Amber Heard demanda a los productores de 'London Fields' por explotación sexual

Unas escenas subidas de tono y grabadas sin su consentimiento son las responsables.

Lo más popular

Sin casi habernos recuperado de su sonado divorcio con el también actor Johnny Depp, Amber Heard vuelve a sorprendernos convirtiéndose de nuevo en el centro del ojo mediático. Si la actriz confiaba plenamente en eso de "año nuevo, vida nueva" estaba muy equivocada, pues ahora se ha visto obligada a demandar al productor y a la guionista de su nueva película, 'London Fields', por explotación sexual, ya que ciertas escenas de desnudos y contenido sexual explícito fueron grabadas sin su consentimiento.

Publicidad

Según reza la demanda, el productor y la guionista del filme, el matrimonio formado por Cristopher y Roberta Hanley, rompieron la cláusula de desnudos exigida por Amber, por la cual fijaba ciertas restricciones para aquellas escenas en las que apareciera desnuda o que fueran de contenido sexual, al filmar unas imágenes subidas de tono con una doble de la actriz e incluyéndolas en el largometraje, una vez que Heard ya había dado su aprobación a la versión de la película que no incluía dichas escenas.

Lo más popular

Pero la última pesadilla de Amber Heard no acaba aquí. El matrimonio Hanley tiene en su poder unas instantáneas tomadas durante el rodaje para comprobar el vestuario y maquillaje, pero muchas de ellas se hicieron mientras la actriz se cambiaba y, por tanto, aparece desnuda, lo que complica la situación hasta límites insospechados ya que, como afirma su abogado, "Hanley no tiene ningún propósito comercial legítimo para seguir teniendo ese material después de que el rodaje haya terminado".

Esta batalla legal está siendo un auténtico toma y daca que para entender hay que viajar cuatro meses atrás, cuando los productores denunciaban a Amber por un incumplimiento de contrato al negarse a promocionar el largometraje y a rodar unas imágenes de desnudo que, supuestamente, ella había aceptado.

Lo realmente cierto es que, en cuanto a la película, la polémica está servida y la legalidad cada día más cuestionada, y no sólo en lo que a Amber Heard se refiere. Cuando el director, Mathew Cullen, no lucha en los tribunales contra los productores por incluir una escena en el motaje final contra su voluntad, el Festival Internacional de Cine de Toronto tiene que retirar la cinta por dichos problemas legales.

Aún sin fecha de estreno a la vista sólo podemos preguntarnos: ¿qué es lo que pasa con 'London Fields'?

More from Elle: