God save the queen!

Fuera de los coloridos mundos de la psicodelia primaveral y de la burlona picardía que sugieren los resucitados años 90, nos permitimos el lujo de viajar mucho más atrás (concretamente, un siglo) para situarnos en plena época victoriana. Porque, gracias al cielo, aún quedan mentes prodigiosas que siguen sacando mucho jugo a los años del trono de la Reina Victoria. Te contamos cuáles son las nuevas formas que adoptan las prendas inspiradas en esta suntuosa época.

Lo más popular

Podemos explorar todos los cuadros del Prerrafaelismo y sacar de ahí un sinfín de elementos que los diseñadores actuales han rescatado en colecciones como la maravillosa puesta en escena de Dries Van Noten, en la que recrea a la Ophelia de John Everett Millais en los mundos más mágicos (gracias también al trabajo de la artista argentina Alexandra Kehayoglou, responsable de escenografía). Tal y como afirmaron desde la firma, la colección pretendía ser "un sueño de verano". Y lo consiguieron.

Publicidad

Porque hablar de estilo victoriano, no supone hablar solamente de cuellos engarzados a la garganta. Cuellos que, por supuesto, no hay que olvidar (Louis Vuitton se ha acordado de ellos esta temporada). Hablar de ese elegante estilo victoriano que muchos quieren homenajear en sus propuestas es hablar de proposiciones de seda y organza con las que soñar, con tonos brillantes y delicados envolviendo los cuerpos bajo patrones renovados como el traje pijama o los shorts cargo en seda o chifón. 

Lo más popular

Los hay que prefieren recordar esta época dorada recreando otras escenas botánicas, como es el caso de Erdem. Su desfile fue la invocación más pura y fantástica de los trabajos de la bióloga victoriana Marianne North a través de estampados naturales, siluetas diáfanas envueltas en seda y, sí, la estructura del cuello cisne.

La joyería es otro campo que se ha rendido ante esta mayestática época. Conmemoran su grandeza con piezas labradas en oro, zafiros y diamantes formando imágenes y estructuras propias del estilo griego (época en la que los artistas victorianos encontraron su filón). Estas delicadas piezas encuentran en las flores, los corazones y las serpientes sus principales símbolos de amor. Como ejemplo, la firma Doyle & Doyle tiene una colección dedicada a esta opulente época en la que la Reina Victoria es su musa. 

Esas cinturas de avispa rescatadas tantas veces en Alexander McQueen o las últimas propuestas de Dior, no son sino otro elemento más que trae el estilo victoriano a nuestras vidas. Los rígidos prejuicios y exagerados moralismos de entonces se veían reflejados, en parte, en esas estructuras rígidas que cortaban la respiración a mujeres como Ana Karenina. 

La pasamanería de las últimas décadas de 1800 es otro de los elementos que definen la era victoriana y que más gusta a nuestros diseñadores de hoy. ¿Dónde lo has visto? Sin pensar dos veces: en las últimas colecciones de Dolce&Gabanna. Y pensándolo un poco más: en la primavera que propone este año Vera Wang.

Pero si hay algo que nos devuelve en un abrir y cerrar de ojos a esta época son los cuellos cisne bien estructurados. Y aquí, la lista es casi infinita. Desde Dior y Prada a Vuitton o Erdem. Más o menos revisitados, pero todos bajo la misma máxima de ensalzamiento. 

Y como broche de oro a una época sin igual, un accesorio a la altura: los adornos que eligió Bottega Veneta para el pelo crean el combo perfecto. 

Nada como un viaje en el tiempo para brillar con verdadera grandeza. God save the queen!