Actores con carreras estelares que desaparecieron del mapa

Carreras prometedoras, niños prodigio, actores consagrados... Estos diez reyes y reinas de la escena tienen dos cosas en común: el éxito desmesurado y una gran bomba de humo. Se fueron, ¿pero por qué? Detrás de ellos hay una historia que contar...

Publicidad

Hilary Swank

'Boys don't cry' o 'Million dolar baby' le hicieron ganar dos merecidos Oscar, después de estas grandes obras, la actriz hizo dos películas de las que nadie se acuerda. A partir de ahí, ni rastro. 

Pero todo tiene una explicación, a Hilary no le gustaba Hollywood ni lo que ello implicaba. Posar en alfombras rojas no estaba en sus prioridades, así que se dedicó a una labor humanitaria que partió en India, luego Etiopía y más tarde fundando una asociación que acercaba a los niños y a los animales para que ambos colaborasen a solventar los problemas del otro.

Su visión de la vida no está enfocada a enriquecerse, sino a entregarse a los demás en un trabajo mucho más necesario: hacer de este mundo un lugar algo más confortable.

Publicidad

Mara Wilson

'Matilda' marcó la infancia de muchos y 'La Sra. Doubtfire' también, pero Mara no pudo con la presión de ser una niña actriz, y ese trabajo a tan temprana edad supuso una serie de traumas que han marcado el resto de su vida.

Su ternura fue la característica fundamental para encajar en esos papeles, pero a los 8 años pierde a su madre por un cáncer fulminante y se queda sola.

Alrededor de los doce años, la actriz quiso avanzar en su carrera en el cine pero se desarrolló muy pronto y su pecho comenzó a ser más evidente. "No estaba bien que tuviese tetas, así que me obligaban a rodar con un sujetador deportivo".

No contentos con esa discriminación, Mara descubrió fotomontajes en Internet donde se la vendía como fetiche sexual supuestamente desnuda siendo únicamente una niña en plena pubertad. Pasado un tiempo, un director le dijo que una vez perdida esa ternura por la que la gente adoraba supuestamente a la niña, se había perdido. 

Pero, "encajaba muy bien para hacer papeles de amiga gorda". Mara no era lo suficiente atractiva para la industria de Hollywood, y tras una adolescencia marcada por el bullying escribe un libro 20 años después de su etapa de éxito titulado "¿Quién soy", donde explica su propia visión de la historia, y las presiones que el mundo del cine estadounidense ejerce sobre las mujeres.

Actualmente sigue ayudando a niños que sufrieron por lo mismo y es activista de los derechos LGTB.

Publicidad

Michelle Pfeiffer

"Nunca he perdido mi amor por la interpretación, pero empecé a seleccionar mucho dónde rodaba, durante cuánto tiempo tenía que alejarme, si encajaba o no con los horarios de mis hijos… Y me volví tan quisquillosa que ya era incontratable. Y después, ¡no lo sé! Simplemente pasó el tiempo", estas han sido las declaraciones que esta misma semana ha hecho en una entrevista con Darren Aronofky, con quien regresará a la pantalla junto a Penélope Cruz.

Hace unos quince años que no la vemos metida dentro de un papel de éxito, y la respuesta está en el constante miedo que tiene Michelle al que la gente descubra que es un fraude y a sentir que se está arruinando en cada película que rueda.

Esa inseguridad ha hecho que la actriz esté varios años fuera del objetivo dedicada a sus hijos y a su familia, pero ahora regresa con ganas de trabajar. Al menos eso ya es un logro, Michelle.

Publicidad

Jack Nicholson

Sesenta años de carrera sumado a la gran versatilidad para interpretar todo tipo de personajes dan para mucho. 'Alguien voló sobre el nido del cuco', 'El Resplandor', 'Mejor imposible', y así podríamos nombrar decenas de buenos títulos.

Casi ocho años retirado del mundo al que ha regalado mucho, pero todo ha sido por un motivo más que justificable. El alzhéimer ha provocado la retirada inminente de su vida profesional y un proceso degenerativo neuronal que ha afectado y condicionado su vida al completo.

Ahora, a sus 78 años, las únicas apariciones públicas que hace es para disfrutar de un buen partido de baloncesto junto a su hijo.

Publicidad

Halle Berry

"A todas las mujeres de color, sin nombre y sin cara, que por fin tendrán su oportunidad porque la puerta se ha abierto esta noche", esto sucedió en 2002 cuando Halle Berry subía a recoger su primer Oscar. Esto fue un hecho histórico, ya que la también Miss Ohio fue la primera mujer negra en ganar una estatuilla dorada en un papel de actriz protagonista.

Tampoco olvidamos la imagen de ella con el famoso bikini de chica Bond saliendo del mar. Un físico inmejorable, talento a montones, ¿qué le pasó entonces?

Su color de piel. Una condición que sólo es incluso más bella a ojos de casi todos fue lo que le cerró puertas en Hollywood para papeles importantes, y no como mero objeto de decoración. Y eso ella lo supo, incluso le cerraron la puertas de varios castings porque la dirección no quería que hubiese ningún tipo de polémica racial y por eso bajasen las ventas.

