Cómo correr me ha hecho más creativa

Escribir un libro me parecía imposible. Correr una maratón, también. Con el tiempo, logré publicar dos libros y corrí cuatro maratones. Y es que correr hace posible lo que creías imposible.

Lo más popular

Cada escritor tiene sus rarezas, y yo he escrito mis libros a la carrera. En sentido literal. Porque ambos los tecleé en mi cabeza mientras preparaba una maratón. El primero ("Mujeres que corren. Todo lo que necesitas saber sobre el running"), en 2014 cuando me enfrentaba por primera vez en Londres a los 42Km; y el segundo, un año más tarde, cuando hacía lo propio para la maratón de París. Y sí, en 2018, tras la maratón de Boston, que correré este próximo abril, habrá un tercero. El camino hacia la maratón es muy largo y en esas tiradas infinitas te da para pensar. Y mucho. Por experiencia, he descubierto que uno de los efectos colaterales de correr es que estimula la creatividad. Y no voy mal encaminada, porque ya hay prueba científica.

Publicidad

En 2014, un equipo de psicólogos de la Universidad de Stanford estudió la eficacia que la acción de caminar tiene en el pensamiento creativo. Los investigadores concluyeron que caminar, tanto en exterior como en interior (en una cinta de correr, por ejemplo), estimula la inspiración, porque al menos un 81% de los participantes del estudio experimentaron un aumento de su creatividad. Aunque el hallazgo aportaba indicios de que la actividad física mejoraba ciertos aspectos de la creatividad, aún queda por saber cuál es el mecanismo que desencadena este efecto. Como apunta la Dra. Wendy Suzuki en su magnífico libro "Cerebro activo, vida feliz", "es posible que otras formas de actividad física funcionen de la misma manera. Así que, si quieres estimular tu creatividad o necesitas eliminar un bloqueo creativo, ve a dar un paseo. El ejercicio físico es bueno para el cerebro". Te animo a que te calces las zapatillas y descubras, como hice yo, que no hay más límite que el que uno mismo quiera ponerse.

Nuevas zapatilla de running para mujer adidas UltraBOOSTX (180 €) la parte superior está hecha con un tejido flexible que se ajusta mejor a la forma cambiante del pie durante la carrera.
Lo más popular

Suzuki asegura, además, que la emoción desempeña un papel crítico en la creatividad, "según ciertos estudios, entre la creatividad y las emociones positivas existe un vínculo tan fuerte que las personas son más susceptibles de experimentar avances creativos si han sido felices el día anterior". Y aquí, de nuevo, puedo hablar desde la experiencia personal. Correr no solo estimuló mi imaginación y me ayudó a escribir dos libros, sino que, además, se convirtió en una fuerza transformadora que me permitió crear algo que a día de hoy me trasciende: mujeres que corren, el primer movimiento social de running femenino en España. Empecé a correr sin expectativas, con más fuerza de voluntad que ganas para quitarme, por fin, la etiqueta de sedentaria y perder, además, los dos kilos que tras el verano se habían pegado a mis caderas por culpa de la dieta chiringuito.

Lo que empezó como un viaje personal pronto se convirtió en una aventura en la que me acompañan a diario miles de mujeres. Nunca había dado el perfil de deportista, pero como Chris McDougall decía en su libro que habíamos nacido para correr y era un superventas, qué podía perder por intentarlo.

Después de ocho años de desventuras en mallas y zapatillas, os aseguro que me sigue costando correr, que a veces me invento las ganas y que el "a mí quién me manda" es aún un pensamiento recurrente. Porque correr cuesta, se sufre, hay días malos en los que las piernas te pesan como dos columnas jónicas, pero pese al dolor, la lluvia o el calor y la pereza, siempre compensa, y ¿por qué? Porque es una oportunidad de vivir una experiencia única. Porque correr es un rato solo para mí y, sobre todas las cosas me hace sentir viva. Aunque en mis comienzos no me veía capaz, y a punto estuve de tirar la toalla (una vez más), lo logré porque hice algo irreverente: creer en mí.

Y creí con tanta pasión en el poder transformador del ejercicio que me convertí en una especie de Juana de Arco del running en versión 2.0, porque tenía la certeza de que el sencillo gesto de poner un pie delante del otro podía cambiar nuestras vidas para siempre.

Durante la presentación de la zapatilla UltraBOOSTX de adidas en San Francisco tuvimos la oportunidad de correr por el Golden Gate.

Correr es el único deporte que he conseguido hacer con continuidad, y no me subo a ningún podium. Pero no me hace falta colgarme una medalla para sentirme poderosa. Otra de las cosas que he aprendido corriendo es a estar cómoda dentro de lo incómodo. Y esto es, además, una gran lección vital. Entonces, si me duele, me cuesta, nunca gano..., ¿por qué corro? Porque es una oportunidad para demostrarme que si quiero, puedo.

En la pista entrenando con las atletas profesionales Neely Spence Gracey, Dominique Scott-Efurd y Leah O'Connor.

Durante la presentación de la zapatilla UltraBOOSTX en San Francisco, Neely nos contó que en sus entrenamientos practica con "palabras gatillo", términos cargados de significado para ella y que le ayudan a tener ese plus de motivación cuando las fuerzas decaen durante la carrera. Así que todo es cuestión de practicar y repetición y, como recomienda Suzuki, "debes escoger el ejercicio que te permita optimizar el efecto. Ha de ser uno en el que te lo pases bien y en el que puedas meter las afirmaciones que te motivan a hacer más". ¿Mi palabra gatillo favorita? ¡A tope de power!

More from Elle: