Perfumes con feromonas, ¿funcionan?

Miren Larrazábal, presidenta de la FEES y directora del Instituto Kaplan de Psicología y Sexología de Madrid - 11-05-2009

"He oído hablar de los perfumes con feromonas para atraer a los hombres. ¿Es cierto? ¿En qué consisten?" Adriana Gómez

Las feromonas son sustancias químicas que segregadas en el ambiente por individuos de una especie, son percibidas mediante el olfato por otros individuos de la misma especie, provocando en ellos un cambio físico o de comportamiento de forma involuntaria. Las feromonas fueron identificadas en primer lugar en los insectos.
Para atraer a miembros del otro sexo, los insectos utilizan sustancias químicas denominadas feromonas. La primera feromona que se identificó la segrega la hembra de la mariposa del gusano de seda para atraer a los machos. ¿Pueden los humanos usar este mismo tipo de señales “químicas” para atraer a sus potenciales parejas? Al parecer, según los científicos esto es sólo una fantasía o el deseo de algunos…

Pretender que con la ayuda de una colonia hecha a base de feromonas humanas vamos a atraer a nuestro potencial amante, derribando los obstáculos anulando su voluntad de elección, parece que es más una fantasía erótica que una realidad. Esto es lo que al parecer nos dice la ciencia. Pero fantasía o realidad el hecho es que en el mercado abundan sustancias- colonias, cremas, perfumes…- que nos prometen el deseado efecto de atracción irresistible. Aunque hasta hace poco no se había comprobado que existían feromonas humanas, popularmente estas sustancias siempre se han asociado a una rápida respuesta en la atracción sexual en los humanos.

La realidad es que todavía no se sabe científicamente si las feromonas de los seres humanos tienen tantas consecuencias como en los animales, no se ha publicado en medios científicos que se haya aislado e identificado ninguna feromona humana, pero algunos estudios han demostrado que las hembras humanas respondemos a alguna sustancia química- sin identificar- obtenida de la axila del varón. Esta sustancia química parece que afecta la secreción de hormonas reproductivas de la mujer y a nuestro estado de ánimo. Hasta aquí es lo que nos puede decir la ciencia con respecto a las feromonas humanas, pero hay mucho más en que decir con respecto a los olores y su papel en la sexualidad humana.
El olfato es el sentido más primitivo y el más desarrollado en los mamíferos.

Aunque en el ser humano se ha ido atrofiando, todavía cumple un papel muy importante en el proceso de atracción y seducción entre hombres y mujeres. Parece que hay olores que nos provocan respuestas muy positivas y nos mantienen receptivos y con interés a la persona que lo porta; por tanto podríamos decir que para nuestra especie los olores constituyen potentes estímulos sexuales: consideramos “sexys” y eróticos algunos aromas. Para los momentos íntimos preferimos y seleccionamos con nuestro olfato esencias que favorecen nuestros encuentros íntimos.

También el olor es un elemento importante en nuestra memoria sensorial y recordamos el aroma de nuestros amantes más queridos. De igual forma el olor de un perfume nos puede hacer viajar a otra época y recordar momentos o personas que identificamos con ese aroma… ¡el poder seductor de un olor es increíble! Lo que no parece posible en los seres humanos es obtener la misma respuesta a las feromonas que se produce en los animales: una atracción irresistible e involuntaria hacia el individuo que segrega la sustancia.

¿Es seductor tener todos el mismo olor?

De todos modos si existiera algo así y se pudiera sintetizar en forma de colonia, crema o aceite cosmético, el hecho de que todos dispusiéramos de esta arma de seducción, restaría su poder erótico y la magia que envuelve al mundo de la atracción y el deseo sexual se desvanecería. Todos desprenderíamos el mismo aroma e inhalaríamos los mismos olores del sexo opuesto. ¿Qué tiene esto de seductor?...
La seducción se asocia a la autenticidad, a diferenciar a alguien del resto, a elegirlo, a identificarlo con un ser único y especial para nosotros….En este sentido potenciar nuestro propio aroma podría ser el arma de atracción más potente.
Para las mujeres, un afrodisíaco muy poderoso es el olor que desprende el cuerpo desnudo de un hombre recién duchado con su olor natural, sin fragancias que lo oculten. A los hombres les ocurre algo parecido; les gusta el olor natural de su pareja.

Indudablemente potenciar el olor natural de nuestra piel con dos o tres gotas de un maravilloso perfume- sea o no de supuestas feromonas- tiene un componente erótico que va más allá del aroma… entramos en el arte de la seducción y sus distintas estrategias. Ningún olor resulta tan irresistible, ni produce tanta atracción como el aroma que se transmite la confianza en nuestro propio poder erótico.
Empecemos por creer en nuestro poder de seducción y cualquier aroma o esencia se convertirá en el olor con mayor potencia sexual que inhale nuestro potencial amante y, ¿por qué, no?, añadamos unas gotas del pretendido perfume afrodisíaco…, por si acaso.

Universo ELLE
  • Suscripcion revista Elle

    Suscríbete on line y recibe 12 números +  LÍNEA COSMÉTICA ANTI-MANCHAS de BELLA AURORA.

  • Revista digital

    ¿Disfrutar de tu revista Elle desde tu tablet, donde y cuando quieras? Sólo tienes que descargarte gratis nuestro Quiosco Elle y… voilà!

  • Newsletter Elle

    Lo mejor de Elle.es en tu correo, cada semana. ¿Te vas a resistir? Date de alta gratis en nuestra Newsletter, así de fácil.

  • Elle en tu iPhone

    Gira la rueda y accederás a todo el universo Elle, en tu Smartphone. Descárgate gratis nuestra aplicación en App Store.

  • Elle Gourmet

    Más de 5.000 recetas gratis en tu móvil, disponibles para iPhone y Android. ¡Buen provecho!