1

El fútbol mueve montañas

Sudáfrica: Fenómeno mundial

Laura Pérez - 09-06-2010

Que el fútbol mueve montañas es sabido. Montañas, pasiones, millones y también países (metafóricamente, claro). Que se lo digan a Sudáfrica, que durante un mes abandonará su lugar en el Cabo de Buena Esperanza, allí donde la Tierra termina, para colocarse en el epicentro absoluto del mundo. En el ombligo, de donde probablemente ya no se moverá en mucho tiempo.

Este Mundial consagra a un país que este año celebra los 20 años de la liberación de Nelson Mandela y que en estas dos décadas ha pasado con fi rmeza la página del apartheid. El deporte, tan cargado de símbolos, da aquí una buena muestra. Quien haya visto Invictus, de Clint Eastwood, sabrá ya que el rugby (junto con el cricket) era hasta no hace tanto cosa de blancos, mientras que el fútbol era el deporte de la población negra. Hoy, sin embargo, el país entero palpita con este evento que le da la oportunidad de enseñar lo mejor de sí mismo, y el apelativo de nación Arco Iris, que tanto gusta a los locales, parece más cierto que nunca. Casi el 80% de su población es negra, pero hay una insólita variedad de grupos étnicos y mestizaje entre pueblos africanos (zulús y xhosas principalmente), británicos, holandeses y asiáticos. De hecho, existen once lenguas ofi ciales reconocidas.

Célebres son sus parques nacionales, sus playas y sus viñedos, pero la Sudáfrica más urbana es un descubrimiento fascinante y cosmopolita.

«Camina hacia adelante», o Shosholoza, entona una canción popular convertida en grito de guerra de su equipo. Toda una declaración de principios para un país que tiene en las tremendas desigualdades sociales uno de los grandes asuntos por resolver, pero cuyo futuro parece más luminoso que nunca.

Ecommerce producto1 producto2 producto3 producto4 producto5