El colofón fue su papel en 'Cat woman', por lo que recibió con gran ironía y elegancia el premio Razzie. Subió ella misma a recibirlo y parodió su ataque de ansiedad al recoger el Oscar, un momento divertidísimo que siempre se recordará.

Ese error, seguido de otros muchos otros que nadie recuerda han estado sumados a una vida personal inestable marcada por la violencia de género por parte de sus parejas, además de varios accidentes laborales. Entre ellos, se quedó sorda de un oído en los 90.

Publicidad

Meg Ryan

Llegó a ser una de las actrices mejor valoradas y pagadas en la época dorada de los noventa y en sus comedias románticas.

Y todo el mundo piensa que su obsesión por la cirugía plástica ha sido el motivo principal de echar a perder su carrera para siempre, pero no fue así.

Pasó de ser la chica rubia encasillada (por gusto) en un tipo de película de éxito seguro a jugársela con el drama. Y hablamos de drama en la ficción (Prueba de vida) y en la realidad, porque su compañero de reparto era Russell Crowe y ambos comenzaron un romance mientras la actriz estaba casada con Dennis Quaid.

Esto echó a perder su carrera porque no sólo era una traición personal, ella sentía que había engañado a todo aquel que la seguía y a América. Y la castigaron, después de esto papeles insignificantes de sobremesa. 

Aunque no descartamos que el exceso de cirugía haya tenido también algo que ver.

Publicidad

Devon Sawa

Todas estaban locas por él, y competía en estilo con Leo DiCaprio. No había casi espacio para llenar la carpeta con todas las pegatinas, pósters y entrevistas del mítico protagonista de la saga "Destino Final".

Y realmente, el actor no hizo nada mal. Simplemente ser padre, crecer y no tener esa cara de niño rubio que vuelve loca a todas la adolescentes. Regresó el 2010 para hacer cuatro temporadas de la serie 'Nikita', pero su imagen era otra.

Un hombre maduro que busca otro tipo de papeles acordes a su edad y su estilo de vida, simplemente era un actor más. Y esa falta de brillo fue lo que condenó su carrera.


Publicidad

Matthew Perry

Lo sentimos en el alma, pero Chaendler Bing nos hizo más felices que ningún otro papel creado a posteriori por muy bueno que fuera.

Y, lo volvemos a sentir, pero ese es el éxito y el fracaso del elenco de Friends. Un triunfo de llegar a millones de corazones y hacerse inolvidable para siempre, un ejército que se ilusiona con un im-posible reencuentro que no llegue nunca.

Lo tuvieron todo, y él también, menos la felicidad. Todo el mundo sabe su adicción al alcohol, en la mejor época de 'Friends' tomaba un litro de vodka al día y treinta pastillas.

"Gracias a 'Friends, tenía una razón para levantarme por las mañanas, ir a trabajar. Grabamos 237 episodios, y no falté a ni uno . Aunque luego volviera a casa y se encerrara en baño con dos toallas. una para limpiar el vómito y otra para las lágrimas."

Terminó la serie y ningún papel le hacía sentir a gusto, y a demás no necesitaba trabajar. Así que empeoró encerrándose en su casa y jugando a los videojuegos sin escapar de su adicción.

Nueve años entre centros de desintoxicación y nada que le hiciese feliz, simplemente no fue culpa de su talento (sin duda, uno de los mejores personajes del elenco a nivel interpretativo e ingenioso).

Te querremos siempre, Perry.

Publicidad

Goldie Hawn

La madre de Kate Hudson fue la primera en destacar en el cine, desde finales de los setenta, la actriz era protagonista de numerosas películas pero el año 2000 no le sentó nada bien.

El motivo fue dos malas películas que no obtuvieron los ingresos esperados, esto fue un palo para Goldie que provocó que abandonase su carrera casi 17 años seguidos y se dedicase a los suyos. Actualmente vuelve a la pantalla con la serie 'Mother/Dougther' junto a Amy Schumer y Oscar Jaenada, ¿será un regreso permanente?

Publicidad

Jack Gleeson

"Siempre fue como una distracción, pero cuando empecé a hacer 'Juego de Tronos', tal vez la realidad se hizo demasiado real para mí", así explicaba su temprano retiro del mundo de la interpretación. 

La fama es algo que llegó a superarle, y, aunque amaba actuar no le gustaba lo que esto conllevaba. Recibió numerosas ofertas de Hollywood tras dejar atrás un inmejorable papel como el malo malísimo de los Lanister en la serie de HBO, pero los rechazó todos.

Su meta era centrarse en proyectos solidarios, pero es ahora cuando ha montado su propia compañía de teatro donde, según dice, busca divertirse y pasar rato entre sus amigos. Para él la interpretación es un hobbie, no un medio para darse a conocer.

Es más, el actor no ve la serie que abandonó porque debido a la crudeza de muchas de sus escenas como aquellas en la que se representa violencia de género hacia la mujer (aquellas que él mismo ha hecho) no lo soporta.

More from Elle: