Sonidos que calman

Bienestar

El vaivén de las olas, el piar de las aves, el movimiento de la vegetación… En la naturaleza abundan sonidos que ahora se utilizan como herramientas terapéuticas por sus efectos relajantes. Solos o acompañados de instrumentos musicales milenarios; da igual, porque siempre restablecen, mantienen y mejoran la salud física y emocional.

Elle.es - 21-10-2009

El hombre lleva miles de años esforzándose en reinterpretar los sonidos y los ritmos de la naturaleza, vitaminas sonoras capaces de restaurar nuestro equilibrio físico y emocional y de proporcionarnos grandes dosis de energía.
Ahora, desde hace aproximadamente una década, la moda del bienestar y el regreso a la naturaleza parece haber llegado también a la música.Junto con la grabación de los sonidos capturados al aire libre, como el revolotear de los insectos, el soplo del viento o el murmullo del agua, también están los compases que proponen los musicoterapeutas.
Se trata de ritmos capaces de mezclar estos sonidos naturales con música instrumental de un fuerte poder evocador, muy apropiada para encontrar la relajación y el equilibrio. Cuando escuchamos estos sonidos, parece que lo hacemos con cada una de las fibras de nuestro cuerpo, y no sólo con nuestros oídos. ¿Por qué ocurre esto? “Los estados de ánimo se sustentan en frecuencias eléctricas. La música de vibraciones sutiles activa por resonancia o simpatía las mismas frecuencias en el cerebro. Al activarse tales vibraciones despiertan los estados de consciencia en ellas soportados. Es decir, la serenidad, la armonía y el afecto”, explica Fernando Díez, musicoterapeuta e intérprete del sitar hindú. Para que este tipo de música resulte realmente efectiva, lo mejor es sentirla a solas o en silencio, tumbados cómodamente y con los ojos cerrados. Si mientras la oímos, practicamos ejercicios respiratorios, técnicas de visualización, estiramientos o cantos de relajación, estaremos poniendo en práctica un excelente método para controlar el estrés y relajar nuestra mente y cuerpo.

Viejos instrumentos

Otras herramientas excelentes para luchar contra la depresión y la tristeza son los utensilios llegados de lejanas tierras, como el citado sitar hindú. Se trata de un instrumento de cuerda construido con una calabaza cuyas notas musicales penetran en el espacio psíquico de quien lo escucha, activando vibraciones de armonía y serenidad. “La música india está clasificada en ragas o sentimientos. Y ésa es la voluntad que guía premeditadamente al músico: despertar sentimientos en la audiencia de índole espiritual”, añade el musicoterapeuta Fernando Díez.También está la música de inspiración tibetana –conocida como zen– interpretada con trompetas, flautas, campanas y los famosos cuencos vibradores de cristal de cuarzo. Su misión es crear sonidos puros que resuenan entre el cuerpo físico y el espiritual, equilibrando los centros de energía.
Otro sonido para meditar, relajarse y sanar es el que emiten los móviles o campanillas de viento, “furin” en japonés. De bambú, piedra, metal o cristal, los japoneses son expertos en su fabricación. Los originales (como las que puedes adquirir de manera opcional con este número de Psychologies) están hechas de unos tubos de cobre, bronce o latón de distintos tamaños que penden de una base horizontal. Cuando entran en contacto con la brisa, emiten un suave tintineo que “aclara o alerta la mente. Despierta la atención para recibir impresiones. Produce el efecto de “abrir” las áreas cerradas. Armoniza la energía de un ambiente…”, escribe Juan Álvarez en su libro Feng Shui. La armonía de vivir. (Ed. Sirio).

¿Qué dicen los médicos?

Desde una perspectiva terapéutica, las ondas vibratorias que emiten, por ejemplo, estas campanillas afectan a nuestro ritmo respiratorio, lo que puede conducirnos a un agradable estado de relajación o, como en el caso de los monjes tibetanos, a un profundo estado de meditación. Para los doctores, resulta cada vez más evidente que la meditación que suelen practicar los monjes budistas se vale del poder del sonido y de la vibración de ciertos instrumentos, como los gongs, que refuerzan su sistema inmunológico y les ayudan a controlar el dolor.
Así, esta música ayuda a crear quietud y transformar la mente, reduciendo el malestar crónico, controlando la ansiedad y produciendo una híperoxigenación de la sangre que da lugar a una acción de limpieza antiestrés.
En definitiva, de lo que no cabe duda es de que la música forma parte de nuestras vidas y de que no sólo relaja, alegra o emociona la más natural o la más zen. ¿Puede alguien imaginarse una fiesta, una boda o un anuncio publicitario sin ella? Hasta en los niños tiene efectos positivos, como demuestra un reciente estudio realizado en el Hospital de la Fe de Valencia. Se­gún esta prueba, bebés prematuros de unas 28 semanas crecían, engordaban y admitían mejor la medicación cuando escuchaban música de Mozart. Y es que la música no necesita de un intelecto que la interprete o analice. No necesita ser filtrada, por eso nosotros mantenemos con ella una relación inmediata y apasionante. Así que escoge la que más te relaja mente y cuerpo. Luego sólo tienes que cerrar los ojos y dejarte llevar: ¡pura magia!

Mucho ruido y muchas veces

España es un país que vive de puertas hacia fuera, con una cultura de calle donde ruidos no deseados, como las sirenas de las ambulancias, los tubos de escape de las motos, el claxon de los coches, etc., están a la orden del día. A veces, un sonido de baja frecuencia, pero continuo, como el de nuestros ordenadores o el del aire acondicionado, puede llegar a ser más perjudicial incluso que otros ruidos más intensos.
Tras Japón, España es el país que genera mayor índice de ruidos; un problema de salud pública y una amenaza para una buena convivencia. El ruido es capaz de generar insomnio, malestar general, estrés, cansancio generalizado, pérdida de oído y conductas agresivas. Todo lo cual se traduce en un aumento de los costes sanitarios, accidentes laborales, baja productividad y descenso de valor de las zonas urbanas afectadas.
Si sufres este tipo de agresión, visita la www.juristas-ruidos.org, un espacio dedicado a la lucha legal contra la contaminación acústica. Está integrada por profesionales del Derecho, especializados en la defensa jurídica contra las causas del ruido y sus consecuencias.