Cómo acabar con los poros abiertos

Limpieza, ‘peeling’, cosméticos adecuados... Te damos las claves para acabar (al fin) con los poros abiertos.

Lo más popular

Dejar que la piel respire

Si nuestro cutis produce demasiado sebo o nosotras mismas lo obstruimos con productos muy untuosos, acabará por asfixiarse. Y, en consecuencia, los poros se dilatarán. Por eso es tan importante  «purificar la piel con una triple limpieza: leche, gel espumoso y tónico, por la mañana y por la noche», aconseja la ‘beauty hunter’ Claudia di Paolo (www.claudiadipaoloshop.com). Lo ideal es aclarar primero con agua caliente y después fría.

Publicidad

Ingredientes ‘mágicos’

Las fórmulas que contienen ácido salicílico mantienen los poros limpios de grasa y bacterias. Otros activos 
recomendables son los retinoides (derivados de la vitamina A), ya que «disuelven la suciedad y favorecen la renovación de la piel», tal y como explica el doctor Moisés Amselem (tel. 915 21 17 71), experto en medicina estética.

Efecto ‘arrastre’

«Los jabones tipo ‘scrub’ se llevan los restos de queratina y el tapón córneo pigmentado que se forma dentro del poro», explica el dermatólogo Ignacio Sánchez-Carpintero, de la Clínica Derma-tológica Internacional de Madrid (tel. 914 44 97 97). A nivel médico, según el doctor Amselem, «podemos recurrir  a la microdermoabrasión, que pule la piel con una punta de diamante».
 
Tecnología punta

Lo más popular

La Luz Pulsada Intensa (IPL) es «un arma muy eficaz para cerrar los poros, a la vez que elimina manchas y rojeces 
e ilumina. Otra posibilidad es la luz LED azul, que inhibe el crecimiento de las bacterias», indica el doctor Amselem. También contamos, según Sánchez-Carpintero, «con láseres como el CORe,  capaz de mejorar la calidad general  de la piel y reducir las arrugas finas».  

Cuidados a medida

«Los cosméticos más adecuados para este tipo de cutis son los que tienen textura de sérum o las cremas fluidas con un alto poder hidratante, mejor que las fórmulas muy nutritivas. Dos o tres veces por semana hay que complementar estos cuidados con exfoliantes y mascarillas que contengan caolín, arcilla blanca, bentoína o dióxido de titanio, unos excelentes purificantes», dice Di Paolo.
El plan ‘b’

Con los poros más rebeldes sólo cabe una solución: tratar de camuflarlos. «Lo mejor es comenzar con una prebase, para crear una capa uniforme, y aplicar después el fondo de maquillaje, partiendo del centro del rostro hacia el exterior», señala el ‘make-up artist’ Pedro Cedeño. También podemos recurrir a un corrector fluido en las zonas más ‘conflictivas’, como los pómulos.
La edad cuenta
«A medida que envejecemos, el cutis pierde elasticidad y aparece la flacidez. Esto hace que los poros se hagan mucho más grandes y ovalados», describe el doctor Martin Kägi, dermatólogo asesor de Kiehl’s. La solución pasa por utilizar a diario una crema que refuerce la estructura interna de la piel, con ingredientes como el extracto de levadura microfiltrado, que estimula la síntesis de colágeno, y el aceite esencial de geranio, que frena su deterioro.