La bronca de Irina Shayk y Bradley Cooper en Wimbledon

A todos nos pasa, incluso Irina Shayk y Bradley Cooper discuten en público. Lo malo es que a ellos les han pillado las cámaras en Wimbledon.

More From Actualidad
20 articles
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades del desfile de Chanel
Piden la retirada de un videoclip de Maluma por machista y denigrante
El vídeo del 'pre-show' de Victoria's Secret

El pasado domingo 10 de julio numerosos famosos se dieron cita en Wimbledon para asistir a la final del torneo. Entre ellos se encontraban una de las parejas Vip del momento: Irina Shayk y Bradley Cooper.

Más allá de lo elegantes que iban los dos, su presencia no hubiese dado más que hablar si no fuera por la discusión que tuvieron en público, que además fue pillada por las cámaras.

En la imagen se puede ver a una dolida Irina enjugándose las lágrimas mientras el actor la mira resignado. La pareja se muestra muy incómoda porque la pelea se haya producido en público y es que, ¿a quién no le ha ocurrido lo mismo? (aunque cambiando Wimbledon por la típica cena con amigos)

Publicidad

Así es, Irina discute como tú, pasa por las mismas fases. Aquí tienes las pruebas.

1. Bola de saque: Comienza la bronca.

More From Actualidad
20 articles
La vuelta de Cara Delevingne y otras curiosidades...
Piden la retirada de un videoclip de Maluma por...
El vídeo del 'pre-show' de Victoria's Secret
La alfombra roja de los Fashion Awards
Kendall Jenner o cómo hacer un posado perfecto (y...

2. Bradley toma ventaja y pone cara de '¿Perdona???', mientras Irina se indigna.

3. Irina se tapa los labios en el típico gesto de: 'Me voy a callar porque como yo hable...'

4. Bradley pasa al ataque y le murmura la irritante frase de: 'relájate anda', mientras Irina piensa 'como me vuelvas a decir que me relaje...'

5. La modelo intenta disimular haciendo que lee un libro. No consigue su objetivo, el libro está al revés.

6. La discusión termina como la de cualquier pareja, con la típica miradita de 'ya hablaremos en casa'.

Cómo acabó la cosa ya en casa es algo que no podemos saber. Lo que nos ha quedado claro es que por muy celebrities que sean, al final todos tiramos de las mismas miradas asesinas y los mismos gestos de contención a la hora de discutir con nuestra pareja. Aunque no sea con el glamour de Wimbledon.