Sexo Anal

¿Qué normas debo seguir para tener un sexo anal, sano, saludable y sin riestos para la salud?

El sexo anal puede ser tremendamente excitante para algunas personas. El perineo y el ano constituyen un área de gran sensibilidad para hombres y mujeres, independientemente de que sean homosexuales o heterosexuales. El ano presenta infinidad de terminaciones nerviosas, de modo que es una zona erógena presente en los juegos eróticos de muchas parejas.
El sexo anal consiste en la estimulación del ano en la relación sexual. Podemos estimularlo con la boca, con la mano, con algún juguete vibrador…, o mediante el coito.

Como cualquier otra actividad sexual, el sexo anal requiere de un aprendizaje y de información adecuada para poder practicarlo con placer, seguridad y de forma cómoda y relajada. El esfínter anal es un músculo que se contrae y se dilata, de forma que puede ofrecer cierta resistencia a la penetración. Es muy importante que la persona esté relajada y que la penetración se haga con un cuidado especial. Para que sea un acto placentero, lo esencial es intentarlo poco a poco y siempre después de haber estimulado -previa lubricación- toda la zona anal.

¿Cómo practicar el sexo anal para que sea saludable, sin riesgos y placentero?
Si os estáis iniciando en la práctica del sexo anal os animo a practicar lentamente y empezar con un “masaje anal”. Consiste en que estimuléis el ano con los dedos o con un vibrador, todo con mucha lubricación en toda la zona. En la medida que vais realizando el masaje -siempre en complicidad con vuestra pareja- ir introduciendo el dedo o el juguete sexual poco a poco sin ningún tipo de prisas. De esta forma, el esfínter anal -si la persona esta relajada y cómoda- va paulatinamente aprendiendo a dilatarse como respuesta a nuestra estimulación. Una vez que vayáis practicando estos juegos, ya veréis como la penetración con el pene es más fácil y placentera.
Si en algún momento duele no hay que forzarlo, todo lo contrario, hay que dejar de intentarlo inmediatamente. Es aconsejable realizar penetraciones suaves y paulatinas, para que el ano vaya dilatándose poco a poco hasta acomodarse al tamaño del peneEl ano no se autolubrica -su mucosa es diferente a la vaginal- por tanto es muy importante que utilicéis cremas y lubricantes, no sólo para la penetración, sino también cuando estimules la zona perianal con la mano o con un vibrador.

Hoy en día puedes encontrar en las tiendas especializadas una buena colección de lubricantes y productos específicos para el sexo anal. Algunos lubricantes anales llevan incluidos productos que ayudan a la dilatación anal para hacer la penetración más fácil.
Sin embargo, a pesar de los lubricantes, geles y cremas que existen para el sexo anal, no debéis olvidar que las penetraciones y los movimientos coitales no deben ser tan profundos y tan “salvajes” como cuando practicáis el coito vaginal, ya que se pueden lesionar algunos tejidos.

La clave para que la penetración sea placentera es que la persona penetrada marque el ritmo y establezca el nivel de penetración que le gusta y resulte adecuada para su comodidad y satisfacción.

Mi última recomendación estaría encaminada a recordaros que debéis utilizar preservativo, tanto para la prevención de las infecciones de transmisión sexual, como por los virus y bacterias que se alojan en el recto.
Y no olvides que….¡Si realizáis penetraciones anales y vaginales alternativamente debéis cambiar el preservativo, en caso contrario facilitaríais las infecciones¡

Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología - 14-12-2010