La loca pedida de mano de Chiara Ferragni

Vimos sus 'looks', sus viajes, ahora sus pedidas y bodas y veremos también sus partos.

Lo más popular

En el mundo de los VIP todo es exceso y la máxima de "menos es más" parece cosa de otro siglo. Nuestros rostros favoritos celebran por todo lo alto cualquier pequeño acontecimiento que sucede en sus vidas, pero siendo muy considerados, nos hacen a todos partícipes a golpe de Instagram. En esta misma línea le ha tocado ahora el turno a Chiara Ferragni, que aunque hoy estrena sus 30 primaveras, hace sólo un par de días decidió reunir a todos sus amigos en la ciudad de Milán para disfrutar de una fiesta que incluso contaba con hastag propio: #Chiara30.

Publicidad

Invitaciones en 3D, lucir el (excesivamente) mini vestido plateado de Kendall Jenner y Paris Hilton y cerrar un restaruante únicamente para celebrar la que pareció la fiesta del año son solo algunos ingredientes de la velada organizada por The Blonde Salad, todo muy al estilo Kim Kardashian.

Thanks to everybody for an amazing party and to @swarovski for my custom made shiny dress ✨ #Chiara30

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

Lo más popular

Pero es que esta lujosa celebración solo era un aperitivo de lo que Chiara tenía guardado para este fin de semana de cumpleaños.

La última parada fue Verona, lugar donde Fedez, su novio, daría un concierto. A todos nos sorprendió no encontrarlo en el anterior punto de celebración, Venecia, donde la it preparó otra multitudinaria fiesta, pero lo que nadie sabía es que esta ausencia era más que justificada.

Mientras todos saltaban al ritmo de la música, el espectáculo se ha detenido en seco para que el cantante invitase a Ferragni a subir al escenario. Tras reproducir un emotivo vídeo a ritmo de la mítica Forever Young de Alphaville y cantarle una blada, Fedez ha hincado la rodilla y, ante los ojos atónitos de los asistentes, ha pronunciado las palabras mágicas.

Chiara Ferragni con su anillo de pedida.

Parece que en lugar de una pedida de mano se haya tratado más bien de la escena final de una película de amor adolescente o de un cuento de hadas, en definitiva, detalles surrealistas que solo ocurren en el mundo de Ferragni y compañía.

More from Elle: