relación sexual de pareja.

Tampoco debe basarse en la intención de dar celos a la pareja o como una forma de conseguir la valoración personal a través del deseo que provocamos en otros. A veces, lo que se esconde detrás de un intercambio que aparentemente significa libertad sexual, es una comparación o una competición para demostrar quién es mejor.

Pactado por ambos

Será una experiencia positiva si el swinging está pactado por ambos y si- el intercambio- lo consideráis como un paréntesis erótico en vuestra relación. De esta forma, puede constituir la realización de muchas fantasías y convertirse en una experiencia para saciar la curiosidad erótica y probar nuevas sensaciones. El intercambio puede ser una forma positiva de encuentro sexual consentido con otros, siempre que haya un pacto mutuo con tu pareja. No olvides que el intercambio implica el placer de entregarse a otro, manteniendo esta conducta en el seno de la pareja. El núcleo fuerte seguirá siendo vuestra pareja.

Y como precaución te recuerdo que, aún viviéndolo como algo positivo y bueno para la pareja, hay quién encuentra en el intercambio un obstáculo imprevisto: su propio cuerpo. Ciertas personas no pueden entregarse totalmente a la experiencia del intercambio, y están más pendientes de lo que ocurre con su pareja, que con el placer de su experiencia. Y es que…., los sentimientos nunca se pueden excluir de estos encuentros que en teoría son puramente sexuales. Hay veces que despiertan celos, inseguridades, desconfianza….

¿Cuáles son las reglas?

Y si te lanzas,… ¿Cuáles son las reglas? En primer lugar, nada de implicación amorosa, nada de celos, el intercambio significa un encuentro sexual con otros/as que divierta, sin crear fracturas en vuestra pareja. De hecho, una vez que se vuelve a casa, a los swingers les gusta comentar la experiencia y recuperar el deseo de hacer el amor…pero esta vez… ¡a solas con la pareja!

Universo ELLE
  • Suscripcion revista Elle

    Suscríbete on line y recibe 12 números +  LÍNEA COSMÉTICA ANTI-MANCHAS de BELLA AURORA.

  • Revista digital

    ¿Disfrutar de tu revista Elle desde tu tablet, donde y cuando quieras? Sólo tienes que descargarte gratis nuestro Quiosco Elle y… voilà!

  • Newsletter Elle

    Lo mejor de Elle.es en tu correo, cada semana. ¿Te vas a resistir? Date de alta gratis en nuestra Newsletter, así de fácil.

  • Elle en tu iPhone

    Gira la rueda y accederás a todo el universo Elle, en tu Smartphone. Descárgate gratis nuestra aplicación en App Store.

  • Elle Gourmet

    Más de 5.000 recetas gratis en tu móvil, disponibles para iPhone y Android. ¡Buen provecho!