Kim Kardashian se bebe un 'smoothie' de sardina para no hablar de los rumores de embarazo de Khloe y Kylie

Y James Corden es el culpable, ¿quién si no?

Lo más popular

Puede que no seas fan de la familia Kardashian, puede que creas que Kim es una estirada y puede que estés cansada de su reality, pero la aparición de Kim Kardashian West en el 'show' de James Corden ayer por la noche va a ser lo mejor que veas esta semana.

Anoche Kim Kardashian West fue al programa de James Corden y, contra todo pronóstico, tuvo que terminar bebiéndose un 'smoothie' de sardina. No queremos imaginarnos lo horrible que debía estar ese batido, pero la verdad es que se lo tomó con muy buen humor y nos ha hecho reír a carcajadas.

Publicidad

¿Y por qué Kim Kardashian tuvo que beberse un batido de sardinas? Pues para no tener que desmentir los rumores de embarazo de sus hermanas Khloe y Kylie. James Corden sabe qué teclas tocar para sacar lo mejor de sus invitados y con su sección 'Spill Your Guts or Fill Your Guts' lo consiguió.

Lo más popular

El juego sigue un poco la mecánica del clásico verdad o atrevimiento. Te hacen una pregunta comprometida y tienes dos opciones: contestarla sinceramente o comerte alguna de las exquisiteces que hay sobre la mesa. Entre los manjares que escogieron para la ocasión podíamos encontrar: lengua de vaca, saliva de pájaro, escarabajos, rollitos de arenque, escorpiones, pene de toro (que no rabo), un 'smoothie' de sardinas o un huevo de mil años.

En la primera pregunta, James Corden obliga a Kim a ordenar de mejor a peor vestidas a todas las chicas del clan Kardashian-Jenner. Kim acepta el reto para no tener que beberse la saliva de pájaro y nombra a Kendall como mejor vestida, le sigue Kris, después irían Kylie y Kourtney (aunque tenga muchas dudas) y, por último, nombra a Khloe, quien probablemente la mate al escuchar esto.

En el turno de Kim para preguntar escoge los escorpiones y finalmente James Corden se los come, porque no quiere mojarse y decir quién cree que ha sido su invitado más imbécil, a pesar de tener clarísimo a quién nombraría.

Después de que a ella le den ganas de vomitar el juego sigue. Para la siguiente pregunta James le pone a Kim el pene de toro enfrente y lo primero que se le ocurre a ella es: "este pene es realmente pequeño", generando una enorme carcajada entre el público (y a nosotros desde casa, para qué engañarnos). Y la pregunta es: "¿cuál es el hábito de Kanye en casa que te gustaría que de dejara de hacer?". Ella le dice que odia que se duerma constantemente, que lo hace incluso en reuniones de padres en el colegio, en una visita al médico o en reuniones con diseñadores a los que no conoce. Siempre dice que tiene 'jet lag'.

En el siguiente turno James se libra, porque reconoce abiertamente que su Kardashian "menos favorita" es Kylie. "Ella iba a venir al show, al final no vino, que le j**** a Kylie".

Y por fin llega el premio gordo. Kim prefiere no contestar a los rumores de embarazo de sus hermanas Khloe y Kylie y termina bebiéndose el batido de sardina. Admite que está "j*****mente asqueroso" y por eso lo escupe.

Como venganza Kim le pone a James la lengua de vaca enfrente y le pregunta ¿cuál de sus dos hermanas es su favorita? Una elección imposible para el presentador por lo que termina hincándole el diente a la enorme lengua.

Tenemos que reconocer que desde hoy nos cae un poquito mejor Kim Kardashian. Ir a un programa de televisión, que te pongan en situaciones incómodas, beberte un batido de sardinas y encajarlo todo con humor no es fácil.

More from Elle: