#Beautymatón: Cristina Mitre

Una rutina deportiva no apta para principiantes, un truco de experta para tardar la mitad en arreglarse... Cristina Mitre presenta su segundo libro, 'Correr es Vivir a Tope de Power', y aprovechamos la ocasión para lanzarle nuestro cuestionario 'beauty'.

Lo más popular

¿Te consideras una adicta a la belleza?Crecí en un salón de belleza. Mi madre y mis tías son esteticistas, así que he vivido rodeada de cremas y maquillajes toda mi vida. En mi infancia, jugaba con mis primas a ponernos y quitarnos una mascarilla de colágeno rosa que mi madre utilizaba en sus clientas; derretíamos la cera en grandes ollas y nos hacíamos nuestra propia versión de las "uñas de gel" con las pegatinas de las Naranjas Torres. Así que imagino que todo ese bagaje 'beauty' ha dejado mucho poso en mí y, a día de hoy, forma parte de quién soy. De hecho, lo primero que hago cuando preparo una maleta es el neceser.

Publicidad

Descríbenos tu rutina de belleza diaria. ¿Eres constante con ella o sueles saltártela?

Soy súper constante, sobre todo, con la limpieza y la protección solar. No comparto baño con mi pareja, porque hace años decidí que no quería escuchar a diario el clásico: "¿pero lo usas todo?". Porque lo cierto es que sí, lo uso todo. Además, creo que es importante tener los tratamientos de belleza a la vista, porque si los guardas en un cajón, como nos los ves, no los usas, así que yo lo tengo toda bien a mano para no olvidarme de nada e ir probando distintas cosas a la vez. Para el rostro, siempre uso una loción, a continuación el serum, la crema y el SPF. Y en el cuerpo, siempre una buena hidratante o un aceite. La cara me la limpio en la ducha con una limpiadora en foam.

Lo más popular

¿Cuánto tiempo tardas en arreglarte cada día?

Pues pese a todo lo que uso (acabo de echar la cuenta y me salen siete productos de tratamiento entre cara y cuerpo), no más de 20 minutos. Si me tengo que lavar el pelo eso ya es otra historia. No me maquillo en casa, lo hago en la oficina (y solo si tengo una reunión). Si no, voy al natural como los berberechos.

¿Qué cosmético compras siempre?El exfoliante de cuerpo Exfotonic de L'Oreál Paris, Laca Elnett de L'Oreal Paris y el colorate Orgasm de Nars. Como los dejen de fabricar voy a tener un serio problema.

¿Cuál es tu producto 'low cost' favorito?Además del exfoliante y la laca de la pregunta anterior, los geles de ducha de Le Petit Marseillais (el de Vainilla y el de Flor de Naranjo me encantan) y el lip crayon de Bourjois.

Nadie tiene el pelo que quiere, ¿con cuál has soñado tú?Yo estoy aprendiendo a aceptar la naturaleza rebelde y fosca de mi pelo, pero me cuesta. Mi sueño capilar sería lavarme el pelo y poder dejarlo secar al aire sin parecer, a las dos horas, Tina Turner. Si no me seco el pelo y me paso mis planchas ghd lo más probable es que al llegar a la oficina la gente me pare y me pregunte: "Pero, ¿qué te ha pasado hoy?".

¿Te has arrepentido de algún corte de pelo (o tinte) que hayas llevado?Sí, yo siempre me cortaba el pelo haciendo actos de fe: "haz conmigo lo que quieras", solía ser mi frase habitual en la peluquería. Vamos, el sueño de cualquier estlista. Hasta que un mal corte me dejó con un flequillo y unas capas indomables. ¡Nunca más! Lo conté en este post.

También me han hecho algunos cortes cubistas en el flequillo, así que, ahora, me he comprado unas tijeras y me lo retoco yo. Si me quedo como las señoritas de Aviñón la culpa será solo mía.Me encantaría cortarme el pelo como Robin Wright en House of Cards, pero mi estlo de vida y mi pelo fosco hacen que ese sueño capilar sea imposible. Tengo que ser práctica, porque el pelo corto suena muy cómodo, pero solo si lo tienes lacio. En mi caso, supondría bien de brushing y plancha y me lavo el pelo a diario. Así que hay que ser realista. Como te decía, estoy aprendidendo a aceptar la naturaleza rebelde y fosca de mi pelo. A mis 38 años ya iba siendo hora.

