Por qué tu piel (y tu salud) necesitan hidrógeno

El hidrógeno se pone de moda en la cosmética. Te contamos qué beneficios tiene y dónde la vas a encontrar.

Lo más popular

En el mundo de la belleza, también hay tendencias. De la misma forma que experimentamos un pico de fiebre con el ácido hialurónico que aún se mantiene estable, sube ahora la curiosidad por otro ingrediente con el que dar una vuelta a la cosmética.

Se trata del hidrógeno, la molécula más pequeña y básica que representa el 99% de la materia del universo. Se la conoce como la fuente más prometedora de carburante "limpio" del planeta pero… ¿cómo introducirlo en un producto cosmético?

Publicidad

Llegamos tarde a esto del hidrógeno en la cosmética. Beber, incluso bañarse en agua hidrogenada ha sido durante mucho tiempo la obsesión de las japonesas, que ya se han rendido a sus bondades curativas y rejuvenecedoras. Sin embargo, a pesar de ser líderes en innovación cosmética, los japoneses no han conseguido dar todavía con la clave que introduzca el hidrógeno en un producto ya que el proceso es difícil: no se puede llenar una loción con hidrógeno y esperar a que mantenga su eficacia como sí lo hacen otros ingredientes.

Lo más popular

El Dr. Perricone, dermatólogo americano y fundador de la marca que lleva su nombre (Perricone MD), ha creado la tecnología H2 Energy Complex, que no sólo mantiene el hidrógeno estable en cosmética, sino que además proporciona niveles de la molécula en la piel que son 100 veces superiores comparados con su ingesta. Un hito que puede ser una auténtica revolución en la prevención del envejecimiento.

Oxidación celular

Para entender la acción del hidrógeno en cosmética hay que entender primero el proceso de oxidación celular. Parte del oxígeno que respiramos, se convierte en oxígeno reactivo, un radical libre que "nos oxida". Esto se traduce en envejecimiento y enfermedades (hasta un 90% de las que nos atacan). Nos oxidamos ergo, envejecemos… y enfermamos.

¿Necesita nuestra piel del hidrógeno?

La respuesta es sí. Al ser la molécula más pequeña, el hidrógeno traspasa fácilmente la membrana celular, llegando fácilmente a la mitocondria, la central de energía de nuestras células y a su vez, al núcleo de la misma donde se almacena toda la información del ADN. Por ello actúa de forma directa y eficaz para prevenir la oxidación, el envejecimiento y protegernos frente a las enfermedades.

Además, el hidrógeno actúa en otros ámbitos como en la relación ácido-base del cuerpo, evitando que se propagan los virus, hongos y bacterias; ayuda al movimiento de los intestinos; mejora el metabolismo; aumenta la energía y claridad mental; mejora la atención; incrementa los rendimientos deportivos y disminuye los tiempos de recuperación de lesiones; alivia los dolores musculares y articulares y mejora la circulación.

Raquel González, 'Training Manager' de Perricone MD, afirma que "el poder real del hidrógeno es que es capaz de regular las "moléculas mensajeras", las cuales indican a las células que produzcan cientos de encimas antioxidantes que contrarrestan los radicales libres." Es decir, el hidrógeno motiva de alguna forma a las células para que se conviertan en factores antioxidantes.

¿Dónde lo vas a encontrar?

Varios años le ha costado en investigación científica al Dr. Perricone para dar con la clave. El sistema se llama H2 Energy Complex, con el que ha diseñado H2 Elemental Energy Collection, impulsada por el hidrógeno, capaz de penetrar en las capas superficiales de la piel para vitalizarlas.

El futuro: beber agua hidrogenada

Además de la cosmética, una de las formas más económicas y prácticas de suministrar hidrógeno al organismo es a través del agua enriquecida con hidrógeno.

Se consigue a través de electrólisis, cargándola de hidrógeno activo para actuar como un antioxidante doblemente potente.

En Japón es un básico. Y es que durante los últimos 60 años han trabajado duro para demostrar mediante numerosos estudios todas sus propiedades terapéuticas. El Ministerio de Salud y Bienestar japonés reconoció su valor en 1965. Ahora sólo queda un paso: que Occidente se rinda a sus beneficios y la convierta en una realidad al alcance de todos.

More from Elle: