Pieles con acné

Raquel González, directora de formación de Medik8, nos recomienda los pasos a seguir para dominar la piel con acné y nos aconseja con los mejores 'tips' de maquillaje y protección frente al sol.

Lo más importante para el cuidado de una piel con acné es la rutina facial diaria en casa. Este protocolo debe evitar la proliferación bacteriana, proteger y reparar el tejido que esté dañado, sea cual sea el tratamiento médico-estético seleccionado por el dermatólogo.

Se han de seguir cuatro pasos fundamentales:

1- Limpiar la piel por la mañana y por la noche mediante una doble limpieza con una leche limpiadora que, además, sea anti-inflamatoria, exfoliante y contenga beta y alfa hidroxiácidos. Este paso prepara la piel para recibir los ingredientes activos de los tratamientos de control del acné.

Publicidad

2- Tratar y calmar la piel con principios activos anti-inflamatorios capaces de reparar el daño producido por la inflamación y los radicales libres tales como la Niacinamida y los Quelatos de Cobre, los cuales previenen la formación de lesiones y marcas en la piel post-inflamatorias.

3- Proteger, hidratar y reeestablecer la flora natural de la piel para ofrecer mayor resistencia a la infección bacteriana causante del acné.

Lo más popular

4- Durante la noche, estimular la cicatrización y regeneración  de la piel, a la vez de reducir la inflamación con ácido azeláico, específicamente diseñado para controlar el acné inflamatorio.

'Tips' extra: Una piel con acné es necesario que esté oxigenada. Por eso, en caso de usar maquillajes o correctores, estos tienen que ser minerales y no comedogénicos. Además, antes de la aplicación de productos con color, se aconseja usar productos tratantes anti bacterianos que oxigenen la piel y reduzcan la inflamación.

Estas pieles no pueden olvidar la protección solar, eso sí, libres de aceites y de origen mineral. El sol puede hiper pigmentar las lesiones del acné después de la inflamación.