Un cosmético que te llevarías a una isla desierta.Sin duda un protector solar. Arrugas, manchas y quemaduras solares bien lejos, por favor.

¿Saldrías a la calle sin maquillaje?Lo hago a diraio y hasta subo fotos sin filtros y sin maquillaje a las RRSS. No tengo probelma. Me gustan mis dos versiones: la natural y la trabajada a golpe de brocha. Las mujeres tenemos muchas suerte de poder recurrir al make up, como dice Bobbi Brown: "la confianza en una misma lo es todo, pero un poco de maquillaje no hace daño".

Un perfume que te traiga buenos recuerdos.Tengo una memoria olfativa increíble gracias a mi sensible pituitaria (a veces es un incordio) así que mis recuerdos van unidos al poder evocador de los perfumes. Mi infancia está marcada por la intensidad de Poison de Dior que tan bien llevaba mi tía Esther; la elegancia de Trussardi, el favorito de mi madre o la fuerza de Opium con el que a veces nos narcotizaba mi abuela cuando se le iba la mano. También, recuerdo que mis mañanas olían a café con leche y al toque fresco y masculino del perfume de Armani que usaba mi padre.

Publicidad

¿Cuál fue tu cosmético o perfume de la adolescencia? Duende de Jesús del Pozo fue de mis primeros perfumes (bueno, de mi hermana, porque se lo robaba a escondidas). Los lazos de Don Algodón y los coleteros XL también fueron protagonistas de mi juventud (y clásico motivo de pelea con mi hermana María). Y como todo el mundo, en algún momento me regalaron un frasco de Chispas.

¿Qué tratamiento no volverías hacerte nunca?Cualquier máquina del infierno para combatir la celulitis. ¡Qué dolor! No me compensa, prefiero controlar mi dieta y hacer ejercicio que someterme a esa tortura.

Lo más popular

¿Has hecho alguna barbaridad estética?Sí, con 12 años intenté imitar a Madonna en el vídeoclip de La Isla Bonita y, para hacerme el famoso caracolillo que ella lucía en la frente, me corté un buen mechón de pelo… un desastre. Durante una temporada mi amiga Gema me llamaba el pájaro loco.

¿Sigues alguna dieta? No sigo ninguna dieta, pero me alimento con cabeza. Como de todo, menos bollería industrial o productos muy procesados. Evito, además, los refrescos. Intento comer cinco veces al día, para mantener estable la insulina y no tener picos de hambre, así que en la oficina siempre tengo manzanas, almendras y alguna barrita. Me gusta cocinar mucho al vapor o al papillote y no renuncio a los carbohidratos, pero los tomo solo complejos (arroz y pasta integral y cereales como la avena, etc). Llevo unos meses sin tomar lácteos, sobre todo, los yogures, porque están muy procesados. Si tomo alguno, es siempre natural y, por supuesto, sin azúcar.

¿Cómo es tu rutina de ejercicio?Tengo un entrenador personal y hacemos ejercicios de fuerza, flexibilidad, coordinación, movilidad articular, etc dos veces por semana. Siempre antes de ir a la oficina, a las 8 de la mañana. La sesión es una mezcla (explosiva) de HIIT (entenamiento interválico de alta intensidad) y también muchos ejercicios tipo Crossfit (pliometría, zancadas y squats con peso, burpees, etc). Me deja muerta, pero para correr hay que estar fuerte. Luego, corro cuatro veces por semana. Dos días al mediodía (martes y jueves) y sábados y domingos a primera hora de la mañana. Mi próximo objetivo es la maratón de Barcelona en marzo. Voy a tope de 'power'.

¿Cuál es el mejor consejo de belleza que te han dado?Como diría mi madre: "a la cama siempre limpina y fresquina". Una buena limpieza es fundamental para tener una piel sana. Al final son tres cosas básicas: hidratación, protección y limpieza. Pero a veces nos hacemos un lío y complicamos los gestos más sencillos.