Relación sexual sin eyaculación

Respondemos a una de las dudas más comunes

Mi pareja tiene erección normal y constante durante la relación, más no eyacula ni tiene orgasmo, ¿qué solución hay frente a esto? Gracias

Miren Larrazábal, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología - 08-03-2011

La ausencia de eyaculación y orgamo puede deberse a muchas causas, tanto físicas como psicológicas, y es necesario evaluarlas con precisión para que el tratamiento sea el adecuado. Así que, antes de nada, tu pareja necesita un buen diagnóstico que señale posibles problemas que puedan existir en su respuesta sexual. Cuando hablamos de respuesta sexual humana nos referimos a la reacción que experimenta nuestro cuerpo y nuestra mente ante una serie de estímulos que consideramos sexuales. Los estímulos que consideramos sexuales no son iguales para todas las personas. Lo que para alguno o alguna de nosotras puede ser muy erótico, para otros y otras puede ser algo totalmente indiferente a nivel sexual. Cada cual interpretamos a nuestra manera lo que nos parece sexual.

Estas diferencias individuales hacen de la sexualidad algo único a nivel personal, pero al mismo tiempo, el hecho de que haya diferencias en la erótica de los seres humanos pone las cosas más difíciles en la relación sexual entre amantes. Debemos de aprender la sexualidad de nuestra pareja y, nuestra pareja debe aprender la nuestra, para hacernos disfrutar, nuestro amante debe conocer nuestros gustos y preferencias sexuales Nada debe darse por sabido o supuesto, hay que descubrir el erotismo de nuestra pareja. Aunque tengamos mucha experiencia sexual anterior, nuestra pareja constituye un mundo sexual único que debemos explorar. De esta forma la sexualidad se reinventa con cada pareja de amantes, por eso es tan importante la comunicación y el juego de la exploración mutua…¡esa es la magia de la sexualidad!

La mayoría de las veces, la sexualidad es una experiencia placentera , pero en ocasiones, las cosas no funcionan bien y aparecen problemas en nuestra respuesta sexual: podemos tener dificultades con nuestro deseo sexual, o bien no somos capaces de excitarnos lo suficiente para alcanzar un orgasmo, los hombres pueden tener problemas con su eyaculación… Puede que nuestras dificultades ocurran ocasionalmente y, entonces, no podemos hablar de un verdadero problema sexual. Todos y todas podemos tener alguna dificultad ocasional en nuestra respuesta sexual. Los problemas sexuales sólo deben preocuparnos cuando son persistentes y reiterativos. En este sentido, los varones pueden experimentar alguna relación sexual sin eyacular, o incluso sin sentir un orgasmo.

Esta experiencia ocasional aislada, no debe considerarse una disfunción sexual. Lo infrecuente no es causa de preocupación o de disfunción sexual. En este caso, el problema sexual masculino aparece cuando lo habitual es la ausencia de orgasmo y/o eyaculación en las relaciones sexuales. Las mujeres también podemos tener alguna relación sexual sin alcanzar el orgasmo y no por ello padecer anorgasmia (disfunción sexual, que consiste fundamentalmente en la ausencia persistente de orgasmo en las relaciones sexuales). No todas nuestras relaciones sexuales acaban en orgasmo y eyaculación. Algunas de ellas, puede que aunque nos proporcionan bienestar general, no son muy placenteras. Sin embargo, cuando siempre, o con mucha frecuencia, nuestras relaciones sexuales no nos producen satisfacción, no alcanzamos en ellas el orgasmo y/o la eyaculación no se produce, podemos sospechar que podemos padecer una disfunción o problema sexual. En este caso lo mejor es ir al especialista para que estudie nuestro problema en vías de buscar la mejor solución.

En el caso que me consultas, si no existiera ninguna causa física u orgánica, aconsejo a tu amante que empiece intentando conseguir el orgasmo y la eyaculación a solas, por medio de la masturbación. Después puedes intentarlo tú masturbándole a él y por último debe intentar la eyaculación dentro de tu vagina. En esta situación, os aconsejo que adoptéis la postura en la que tu pareja esté encima de ti, ya que los movimientos de empuje de las nalgas facilitan la eyaculación y el orgasmo.

¡Mucha suerte!