Cara Delevingne la lía en un tren

La modelo británica Cara Delevingne tuvo una gran bronca antes de coger un tren en París con destino Londres para asistir al cumpleaños de su hermana Poppy. Te contamos los motivos.

A nadie nos gusta ese momento en el que te piden que abras tu maleta para registrarla por motivos de seguridad, pero Cara Delevingne parece llevarlo especialmente mal.

El pasado 5 de mayo la modelo se encontraba en la estación Gare du Nord de París para coger un tren que la llevara a Londres y así poder celebrar el 30 cumpleaños de su hermana Poppy en el restaurante Chiltern Firehouse.

Hasta ahí todo normal. El problema llegó cuando el personal de seguridad de la estación apartó su maleta para una inspección. Cara perdió los nervios y montó un espectáculo.

Publicidad

Según un testigo que habló con el periódico británico 'The Sun', una amigo que acompañaba a la top intentó calmarla aunque fue imposible.

"Tuvo una verdadera pataleta en medio del control de seguridad. Había por lo menos otras 20 personas presentes, pero no pareció importarle. Parecía que pensaba que no tenía que seguir las mismas reglas que el resto solo por ser famosa. Su amigo le gritó: 'deja que haga su puto trabajo, ¡esto es ridículo!'. Cara se puso de rodillas con las manos unidas, como si estuviera rezando para que todo acabara lo antes posible. Fue muy raro", aseguró el testigo.

More From Actualidad
20 articles
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades...
Piden la retirada de un videoclip de Maluma por...
El vídeo del 'pre-show' de Victoria's Secret
La alfombra roja de los Fashion Awards
Kendall Jenner o cómo hacer un posado perfecto (y...

Todo fue a peor cuando Delevingne gritó a uno de los miembros de seguridad "¡que te jodan!", tras lo cual la llevaron a un cuarto para ser interrogada. Una hora después, la modelo pudo subirse finalmente a un tren con destino Londres.

No sabemos si la menor de los Delevingne simplemente tenía un mal día o si este altercado puede estar provocado por los problemas de depresión que la propia modelo reconoció que sufría.