Padres separados, ¿Hijos mal educados?

Yo lo educo, tú lo malcrías

Si educar a un hijo no es tarea fácil, tras una separación la misión parece doblemente complicada; sin embargo, no tiene por qué serlo, depende de cómo sea el proceso de ruptura. Lo mejor: brindar a los hijos cariño, seguridad y respeto y mantener abierto el diálogo con la antigua pareja, al menos en lo referente a la crianza.

Elle.es - 23-10-2009

No son casos excepcionales. La aprobación, el pasado abril, del divorcio rápido y la custodia compartida supusieron un paso más en la aceptación de una realidad: en España hay muchas bodas, pero también más separaciones cada vez. En 2004, último año del que se poseen datos, se celebraron en nuestro país 216.149 bodas y hubo 135.121 sentencias de divorcio y separación. Uno de cada dos enlaces terminó en ruptura. Los hijos suelen ser considerados las mayores víctimas del divorcio. El hogar que habían conocido se viene abajo sin que nadie les pida opinión, pero es un error tratarles como niños estigmatizados y achacar a esta circunstancia cualquier problema de comportamiento. “El divorcio es un factor de riesgo para el equilibrio del menor, pero depende de cómo viva ese proceso y del grado de conflictividad que exista entre los padres”, explica Rosario Cortés, profesora en la Universidad de Psicología de Granada y coautora del libro Conflictos matrimoniales, divorcio y desarrollo de los hijos (Ed. Pirámide).
La separación es un trance doloroso en el que todos sufren: padres, hijos, abuelos, amigos... Como entre los adultos, la reacción de los menores variará en función de su edad, sexo y personalidad. También influirá el contexto familiar (intensidad y duración del conflicto entre los progenitores) y social (trastornos que la separación ocasiona en su vida: mudanzas, cambio de escuela, situación económica, etc). Superadas las reacciones iniciales tras el anuncio de una separación, surge el problema de la educación. Si ésta de por sí no es tarea fácil, tras una ruptura, parece complicarse. ¿Quién se encarga, a partir de ahora, de la tarea de educar? Deberían ser ambos padres, responsables del desarrollo cognitivo, social y emocional de sus hijos; una tarea de la que no se pueden divorciar y que exige “un gran ejercicio de voluntad y responsabilidad”, señala Paulino Castells. Psiquiatra especializado en temas de familia y autor de Separarse bien (Ed. Espasa), Castells advierte a los progenitores de las principales tentaciones que suelen surgir en estos procesos: dejarse llevar por el sentimiento de culpa y ser demasiado permisivos o sobreprotectores, y resolver con regalos su falta de implicación. Sin embargo, “un hijo de divorciados no tiene por qué estar mal educado, depende mucho del estilo educativo que tuvieran los padres antes, durante y después de la separación”, indica Encarna Fernández Ros, coautora de El niño ante el divorcio (Ed. Pirámide) y profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de Murcia.
Para evitar malcriar, lo ideal, en opinión de Paulino Castells, es que los divorciados pacten la educación de sus vástagos y que este pacto se revise y actualice a medida que crecen los hijos, sobre todo cuando éstos llegan a la adolescencia. Sin embargo, la falta de entendimiento entre los progenitores no facilita este proceso. En el caso de que los padres no coincidan en las pautas educativas, se debe procurar que los hijos cumplan y respeten las propias normas, independiente de las costumbres que haya en casa del “ex”, sin caer en la tentación de criticarlas y procurando que no entren en colisión. Ardua tarea, sin duda: muchos separados no sólo no son capaces de cooperar por el bien de sus hijos, sino que los manipulan en contra del otro, lo que resulta claramente perjudicial para el menor. Se crea, además, una gran fuente de inestabilidad presente y futura, según constata la profesora Rosario Cortés en su investigación Desarrollo en contextos de riesgo, que estudia el desarrollo socio-emocional de niños y adolescentes en hogares conflictivos.
Mientras algunos estudios señalan que los hijos sufren al principio, pero acaban por adaptarse, otros alertan sobre secuelas de por vida (problemas psicológicos y mayores tasas de divorcio ya de adultos). Estudios
aparte, aunque el hijo de pareja rota probablemente mantenga la fantasía de volver a ver juntos a los padres, el objetivo es conseguir que entiendan la separación como un episodio pasado y superado, y lo harán si son felices y perciben que sus padres también lo son. En manos de los adultos y de su sentido común está facilitar el proceso y conseguir por el bien de sus hijos y de ellos mismos el bienestar emocional de todos. Unas pautas pueden ayudar a ello. No sentirse culpable: la ruptura puede ser la mejor solución a una situación perjudicial para todos.
Diálogo abierto: es importante contar a los hijos lo que está sucediendo, adaptando el discurso a su edad. Se debe responder a sus preguntas y no esperar que comprendan los sentimientos de los adultos y se solidaricen con ellos.
Ser responsables: los padres, pese a pasar un mal momento, no deben olvidar su papel como progenitores ni las obligaciones que esto implica. El niño necesita el apoyo de ambos y el “permiso psicológico” para relacionarse con el otro.Un problema de adultos: separados o no, los niños deben estar al margen de las discusiones.Una actitud serena: el hecho de estar separado no hace ser ni peor ni mejor padre, sí el mantener una actitud madura y serena, lo que ayudará a los hijos en su propio proceso.

Universo ELLE
  • Suscripcion revista Elle

    Suscríbete on line y recibe 12 números +  LÍNEA COSMÉTICA CORPORAL de SELVERT.

  • Revista digital

    ¿Disfrutar de tu revista Elle desde tu tablet, donde y cuando quieras? Sólo tienes que descargarte gratis nuestro Quiosco Elle y… voilà!

  • Newsletter Elle

    Lo mejor de Elle.es en tu correo, cada semana. ¿Te vas a resistir? Date de alta gratis en nuestra Newsletter, así de fácil.

  • Elle en tu iPhone

    Gira la rueda y accederás a todo el universo Elle, en tu Smartphone. Descárgate gratis nuestra aplicación en App Store.

  • Elle Gourmet

    Más de 5.000 recetas gratis en tu móvil, disponibles para iPhone y Android. ¡Buen provecho!