La otra cara del Festival de Venecia

Son estrellas, y también humanas.​

Se caen, bromean, se hacen selfies con sus fans y se enfrentan con dignidad a un photocall y sus flashes.

Publicidad

Se caen

Madre mía, esto nos puede pasar a cualquiera. Levantarse, sonreír y ocultar la vergüenza.

Venecia es así

Una estrella en la alfombra roja, un assistant colocando el vestido, un señor admirando la belleza de Eleonora Carisi y gente por todas partes haciendo entrevistas y directos. Esto es Venecia en realidad.

Publicidad

Se hacen selfies

Es un verdadero don, salir bien en ese tipo de selfies con fans. Pero aquí, Michael Fassbender nos da una lección de posado.

Dignidad en momentos clave

Si nosotras tuviésemos que bajar de un barco con cientos de fotógrafos esperando, intentaríamos hacerlo con la misma clase que Amy Adams.

Publicidad

'I love you, come here'

Nada como un mensaje directo ('Te quiero, ven aquí') para atraer a tus ídolos.

Bromean entre ellos

Nos gustaría saber qué pensaba Alicia Vikander en este momento de Michael Fassbender bromeando con sus gafas.

Publicidad

Se olvidan de las cámaras

¿Se puede uno olvidar de las cámaras en un momento así? Seguro que no, pero a Jeremy Renner le da igual porque sólo quiere bailar con Amy Adams.

Firman autógrafos

Los autógrafos nunca pasarán de moda. Suponemos que Alicia Vikander no los firma con su nombre completo, porque si no....

Publicidad

Posan

Ser Amy Adams en este momento debe ser un estrés.

Pierden el equilibrio

Son como tú, y como yo. Y cuando te vas, y te llaman de nuevo, te quedas así, en pleno tambaleo como Jeremy Renne.